La confianza de la Espiritualidad: Salmo 4 II parte


  1. I.                    En primer lugar LA CONFIANZA DE LA ESPIRITUALIDAD  nos ayuda con la lucha en  LA ORACIÓN  (Salmo 4:1)

 

A.     Lucha en la oración es  constructiva

Al músico principal[1]  La palabra, “músico”, no aparece en el texto original; éste dice, simplemente, ‘Al principal’.  La palabra apunta a personas que están en eminencia; por ende, a aquellos que están en autoridad sobre otros.  En 2 Crónicas 2:2, la palabra es traducida, “vigilasen” (es decir, ‘hagan las veces de “supervisor”’); comparar 2 Crónicas 2:18, donde el mismo término en hebreo, es traducido, “capataces”.   En el contexto del encabezamiento de un salmo, la palabra claramente describe al jefe de los músicos del templo.   Para mayores detalles del orden de los músicos en el templo, ver 1 Crónicas 15:16-22; 25:1,7. Este es el primer salmo (de un total de 53), en el cual se da instrucciones al jefe de los músicos.  Para otros ejemplos, ver Sal 5-6, 8-9, 22, 39; etc.  En algunos casos, este título se usa más como una dedicatoria, porque no va acompañado de instrucciones musicales (ver Sal 11-14; 19-21; etc.). sobre NeginotEl término en hebreo (‘nagana’) se deriva del verbo, ‘nagan’, que significa ‘golpear’, y por ende, ‘tocar (una melodía) con los dedos’[2].   En este caso, la palabra está en plural (‘naganot’), y señala una pluralidad de instrumentos (probablemente harpas), o ‘cuerdas’. En Habacuc 3:19, las mismas palabras que tenemos aquí son traducidas, “Al jefe de los  cantores, sobre mis instrumentos de cuerdas’. Me encanta que David hace públicas sus luchas. Las transforma en una cosa de testimonio y de edificación a su pueblo.

 B.      La lucha en la oración es  combativa

Uno observa que David tiene una actitud activa. No está defendiéndose sino combatiendo las circunstancias  y las personas que se están oponiendo. El  Verso 1Respóndeme cuando clamo…” La traducción del versículo debería ser: “respóndeme apenas clamó. Al clamar a Dios, David pide que le escuche, y que conteste su petición.   Señala una clara fe en Dios, y el deseo ferviente de recibir lo que pide (comparar Sal 3:4). No está orando mecánica o formalmente, sino con mucha expectativa. …oh Dios de mi justicia”. El término que David usa para Dios, aquí, es ‘elohim’; que es la forma plural de ‘el’ (‘Dios’, el fuerte).   Frente a la injusticia de sus enemigos, David pone su esperanza en la justicia de Dios.  Dios ama la justicia (Sal 11:7), y defiende a los que son tratados injustamente.  Él es la fuente de nuestra justicia personal (Sal 24:5; Jeremías  23:6), y el dador de toda justicia terrenal.  Pero, ¿cuál de estas dos cosas tiene David en mente aquí?   El pronombre, “mi”, pareciera indicar lo primero.  Al ver su situación de angustia, David no puso su confianza en su propia justicia, sino en la justicia de Dios (comparar Fil 3:9).  Algunos interpretan esta frase en el sentido de ‘mi Dios justo’.

C.      La  lucha en la oración es curativa

 Cuando estaba en angustia…Literalmente, ‘cuando estaba apretado’.  La palabra en hebreo describe el efecto de las preocupaciones y los sufrimientos en la vida de David.  Ver notas sobre Sal 3:1, “adversarios”. El título del salmo no indica el contexto en el cual fue escrito, y los detalles que David suple en estos versos no son suficientes para establecer bien el contexto en el cual compuso este poema.  Algunos suponen que el contexto del Salmo 4 debe ser el mismo del Salmo 3 (la rebelión de Absalón), y que este salmo indica el estado de la mente de David por la noche.  Comparar Sal 3:2 con Sal 4:6a, y Sal 3:5 con Sal 4:8. …tú me hiciste ensancharEs decir, ‘me liberaste’.  La idea que David quiere comunicar aquí es que Dios lo había aliviado de la ‘presión’ de sus enemigos (humanos o circunstanciales), y como consecuencia, David experimentó la sensación de poder respirar otra vez, resultando en que su cuerpo se sintió ensanchado.   La intervención divina concedió a David la sensación de libertad, en la cual podía volver a desarrollar su vida con normalidad. Estas palabras de David nos enseñan que cuando estamos en ‘aprietos’, debemos volver a esos momentos en los cuales Dios nos libró, para poder fortalecer nuestra fe en Él.  Lo que hizo antes, lo podrá hacer otra vez.

D. La lucha en la oración es contemplativa

La lucha en la oración lo llevo a fijarse en las tremendas cualidades de Dios. En especial su carácter misericordioso.  Ten misericordia de mí…La palabra, “misericordia”, viene de un verbo (‘kanan’) que significa ‘inclinarse ante un inferior’, con el propósito de concederle un favor.  Por ende, la palabra tiene la idea de ‘gracia’ – un favor inmerecido.  Esta es la palabra que Jacob usa de las bendiciones recibidas de Dios en Harán (Génesis 33:11, “me ha hecho merced”; comparar el v.5, donde el verbo “dado”- ‘kanan’, debiera haber sido traducido, ‘dado por gracia’). Aunque David se describe a sí mismo como “piadoso” (v.3), es consciente de sus propios pecados – especialmente si el contexto de este salmo es la huida delante de Absalón.  Por ende, al clamar a Dios, tiene que hacerlo sobre la base de la misericordia de Dios, y no su propia justicia. …y oye mi oraciónUno puede sentir la humildad en el corazón de David, al pedir a Dios que atienda a su oración.  No reclama que Dios lo escuche, sino que lo suplica con sencillez de corazón.  Si queremos que Dios nos escuche, tenemos que acercarnos en esta manera.  Cuando necesitaba confiar en Dios, David volvió en su mente a liberaciones pasadas  (v.1b), para animarse a confiar en Dios en esta nueva situación (v.1a y 1c).

Usted podrá entender que todos estamos expuestos a personas que nos odian o que no nos quieren. Incluso hay personas que son altamente agresivas y sin ni quiera darse cuenta. Llega Juanito de la escuela y le dice a su mamá: “Mamá, mamá en la escuela me dicen policía.” A lo que la madre le pregunta: ¿de veras y porque te dicen así mi hijo?” Juanito dice: “Aquí las preguntas las hago yo”.


[1] La Septuaginta traduce esta frase, “Hacia el fin”, que parece dar a entender que este salmo debe ser leído o cantado constantemente.  Sin embargo, el texto hebreo no sustenta dicha traducción.

[2] En algunos casos, el verbo va acompañado por el instrumento musical tocado (p.e. 1 Sam 16:16a); en otros casos, el verbo va acompañado por la palabra ‘mano’ (p.e.1 Sam 16:16b, 23; 18:10).  A veces el verbo se usa solo, y es traducido, ‘tocar’ (1 Sam 16:17-18).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: