Un rato colorado que toda una vida descolorida: Esaú


 

Génesis 25:29-34

 

  • Punto de Partida

Mi abuela me acostumbraba a decir: “Mi´jo es mejor un ratito colorado que toda una vida descolorida”. Y aplicaba su filosofía cuando yo tenía que decir la verdad enfrente de ella en lugar que  la ocultara por mucho tiempo. O también lo aplicaba cuando me presionaban  mis amigos o alguien que tuviera fuerza sobre mí y que me obligaran hacer lo que ellos querían y yo no tuviera la capacidad de decirles no por la pena  y optara por desgraciar mi vida por evitar un momento incómodo pasajero. ¡Qué sabia era mi abuela! Me he dado cuenta que muchas personas hoy viven una vida descolorida espiritualmente porque no quisieron estar colorados un ratito y hacer valer sus convicciones.

  • Punto Principal

Quisiera tocar un tema que últimamente me ha estado inquietando. Se desprende la historia de Esaú y Jacob, específicamente cuando Esaú vende su primogenitura por un plato de frijoles. Me he quedado pensando, ¿cuál sería la razón de vender tan barato su bendición? Y la otra pregunta que se desprende es ¿Por qué razón tira todo una vida de bendición por un ratito de satisfacción? Lo curioso es que todos nosotros podemos caer en el mismo error de Esaú. Por ejemplo, ¿porque hay muchas parejas de novios que por un rato de sexo desgracian todas sus vidas con un embarazo y con una ruptura de una vida llena de bendiciones? Es el mismo caso de Esaú. Así que quiero que en esta ocasión nos involucremos en una idea generadora del pasaje.  En Hebreos 12:14-17 el autor de esta epístola usa una palabra que resume la actitud de Esaú. “16Que no haya ninguna persona inmoral ni profana como Esaú, que vendió su primogenitura por una comida. 17Porque saben que aun después, cuando quiso heredar la bendición, fue rechazado, pues no halló ocasión para el arrepentimiento, aunque la buscó con lágrimas.” Aquí está la palabra profano. ¿Qué es una persona profana? La Versión Dios Habla Hoy la traduce como “desprecie lo sagrado”. La versión Palabra de Dios Para Todos dice: “ni le falte el respeto a Dios” ¿Cómo fue que Esaú le falto el respeto a Dios o  despreció la sagrado? Bueno el texto de Génesis lo aclara. Note entonces que faltarle el respeto a Dios o despreciar lo sagrado es un serio pecado. De hecho tiene repercusiones serias. Quiero enfocarme en que es ser profano. Considero que ser profano en el caso de Esaú es: “Disfrutar el momento a costa del mandamiento”. Enfoquémonos en esa idea.

 

I.                    En primer lugar , disfrutar el momento a costa del mandamiento es PELIGROSO (Génesis 25:29-30)

Cuando observamos la historia, encontramos que tanto Esaú y Jacob están en posiciones diferentes. El que está en mayor desventaja es Esaú, ya que él es el que tiene hambre y Jacob es el que tiene el alimento. ¿Qué nos hace ponernos en una situación peligrosa? O mejor dicho ¿Qué  hizo que Esaú se pusiera en una situación peligrosa?

  • El peligro  de la SINCRONÍA

Llamo la atención al hecho de la frase “Y guisó Jacob un potaje”…volviendo cansado. No les parece curioso que un simple guiso de comida sea un instrumento para que uno caiga. Porque ese guiso fue la piedra de tropiezo para Esaú. Porque se sincronizó con su necesidad y carencia. Si Jacob no hubiera estado cocinando, o no supiera cocinar, aunque Esaú hubiera llegado con hambre, no habría habido problema. Pero que “coincidencia” que se sincroniza un plato jugoso con un hambre gigantesca. Y no solamente eso sino que dice que venía cansado. Eso significa con la guardia baja.  ¡Cuántos ha  caído en situaciones de pecado por su cansancio! Así es el Diablo. Sincronizará mi carencia con mi debilidad y ¡paf!   ¡Caeremos fáciles! ¿Cuántos hombres han caído porque el diablo sincronizó el momento entre un pleito con la esposa y la secretaria amable en el trabajo?  ¿Cuántas veces el diablo ha sincronizado entre la deuda que tenés y los fondos que manejas en tu trabajo? Y así miles de sincronías. Por eso es importante no tener áreas irresueltas porque el Diablo y la carne sincronizaran los elementos y seremos víctimas muy ingenuas.

  • El peligro de la SINTOMATOLOGÍA

Cuando observo el texto, hay algunas cosas que me inquietan y que me hace preguntarme. Quiero usar tres  palabras básicas que demuestran algunos síntomas malos en la vida de Esaú.

  • Primer síntoma: “Cansado”

¿Por qué llegó a ese estado? ¿Por qué no se regresó antes de cansarse? Esas preguntas me llevan al campo de mi resistencia. ¿Porque hay personas que piensan que el llegar a estados de cansancio es sinónimo de virtud? Indudablemente un síntoma de una persona cansada es cuando por un lado no ha tomado tiempo para reponer sus fuerzas y segundo su labor ha sido superior a sus fuerzas. ¿Sabían ustedes que también puede llegar haber un cansancio espiritual y hasta ministerial? Son esos momentos de hastío en donde estamos en serios peligros.

  • Segundo síntoma: “me des a comer”

Al hecho de estar cansado, Esaú le añade  el hecho de perder su potencialidad de ser cazador (“diestro en la caza”. Vrs.27)¿Cómo un hombre tan independiente ahora se hace dependiente, y por sobre todo se somete a su hermano menor que en términos de potencialidad es diferente a él? Esta pregunta me lleva al campo de mi negligencia.  Una vez cansad entonces vulnerables y por último sometidos a otro. Ya no quiere buscar el su propia comida se va por el camino fácil. Sin embargo yéndose por el camino fácil le cede su voluntad a otro que se aprovecha de él.  Y así será siempre. Cuando nosotros perdemos nuestra productividad y nos hacemos cómodos y dependientes de la vía fácil, terminamos perdiendo nuestras habilidades y sometidos a otros que son más mediocres que nosotros. Somos negligentes cuando renunciamos a la vida productiva y optamos por la vida cómoda.

  • Tercer síntoma: “ese guiso rojo…fue llamado Edom”

Debemos recordar que Esaú tenía su nombre original. Esaú significa “velludo”. Y de hecho así era su constitución física. Pero debido a su hambre y el codiciar el plato rojo de Jacob, la Biblia dice que a partir de allí su nombre cambio. Y ocurrió algo interesante. Su debilidad y error absorbió toda su personalidad de tal manera que ahora su actitud profana es lo que le da la identidad. Al pecar el pecado toma nuestra persona y ella es una extensión de mi fracaso.  Note que Esaú ya ha visto detenidamente el guiso. No sólo sabe que era de lentejas sino que le ha visto el color y el olor. De tal manera que ha estimulado sus instintos y sus centros de placer. ¿Por qué Esaú se había quedado sin comida? ¿Si había salido lejos y su viaje iba a ser largo, porque razón no previó comida para el viaje? Me imagino que el siempre se sentía seguro de su habilidad para cazar y pensó que cazaría y de eso comería ¿pero porque no había cazado nada? Esto nos habla de un hombre que vive el momento. Estas preguntas me llevan al campo de mi displicencia. La RAE dice de displicencia Indiferencia y despego que denotan menosprecio. Y aquí vemos a un Esaú en esa condición.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: