Cerca de la cruz lejos de Cristo III parte


II.                    En segundo lugar veamos las decisiones de las personas que están cerca de la cruz pero lejos de Jesús.

¿Pero que nos puede enseñar esa declaración de Juan acerca de la túnica? Vemos las decisiones que las personas pueden hacer cuando solo ven el símbolo y no la esencia del símbolo

A. La decisión de la razón sobre la fe  (Esto es  una decisión racionalista)

Cuando la lógica se impone sobre los aspectos de la fe, entonces hemos llegado a un nivel de religión muy peligrosa. Note que ellos tomaron esta túnica y la observaron. Al observarla concluyeron que esta era de mejor calidad por lo tanto no  la merecían todos sino que sólo uno. Esa lógica los llevó a usar una metodología también lógica para poder quedarse con ella. No entienden que esa túnica de un solo tejido tiene otra simbología más que un valor monetario. Se dice expresamente que la túnica era tejida de una sola pieza, sin costura. Ésta era la manera como se tejía la vestimenta del sumo sacerdote: Harás el manto del efod todo de azul; y en medio de él por arriba habrá una abertura, la cual tendrá un borde alrededor de obra tejida, como el cuello de un coselete, para que no se rompa”(Éxodo 28:31-32). La diferencia estaba, sin embargo en que el sumo sacerdote llevaba esta vestimenta como manto, mientras que Jesús la usaba como túnica (la cual se llevaba debajo del manto). Esto tiene también un significado más profundo: Jesucristo es el (todavía oculto) verdadero Sumo Sacerdote. El vino al mundo como el Hijo de Dios y por Sus hechos comprobó ser el Mesías de Israel. Pero, más allá de esto, se tenía que revelar lo que Él era (y es): el eterno Sumo Sacerdote para Su pueblo. Y al final de Su vida terrenal se manifestó él objetivo para el cual había sido destinado desde el principio.

B. La decisión del precio sobre el valor  (Esto es una decisión materialista)

Es obvio que la túnica tenía un precio superior a las otras vestimentas. De hecho muchos  dicen que tenía un valor muy especial en el mercado romano. Los soldados romanos están pensando en el costo y el dinero que sacarían por el precio que le pondrían a esta túnica. Pero al mismo tiempo ignoran el gran valor de ella. Ya que pertenecía al Salvador del mundo y demostraba el estilo de vida que Jesús había llevado. Muchas veces nosotros buscamos más el precio de las cosas que el valor de las mismas. Cuando pensamos en términos de invertir en la obra de Dios siempre estamos considerando cuanto nos va a costar y no como expandirá el valor del reino.

 C.

  • La decisión de lo temporal sobre lo eterno (Esta es una decisión hedonista)

 

Es decir, para los soldados era más importante el momento de placer, de obtener la túnica sería una ganancia inmediata, la que disfrutarían en unos pocos momentos. Pero lo que ellos no se dan cuenta que al disfrutar de la túnica perdería de disfrutar lo eterno con la persona dueña de esa túnica. El estar cerca de la cruz fomenta solo el momento, el corto plazo y no el legado y el impacto eterno.

D. La decisión de lo inestable sobre lo estable (Esta es una decisión ateísta)

Notemos que la expresión “echaron suertes” demuestra que su forma de vida estaba basado en lo inseguro. Es decir una vida basada sin la autoridad de Dios. Ellos en  términos prácticos son “ateos”.  Pero es un ateo pragmático. Aunque Dios está presente y es real viven como si no existiera e ignoran las señales visibles de su existencia. Ellos confían en el azar, en lo pasajero e inestable. El que se ganó la túnica puede haber dicho, ¡qué suerte tengo! Y ser feliz en el momento. ¡Cuánta ganancia podría haber obtenido! Sin embargo que triste es cuando las personas depositan se vida y la seguridad de la misma en la suerte, en el azar. Lo único estable y seguro es precisamente el hombre al que ellos están crucificando.

E. La decisión de del logro sobre el legado (Esta es una decisión reduccionista)

Toda la gente que estaba en ese lugar al ver a los soldados, tan orgullosos, tan dueños de sí mismos, de sus armas y de su dominio sobre Jerusalén, podrían decir que ellos eran los triunfadores y exitosos. Ellos eran los que tenían “la sartén por el mango”. En cambio Jesús, es el golpeado, el débil, el reducido y derrotado. Nadie se identificaría con Jesús en su momento actual. La gente preferiría estar de parte del logro y del poder. Pero es obvio que aunque las apariencias eran engañosas, el verdadero triunfador era Jesús, ya que él estaba desarrollando un plan superior y eterno y mundial. Roma en unos años desaparecería. Sería destruida ¿Y Jesús? Toda rodilla se doblará y está sentado a la diestra del Padre. En ¿Dónde están ahora esos soldados? Todos muertos y condenados. Aunque por un momento la gente mala parezca tener éxito los creyentes al final tendremos victoria. No tengamos una visión tan reducida de lo que es la vida y los logros.

Anuncios

Publicado por

enrique60

Actualmente trabajo en la Escuela Panamericana, soy salvadoreño 55 años y soy pastor de la iglesia Comunidad Bíblica

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s