Es hora de hablar en serio sobre nuestros liderazgos. El Criterio de Isaías 22:15-25 III parte


 

IV.    Cuarto, ¿Qué debemos tener una vez que desaparezca este tipo de líder?

“En aquel día llamaré a mi siervo Eliaquim hijo de Hilcías” Isaías 21:20. Me pareció muy interesante que el nombre Eliaquim significa,”Dios el que levanta”. Hilcías significa, “porción de Jah [Yaveh/el Señor]”.  Y aunque no soy muy devoto de levantar toda una teología a partir del significado de los nombres, no podemos pasar por alto el simbolismo de los nombres de estos líderes. Dios está levantando un nuevo liderazgo: Dios está diciendo, “Te llamaré”, Dios dice, “yo levantaré uno a quien yo he escogido. Mi porción” Un cambio de liderazgo se está gestando. El viejo estilo de labrarse un nombre se está derribando, desechándose. Dios está levantando a aquellos que elevan Su nombre en la tierra, el día está llegando y es ahora, cuando Dios llama a Sus siervos, los que El está levantando como líderes de Su iglesia.  En 1 Samuel 8-10, Saúl es coronado como rey por la voluntad del pueblo. El es un mayordomo sobre el pueblo de Dios, Israel. Pero probó no ser confiable; se comprometió, rehusó obedecer las instrucciones de Dios, decidió hacer las cosas de acuerdo con su propio parecer. Tuvo miedo de un hombre, por  lo que resultó haciendo sacrificios que no le solicitaron antes que obedecer a Dios (1Sam13). Dios reemplazó a Saúl por uno que El mismo escogió, David. La transición de Saúl a David es similar al cambio de liderazgo en Isaías 22. Dios está reemplazando a aquellos que no le obedecen por quienes lo obedecen, quienes obedecen Su palabra y cumplen con su deseo. ¿Cuáles son las características de este nuevo líder? Note lo que dice el pasaje nuevamente: “Y lo vestiré de tus vestiduras, y lo ceñiré de tu talabarte, y entregaré en sus manos tu potestad; y será padre al morador de Jerusalén, y la casa de Judá” Isaías 22:21.  Hay cuatro elementos a destacar en este versículo: vestido con la túnica, ceñido con el talabarte, responsabilidad puesta en las manos y ser un padre para los habitantes de Jerusalén. Usaré cada expresión describir los elementos. La primera es vestido con la túnica. El nuevo líder será vestido con la túnica. Este es el manto que cubre e identifica al líder escogido. Jacob identificó a su hijo José, como a uno especialmente escogido, poniendo sobre él una “túnica de colores” (Gen37:3). Cuando el “Hijo pródigo” regresa” a casa de su padre, su progenitor lo recibió y dijo, “traigan el mejor vestido y vístanlo” (Lucas 15:22). En ese sentido el nuevo líder encuentra identidad en su Dios. La túnica lo identifica como el que pertenece a algo, estar vinculado con, alguien, el Padre en este caso. Es interesante ver como los obispos en el desarrollo de la “iglesia” hayan ellos mismos vestido túnicas con indumentarias religiosas hechas por el hombre para llamar la atención sobre sus oficios externamente pero sin conocer la unción de Cristo que es quien la que cubre. Hay una visión  derramándose sobre la iglesia, es el deseo que tiene Jesús que le regresemos su iglesia. El es el Dueño y se la hemos robado. Hay un nuevo mover de Dios en contra del clericalismo. Ya no es más la cobertura del mayordomo/obispo, no más la cobertura denominacional o institucional sino la cobertura que es Cristo mismo. ¡Esto llega a través de uno a quien Dios levantó! Jesús fue a quien Dios levantó. Cristo es la cabeza de la iglesia y no hay otro. Todos los santos son miembros el cuerpo de Cristo y cuando la iglesia se encuentra en ese orden espiritual de Dios llegará a impactar como lo hizo la iglesia emergente del NT. Esa cobertura de Cristo es real y efectiva.

Eliaquim es un personaje del AT. Real e histórico. No podemos tipificarlo espiritualmente pero si podemos ver el obrar de Dios. Es una metáfora de un tipo del liderazgo que Dios está levantando en estos últimos días. El Señor está poniendo el manto en un nuevo liderazgo, el cual preparará la iglesia para el cubrimiento de gloria que El ha prometido para”toda la morada del monte Sion, sobre sus lugares de sus convocaciones” Isaías 4:5. Dios ha prometido que en los últimos días la iglesia será totalmente cubierta con Su gloria…..” Una columna de humo de fuego para alumbrarlos” Isaías 4:6. Es la iglesia de los últimos días establecida y funcionando en el orden de un nuevo líder-siervo que le ha regresado su iglesia a Dios. Y que está dispuesto nuevamente a darle la gloria a Él. Mientras Jesús entrenó a los doce a quienes El escogió para apóstoles ahombres que desvivían por servir y darle la gloria a Dios y más tarde el Espíritu Santo levantó una nueva generación de apóstoles en la iglesia del Nuevo Testamento comenzando con Pablo y Bernabé en Hechos 13, así mismo hoy Dios está levantando una nueva generación de líderes que aman a Dios y  temen robarle a Dios su iglesia. ¡Este es el nuevo liderazgo!

El segundo elemento es  ceñido con el cinto.  Dios ceñirá el nuevo liderazgo con un cinto. Es obvio que en el caso de la vestimenta de Eliaquim el cinto es para sujetar y dar seguridad.  Ese es el principio. Si el primero es identidad en la persona de Dios, el segundo es seguridad en la Palabra de  Dios. En Efesios el cinto es asociado con la verdad (Efesios 6:14). Juan 17:17 dice, “tu palabra es verdad”. Pedro dice,” Ceñid los lomos de vuestro entendimiento” (1P 1:13), los lomos se ciñen con un cinto. Es nuestra mente la que necesita ser ceñida con el cinto de la verdad. Hacemos esto cuando tenemos la palabra de Dios en nuestro interior, creyendo lo que la palabra de Dios nos dice. Los nuevos líderes deben llegar  llegan con la cobertura del Señor Jesucristo, con la autoridad y libertad de hablar la palabra de verdad. No bajo el control y restricciones impuestas por el hombre. Los nuevos líderes  proclaman todo “el consejo de Dios” (Hechos 20:27). Pedro dijo después del nombramiento de los primeros diáconos en Hechos 6 que ellos debían de entregarse a la oración y la enseñanza de la palabra”. El resultado del funcionamiento del liderazgo apostólico como se registra en Hechos 6 fue, “y crecía la palabra del Señor, y el número de discípulos se multiplicaba grandemente en Jerusalén; también muchos de los sacerdotes obedecían la fe” v7. Es esencial que el cinto de la verdad sea ceñido en aquellos que el Señor está levantando para que se dé una restauración completa de la palabra y el consejo de Dios en nuestros días.

El tercer elemento son  las manos. La versión Nueva Traducción Viviente dice  así: Lo vestiré con tus vestiduras reales y le daré tu título y tu autoridad. (Isaías 22:21). Así que el tercer elemento de este nuevo líder debe ser capacidad en Dios. Esta es una capacidad integral. Dios capacitará a este nuevo liderazgo en dimensiones diferentes a como lo hemos venido haciendo. Es obvio que cuando me refiero a que Dios capacitará no es que él desde los cielos estará impartiendo clases a cada uno. Como iglesia debemos interpretar la voz de Dios para comunicarla a su liderazgo. Simplemente me refiero a que nuestras capacitaciones como iglesia deberá estar enfocadas en darle herramientas espirituales y por sobre todo que podamos darles la capacidad para que puedan escuchar la voz de Dios personalmente, y que puedan moverse en todas las dimensiones de los dones espirituales. Hombres sensibles a la voz del Espíritu Santo, hombres sorprendidos por la voz de Dios. Y hombres sensibles que traduzcan esa voz de Dios a las ovejas, para que solamente sigan a Jesús. Esta es una gran responsabilidad y es puesta en manos del líder. La mano representa autoridad, es con las manos que se realiza el trabajo, en cuanto a dones se refiere. Dios está diciendo que El va a despojar la responsabilidad de manos del liderazgo  existente y la entregará a aquellos que El levanta. En Éxodo 28:41 [Biblia INSA] hay dos palabras hebreas [llenar y la mano] traducido,”orden” que significa “llenar la mano”. Dios entregará Su autoridad en manos de aquellos que Lo obedezcan. La autoridad que tenía el mayordomo [esto es el viejo liderazgo] no es trascendente porque descansa en delegación humana. Es Dios quien levanta los liderazgos, comisionándolos y ordenándolos, impartiéndoles Su autoridad y Su habilidad a través de los dones para realizar el trabajo. Pero también es una capacidad pastoral. El texto dice que será un padre a los Habitantes de Jerusalén. Es decir, aquel a quien Dios levanta será “un padre”, ya no más un mayordomo sino “un padre”. Aquí se presenta un cambio: los líderes de la iglesia ya no serán en el futuro administradores ni supervisores sino serán padres, escogidos por Dios no por hombres.  Una vez más le recuerdo que  Eliaquim significa “Dios que levanta”. Los líderes siervos son aquellos que Jesús llama, levanta y envía.  El apóstol Pablo dijo a los corintios que, “porque aunque tengáis diez mil ayos en Cristo, no tendréis muchos padres, pues en Cristo Jesús yo os engendré por medio del evangelio”. 1Cor 4:15. Muchos hoy en las iglesias no tienen un padre. En todo el mundo, la iglesia ha adolecido de la falta de un padre, pero desde que Dios ha estado levantando este nuevo estilo de liderazgo, ha restaurado padres, la iglesia realmente se ha convertido en un cuerpo relacionado como corresponde a un cuerpo, relacionándose, valga la redundancia, con nuestra cabeza, Jesucristo. Pero también necesitamos una capacidad espiritual. Observe que el texto dice: “Y pondré la llave de la casa de David sobre su hombro; y abrirá y nadie cerrará; cerrará, y nadie abrirá” Isaías 22:22. Este es el versículo citado en Apocalipsis 3:7, y es que, Jesús es quien tiene en su mano la llave de David. Él es quien abre y nadie cierra y cierra y nadie puede abrir.  ¿Qué es la llave de David? Es la llave que el mayordomo de la casa de David tenía en su mano. El mayordomo era el hombre que representaba al rey y quien supervisaba el trabajo en el reino, Sebna representaba al rey Ezequías, siendo nombrado por él, era quien tenía en su mano la llave que le daba la autoridad del rey. La llave se quita a Sebna, el mayordomo, y se entrega a Eliaquim, aquel a quien Dios está levantado. El mayordomo es reemplazado por el líder siervo.  La llave es similar al anillo con el sello utilizado por los reyes como señal de autoridad. Faraón dio su anillo a José y ello lo invistió de autoridad para abrir y cerrar, gobernar en todo Egipto, su pueblo y su economía (Gen 41:42). En Hageo 2:23, el Señor le dice a Zorobabel el gobernador [el constructor de la casa/iglesia de Dios], “…..te pondré un anillo como anillo de sellar, porque yo te escogí”. Dios está reconociendo como él quien lleva la señal de autoridad. El anillo de autoridad es similar a la llave de David. Cuando el hijo pródigo regresó a casa del padre, éste puso un anillo en su mano también. El padre lo estaba reconociendo como su hijo y dijo, “tienes una herencia completa, y este anillo te da la misma autoridad que yo”. Jesús fue aquel a quien Dios le entregó la autoridad (Mateo 28:18). El tiene en su mano la llave de David pero le entregó las llaves del reino de los cielos al apóstol Pedro (Mateo 16:18-19) diciéndole, “…y todo lo que atares [cerrares] en la tierra, será atado en los cielos, y todo lo que desatares [abrieres] será desatado en los cielos”. Esta es la autoridad que Jesús ha entregado a sus líderes. Elías tenía esa autoridad para abrir y cerrar los cielos, él podía decirle al rey Acab, “….vive Jehová  Dios de Israel, en cuya presencia estoy, que no habrá lluvia ni rocío en estos años, sino por mi palabra” 1R 17:1. El tenía la misma autoridad que Jesús entrega a este nuevo liderazgo. Sobre la base de Su autoridad, Jesús envió a los discípulos  a “hacer discípulos a todas las naciones” (Mateo 28.19).  Jesús le dijo a Pedro, “tú eres Pedro, [una piedra grande o una pequeña] y sobre esta roca [queriendo significar una roca grande, refiriéndose a El mismo] edificaré mi iglesia, y las puertas del Hades no prevalecerán sobre ella. Pedro es puesto por Jesús como una piedra fundamental sobre la cual Jesús edificará Su iglesia. Entonces Jesús le entrega las llaves para abrir y le dijo que nada impediría que Su iglesia fuese edificada. Pedro es un apóstol líder, nombrado por Jesús para fundar la iglesia apostólica. Pedro es la roca fundamental, como apóstol, él mismo asentado como una roca. Recuerde usted que Pablo más tarde dice que la iglesia se erige sobre “los fundamentos de apóstoles y profe-tas” (Efesios 2:20). Y Pedro mismo escribió que debemos venir a Jesús “piedras vivas” y como “piedras vivas” para ser edificados como “casa espiritual” 1P 2:4-5. Observe que las llaves del reino son específicamente entregadas a Pedro inmediatamente después que Jesús había proclamado que las puertas del Hades [infierno] no prevalece-rían sobre la iglesia. Llaves y puertas, ambas son referentes de una misma realidad. Las puertas representan la autoridad y las llaves abren y cierran las puertas. En ese tiempo uno podría afirmar que el reino de los cielos continuaba cerrado pero a Pedro se le habían entregado las llaves de los cielos y cada intento del diablo de detener lo que estaba sucediendo sería infructuoso. La iglesia es el medio mediante el cual Jesús ha ordenado que Su reino sea manifestado. Desde la cruz y la resurrección, Jesús tiene en sus manos “las llaves del Hades y de la muer-te” (Apocalipsis1:18). Jesús le estaba entregando a Pedro las llaves del reino de los cielos, sabiendo que El iba a luchar a brazo partido por las llaves del infierno y la muerte contra el diablo a través de la cruz del Calvario.  Los fundamentos de la iglesia de Jesucristo están propiamente asentados en los doce apóstoles a quienes Jesucristo personalmente entrenó y nombró, y por los apóstoles a quienes Jesús llamó y entregó dones después de Su ascensión (Efesios 4:8-11). Las mismas llaves que Pedro recibió fueron entregadas a todos los apóstoles y Pablo demuestra en Hechos 19, y en otros pasajes, que él tenía las llaves para manifestar el reino de Dios, en establecer la iglesia de Jesucristo adecuadamente, de acuerdo con el modelo escritural. Dios está levantando un nuevo liderazgo para su iglesia en estos días. Sebna, el mayordomo, representa el viejo liderazgo el cual ha estado por décadas en la iglesia carismática/Pentecostal y por siglos en algunas de las  denominaciones históricas. A su vez Eliaquim representa el nuevo liderazgo que Dios está levantando, un liderazgo  quienes serán “padres” a su pueblo y quienes predicarán la doctrina espiritual fresca.

Pero también se necesita una capacidad escritural. “Y lo hincaré como clavo en lugar firme; y será por asiento de honra a la casa de su padre” Isaías 22:23. Cuando el liderazgo esté de regreso en el lugar que le corresponde, será una estaca segura la cual traerá seguridad al pueblo de Dios proveyéndole una adecuada fundamentación en fe y práctica, debido a este nuevo estilo de liderazgo estarán en el lugar, que le corresponde, la iglesia llegará a ser el trono glorioso que debe ser, así que el trono del Señor Jesucristo, será revelado en la tierra. Jesús será puesto en el trono en mitad de Su pueblo. Es así como Juan lo vio en mitad de siete candeleros (Apocalipsis 1:12-16). Los siete candeleros representan la iglesia completa [siete dobleces]. A través de la predicación de “las inescrutables riquezas de Cristo”, lo cual es el mensaje completo del evangelio del  reino de Dios, el Señor Jesucristo será exaltado. Es a través del conocimiento que tenga la iglesia de “la koinonía del misterio”, conociendo totalmente lo que significa estar “en Cristo” y Cristo esté en nosotros, que el señorío de nuestro Señor Jesucristo sea hecho conocer a los principados y poderes y reinos celestes, al pueblo en la tierra y a los habitantes del infierno (Fil 2:9-11).  Es tiempo de hacer a Jesús Rey; es tiempo de poner las cosas en orden, es tiempo de que la iglesia reciba un nuevo liderazgo, acorde con el orden de Dios y de acuerdo a sus dones, “primero apóstoles, segundo profetas, tercero maestros” (1Cor 12:28). (Recuerde que estamos hablando de dones y no de posiciones) Es tiempo de que la iglesia sea santificada y limpiada de tal modo que podamos presentar una iglesia gloriosa” (Efesios 5:26-27).

También deberá ser un liderazgo contextual. El texto luego dice: “Colgarán de él toda la honra de la casa de su padre; los hijos y los nietos, todos los vasos menores, desde todas las tazas hasta toda clase de jarros” Isaías 22:24. Cuando estos líderes  se levanten, los que verdaderamente representan a Cristo, entonces serán “padres” en la casa y los “padres” suplicarán por “hijos”. Dios removerá a aquellos que fueron nombrados por el hombre como mayordomos, obispos o administradores. Cuando digo que Dios removerá éstos, sucederá de una u otra manera, a la persona que se encuentra en la oficina como mayordomo o como obispo, recibirá la convicción de un cambio de actitud en su liderazgo, o la persona rehusará aceptar la más profunda y llenura de la enseñanza de la palabra de Dios y seguirá entregando  su lealtad a la institución o al sistema, así que de este modo perderá la aprehensión del llamado más alto de Dios y su tránsito hacia la madurez.  Hace algún tiempo un  supervisor de muchas iglesias, quien un día, después de un seminario renunció a su condición de obispo de oficina, porque sintió la convicción de un cambio dramático en su vida, tocante a este nuevo sentir. Este hermano experimentó un cambio radical en su vida y ahora se encuentra caminando ahora hacia la obediencia en Dios, liderando adecuadamente a los pastores y supervisores ahora como un padre,  entre las iglesias de las que él es responsable.

Cuando la iglesia haya sido puesta en orden y estos líderes  se encuentren ocupando su legítimo lugar, entonces toda la gloria del Padre será revelada en Jesús, quien estará en medio de Su iglesia. Cada miembro, desde el más pequeño [el más insignificante] hasta el más grande revelará la gloria del Padre. Pablo nos enseña que en “esos miembros del cuerpo los cuales pensamos son menos honorables, en éstos guardamos el más grande honor”. Pablo también nos enseña edificar con “oro, plata y piedras preciosas” porque el fuego probará la obra (1Cor 3:12), y nos exhorta a procurar ser una vasija de oro o plata (2 Tim: 20-21).  Recuerde la advertencia final de este pasaje. “En aquel día, dice Jehová de los ejércitos, el clavo hincado en lugar firme será quitado, será quebrado, y la carga que sobre él se puso se echará a perder; porque Jehová habló” Isaías 22:25. Si el liderazgo siervo  no está ocupando su lugar, todo se vendrá abajo. La iglesia permanecerá quebrada y dividida mientras sea administrada por mayordomos en vez de líderes genuinos puestos por Dios, hombres levantados por Dios. La iglesia que está en el mundo hoy , a pesar de todas las cosas buenas que han sucedido por la gracia del Señor y la unción del Espíritu Santo, no representa adecuadamente a Jesucristo y aún no llega a Su gloria como Su remanente. Una cosa peculiar que me di cuenta al estudiar este pasaje es que al principio del ministerio de Jesús, en el bautismo, se escuchó la voz del Padre “este es mi hijo amado, en quien tengo complacencia” Mateo 3:17. Este fue el comienzo del caminar de Jesús en adopción [puesto por el Espíritu en madurez para hacer la voluntad del Padre]. Cuando Jesús llegaba al fin de Su ministerio subía al monte con Pedro, Santiago y Juan, y fue transfigurado delante de ellos en gloria, la voz del Padre se escuchó otra vez diciendo, “Este es mi Hijo amado, escúchenlo”. Marcos 9:7. Jesús fue aprobado por el Padre, para caminar en adopción al principio de Su ministerio. En el monte de la Transfiguración, El fue visto en toda Su gloria y el Padre dio instrucciones a los discípulos, “escúchenlo”. En el corto ministerio de Jesús se vio la culminación de Su caminar con Dios en la tierra. El había llegado a la perfección. Toda la gloria de Su Padre fue manifestada en El en el monte de la Transfiguración. Esto no sucedió en Su bautismo aunque El recibió el Espíritu de Su padre sin medida; aún así, la iglesia de los últimos tiempos [o al menos una compañía remanente] debe caminar en la llenura de la adopción y es a través de este remanente que la voz del Padre será oído. Dios está levantando un nuevo liderazgo de tal manera que la iglesia puede llegar a la madurez, trayendo Su gloria. ¿Quién sostiene la gloria? En Zacarías 6:11-13 el Señor está dando instrucciones a Josué el hijo de Josadac, el sumo sacerdote, llevar una corona puesta sobre su cabeza, y después en el versículo 13 el SEÑOR dice, “El sostendrá la gloria y se sentará en Su trono, así El será un sacerdote en Su trono”. Josué es un sacerdote coronado como rey, Jesús cumplió con la profecía y llegó a ser Rey/sacerdote. Jesús sostiene la gloria del Padre. Jesús demostró en Su propio ministerio que aun cuando El caminaba en el poder del Espíritu y vino a un lugar donde la gloria de Dios pudo manifestarse en El [transfiguración], aun así El está preparando una iglesia-novia gloriosa en la tierra quien manifestará Su gloria en la tierra.

Pero para eso debemos hacer un cambio radical en el cambio de paradigma con respecto a los que dirigen la iglesia, porque de lo contrario la iglesia del final de este siglo no reflejará la gloria completa de Jesús. ¡Qué tremendo reto!

Anuncios

3 comentarios sobre “Es hora de hablar en serio sobre nuestros liderazgos. El Criterio de Isaías 22:15-25 III parte

Agrega el tuyo

  1. Bendiciones de nuestro Señor Jesucristo sean sobre su vida, familia y ministerio.
    He leído la totalidad de los tres capítulos de este artículo que usted publica a cerca del liderazgo de nuestros días, y reflexionando acerca del texto de Isaías 22:15-25. Y debo decir que este escrito me parece muy atinado, y muy interesante la reflexión sobre el texto bíblico que le sirve de fundamento. Yo por mi parte, estoy escribiendo algo relacionado con este mismo tema, pero aún no publico nada, antes estoy estudiando respecto del tema, y eso me ha llevado hasta su blog. Mi interés al escribir al respecto de este tema se debe al hecho de que hace unos años atrás Dios puso un sentir en mi corazón en este sentido; estando en una iglesia perteneciente a una denominación tradicional, y siendo miembro de dicha iglesia, un día tuve un sueño en el que el Señor me decía que muchos grandes líderes en la Iglesia actual estaban para terminar su carrera, y que debían dar paso a otros líderes que los reemplazarían; en el sueño se me urgía a que yo le dijera a esos líderes de su inminente reemplazo, pero que los líderes que les reemplazarían debían ser con un espíritu cual el de Josué: que marcaran el corazón de una nueva generación con una profundidad paternal que dejara un legado transmisible a las otras generaciones. Debo decir que jamás comuniqué tal mensaje; me sentí intimidado ante tan enorme tarea, y me sentí pequeñísimo como para pretender (siendo nadie) dar este mensaje, a tan grandes personajes: entre los que vi en el sueño estaban: Benny Hinn, Rony Cháves, Bily Graham, David Wikerlson, etc. Y ahora, con la reciente muerte de Yiye Ávila, se me ha despertado el interés por comunicar estas cosas, y he decidido hacerlo a través de la publicación de notas en una página de facebook y en un blog.
    Sus reflexiones aquí expuestas, me servirán para enriquecer mi escrito, dado que son concordantes con lo que estoy escribiendo. Espero no le moleste que tome algunas notas para introducirlas en mis escritos.

    Muy atentamente,
    Pastor: William Tercero M.

    1. Hola que tal mi hermano. Que bueno saber de usted nuevamente. Desafortunadamente es una gran verdad lo que Dios le ha mostrado en el sueño y visión. Creo que es un sentir de Dios al que no podemos tener oídos sordos. Le animo a ser obediente a Dios en su llamamiento celestial y escriba lo que Dios le ha dicho. Bendiciones

  2. DIOS bendiga mis hermano es para notificar que el vers que pusieron nos es rectifiquen porque uno se alimenta de ustds

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: