La convicción de la Espiritualidad: Salmo 5


Una anciana era muy conocida por su fe y por su falta de reticencia para  hablar de ella. Ella solía salir al frente de su casa y decir: “¡Alabado sea el Señor!” Entonces, uno de sus vecinos gritaba: “No hay ningún Señor.”  En aquellos días mi abuela era muy pobre, así que su vecino decidió  probar que él tenía razón y compró una gran bolsa de comida y la puso  frente a la puerta de mi abuela.  La mañana siguiente, mi abuela salió al frente de la casa y al ver la  bolsa dijo: “¡Alabado sea el Señor!”  El vecino salió de detrás de unos árboles donde se había escondido y  dijo: “¡Yo traje esa comida, y no hay ningún Señor!”   Mi abuela replicó: “Señor, no sólo me enviaste comida, sino que  hiciste que el demonio pagara por ella.” Eso es tener una gran convicción

En estos días hemos comenzado a hablar de espiritualidad bíblica. En especial la espiritualidad en los Salmos. Hemos visto tres conceptos básicos. En primer lugar vimos el CULTIVO DE LA ESPIRITUALIDAD en el salmo 1. En segundo lugar vimos el CONTENIDO DE LA ESPIRITUALIDAD  en el Salmo 2. Y en tercer lugar hemos visto LA CAPACIDAD DE LA ESPIRITUALIDAD en el Salmo 3. En cuarto lugar hemos  LA CONFIANZA DE LA ESPIRITUALIDAD, todo esto basado en el Salmo 4.  En esta oportunidad me gustaría hablar de la CONVICCIÓN DE LA ESPIRITUALIDAD. Nuestro punto de reflexión en este tema será el salmo 5.

El Salmo 5 es la exclamación de un hombre justo (David), que estaba sufriendo a manos de sus  enemigos (v.9-10).  David declara su intención de clamar a Dios, y pide que Él lo escuche.  Expresa una gran confianza que Dios defenderá a los rectos de corazón, y que eso les traerá gran alegría. El salmo consiste de cinco estrofas:   Estrofa 1: El Salmista pide a Dios que escuche su oración (v.1-3).  Estrofa 2: Afirma que Dios no acepta al pecador (v.4-6) Estrofa 3: Declara su intención de presentarse ante Dios, en el santuario.  Sólo pide a Dios, Su  ayuda y dirección (v.7-8). Estrofa 4: Denuncia el comportamiento de sus enemigos, y pide a Dios que los castigue (v.9-10). Estrofa 5: Declara que los justos se alegrarán en Dios, porque Dios los defiende.

El salmo indudablemente tiene toda una disertación acerca de lo que es tener una convicción. Podemos notar que el salmo comienza con una lucha y termina con una seguridad. En la ruta de la lucha y de la angustia, la persona espiritual siempre tendrá la convicción de que Dios lo sacará adelante. ¿Cómo se puede desarrollar esa convicción?

I.                    En primer lugar LA CONVICCIÓN DE LA ESPIRITUALIDAD comienza con una CONVERSACIÓN  con Dios (5:1-3).

Indudablemente que cuando hablamos de conversar con Dios, viene a nuestra mente la oración. Sin embargo es importante entender que la oración va más allá de una serie de ritos y prácticas rutinarias. La oración es realmente enfrentarse con Dios en un encuentro informal pero apasionado. ¿Cuáles deben ser las características de esa conversación con Dios? De tal manera que genere convicción.

A.     Es una conversación innovadora

Una vez más como en los salmos anteriores David ha transformado su experiencia difícil en un canto.  El título indica que es un salmo de David.  Al igual que el Salmo 4, este canto está dirigido “Al músico principal” (ver comentario sobre el Salmo 4).  Las palabras, “sobre Nehilot”, parecen señalar que este salmo debía ser cantado con flautas.   El término en hebreo es ‘nechiylah’, que está relacionado con la palabra, ‘chaliyl’, que significa ‘flautas’ (1 Sam 10:5; 1 Rey 1:40).

B.      Es una conversación integradora

El verso 1  el salmista comienza con una triple exclamación a Dios, pidiendo que Él escuche su clamor: ‘escucha mis palabras’ (v.1a) ‘considera mi gemir’ (v.1b) ‘atiende a la voz de mi clamor’ (v.2a) Podemos notar la transición de: “palabras…gemir…clamor”. También, escucha…considera…atiende”.

1.      Lo que digo:Escucha, oh Jehová, mis palabras

El verbo en hebreo significa, ‘presta oído’ o ‘abre tu oído’.  Es un verbo que se usa frecuentemente en los salmos, cuando los hombres de Dios estaban clamando al Señor, y anhelando que Él prestara atención a sus clamores (ver Sal 17:1; 39:12; 54:2; etc.).

2.      Lo que siento:Considera mi gemir

El verbo, “considera”, no significa simplemente, ‘tomar en cuenta’, sino conlleva la idea de ‘entender’ (ver el uso de este verbo en Sal 19:12; 32:9; 50:22).  El salmista está pidiendo que Dios aplique Su mente a su sufrimiento, y entienda el dolor que estaba sintiendo en ese momento. La palabra, “gemir” (‘hagiyg’), solo se emplea aquí, y en Sal 39:3, donde es traducida, “meditación”.  El término en hebreo viene de un verbo (‘hagah’) que significa ‘murmurar’ o ‘susurrar’ (ver Isaías 8:19).  A veces el contexto indica que la persona está ‘murmurando’ en meditación (ver Josué 1:8; Sal 1:2)[1]; en otros casos, el verbo es sinónimo de ‘hablar’ (Sal 35:28; 37:30).  Pero en otros casos, cuando el contexto apunta a una situación difícil, el verbo tiene la idea de ‘quejarse’ (Sal 2:1) o ‘gemir’ (Isaías 16:7).  Ese es el caso aquí, en el Salmo 5.  Podemos comparar usos parecidos de este verbo, en Isaías 38:14 (“gemía”) e Isaías 59:11 (“gemimos”). Al usar la palabra, “gemir”, David indica que no siempre podía expresar sus sentimientos en palabras; a veces solo le salía un gemido, de lo profundo de su ser.  Pero apela a la omnisciencia de Dios, y le pide que entienda aun sus gemidos indecibles (ver Romanos 8:26-27).  Estas palabras apuntan a la conmoción que estaba experimentando el salmista.  El salmista obviamente pasaba por una situación muy difícil.

3.      Lo que pido: Está atento a la voz de mi clamor

El  verso 2 recalca la petición expresada en el v.1.  David usa un verbo interesante, que conlleva la idea, no solo de ‘escuchar’, sino de ‘hacer caso’; hasta, ‘obedecer’.  Por ejemplo, es el verbo que Samuel usa, en 1 Sam 15:22 (“prestar atención”), cuando reclama la falta de obediencia de Saúl.  Ver también 2 Crónicas 33:10 (“escucharon”); Nehemías 9:34 (“atendieron”); Proverbios 5:1 (“está atento”). Esto indica, que al clamar a Dios, David no solo esperaba que Él escuchara sus palabras, sino que hiciera caso de su petición; es decir, que contestara, actuando a favor de él.

Es una conversación inspiradora:Rey mío y Dios mío

En este contexto, llamar a Dios “Rey”, no es tanto en reconocimiento de la soberanía de Dios sobre la vida de David, sino como afirmación del derecho que David tenía de pedir la ayuda de Dios, porque él era Su súbdito.  Como súbdito, David debía a Dios obediencia; pero al mismo tiempo, podía apelar al Rey, por ayuda y protección. David apela a Alguien, que no solo es “Rey”, sino también, “Dios” – ‘elohim’.  La palabra apunta al poder de Dios; Dios es el ‘poderoso’, el ‘fuerte’.  Por ende, David confía en él. Porque a ti oraréLa razón por la cual David pide a Dios que haga caso a su petición, es simplemente porque se proponía orar a Él; es decir, depositar toda su confianza en Dios.  Esa actitud honra a Dios; y Dios se complace en bendecir a los que ponen toda su confianza en Él, especialmente en los momentos más difíciles de la vida. Notemos que el énfasis está puesto en Dios – “a ti oraré”; ‘a ti, y a nadie más’.  En su necesidad, David no cedió a la tentación de buscar refugio en otra cosa o persona, que no sea Dios.  Eso también honra al Señor.

Es una conversación inducidora:“Oh Jehová, de mañana oirás mi voz

 Al declarar que va a dirigirse a Dios “de mañana”, David está indicando la urgencia de su pedido.  Ver Sal 88:13; 119:147-148.  El Señor seguía este ejemplo (Marcos 1:35). Cada mañana, los sacerdotes ofrecían a Dios un sacrificio, en el santuario en Jerusalén.  Aunque era rey, David deseaba hacer lo mismo – no trayendo un animal, sino un ‘sacrificio’ de alabanza y oración. De mañana me presentaré delante de ti, y esperaréPara orar, David se propuso hacer dos cosas. En primer lugar, afirma: “me presentaré delante de ti”.  El verbo en hebreo significa, ‘colocar en filas’; por ende, ‘ordenar’[2].  El verbo se usa frecuentemente en las leyes ceremoniales, dando a entender que los sacerdotes tenían que acercarse a Dios en forma ordenada (ver Éxodo 7:21; 40:4, 23; Levítico 1:7-8, “compondrán… acomodarán…”).  Al usar este verbo, David estaba indicando que deseaba acercarse a Dios, tal como lo hacía un sacerdote[3].  Demasiadas veces nos presentamos delante de Dios en forma ‘desordenada’ – con  pecados no confesados, con actitudes y pensamientos no correctos, con demasiada prisa  y distracciones, etc.  ¡Qué hermoso es entrar en la presencia de Dios tranquilamente,  con un corazón ordenado, listo para gozar una comunión íntima con Dios!  En segundo lugar, dice David, “esperaré”.  El verbo viene de una raíz que significa, ‘inclinarse hacia delante’.  De ahí se deriva la idea de ‘mirar a la distancia’, ‘observar’, ‘vigilar’.  Se usa acerca de Elí “vigilando” por el arca del pacto, que fue llevado al campo de batalla (1 Sam 4:13); o de un atalaya, mirando atentamente a su alrededor (2 Sam 13:34).  El profeta Miqueas usa este verbo, en el contexto de orar (Miqueas 7:7), como también lo hace Habacuc (Habacuc 2:1).   Hay una hermosa expresión de esto en Sal 130:5-6: “Esperé yo a Jehová, esperó mi alma;  En su palabra he esperado. Mi alma espera a Jehová  Más que los centinelas a la mañana, Más que los vigilantes a la mañana”. Al presentarse “De mañana”, David tendría todo el tiempo necesario para ordenar sus pensamientos, y mirar a Dios, esperando confiadamente una respuesta.


[1] Comparar Sal 38:12, donde el contexto del v.13 (“Mas yo, como si fuera sordo, no oigo”) claramente indica que la palabra, “meditan”, en v.12, señala algo audible.

[2] En Gén 22:9, se usa de Abraham ordenando la leña sobre el altar, para ofrecer a Isaac.

[3] “David quería que su oración sea como un sacrificio matutino para Dios, ordenado y agradable ante Sus ojos” .

Anuncios

Publicado por

enrique60

Actualmente trabajo en la Escuela Panamericana, soy salvadoreño 55 años y soy pastor de la iglesia Comunidad Bíblica

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s