El Centro de la Espiritualidad Salmo 2: Cuando Dios se ríe IV parte


III.                    En tercer lugar el CENTRO DE LA ESPIRITUALIDAD es  LA PROMESA DE DIOS

Note que ahora se dirige a los agentes y a los involucrados en el plan de Dios y en el pensamiento de Dios. El tiene una gigantesca propuesta.

A.     La promesa de RESPUESTA

Note como respalda Dios a los que están en el centro de su plan y de su pensamiento. “Pídeme, y te daré por herencia las naciones…Era una característica de los reyes de antaño conceder peticiones a sus favoritos (ver Ester 5:6; Marcos 6:22).  Cristo es el ‘favorito’ del cielo, y el Padre la invita a hacer una petición. Cristo no solo es Rey, sino también sacerdote; en el sentido de intercesor.  Todo lo que Él pide al Padre, le será concedido, porque Él siempre pide conforme a la voluntad del padre.  Lo que el Padre insta al Hijo pedir es justamente lo que se ha decretado desde la eternidad – que las naciones sean Su ‘herencia’ (Mat 28:18).  La palabra, “naciones”, es la misma que se traduce “gentes” en v.1a.  Las naciones paganas que se levantaron contra Dios y contra Cristo, son pedidas ahora por Cristo, como        Su herencia. Pero, ¿qué es exactamente lo que pide?   ¿Simplemente autoridad sobre todas las naciones, o la salvación eterna de las naciones?  ¿Esto es algo que ya se ha cumplido (p.e. Mat 28:18), o que aun falta cumplir (1 Corintios  15:24-25)?  Varios versos del A.T indican que la salvación de Dios se extenderá hasta los confines de la tierra (ver Sal 22:27; 67:7; 98:3; etc.), como también Su reino (Sal 72:8). Como alguien bien ha dicho, “La intercesión de Cristo es la esperanza de las naciones”.  Es por eso, que la misión de la Iglesia está garantizada.  Otra de las cosas por la cual el Hijo pide al Padre, es la eterna salvación de los redimidos. Por ende, Él intercede por los santos (Hebreos 7:25; comparar Lucas 22:31-32).   Vemos un  hermoso cuadro (y anticipo) de esta intercesión en Juan 17.

B.      La promesa de RESPALDO

…y como posesión tuya los confines de la tierraEstas palabras son un paralelo de las palabras anteriores.  Claramente, “las naciones” son aquellas que viven en “los confines de la tierra”.  El verbo, traducido “posesión”, se usa de la posesión de la Tierra Prometida (Gen 17:8; etc.).  Los quebrantarás[1] con vara de hierro…La palabra en hebreo, para “vara”, es ‘shebét’.   Aunque esta palabra significa ‘rama’ o ‘vara’, a veces se usa en un sentido figurativo de ‘cetro’ (Génesis 49:10; Números 24:17; Sal 45:6) – la ‘vara’ de un rey.  La referencia a Cristo como “rey”, en v.6 podría apuntar a esta traducción. En Su primera venida, Cristo fue el ‘Príncipe de Paz’; pero en la segunda venida será el ‘Rey de Justicia’.   La primera vez vino para salvar; la segunda vez vendrá para juzgar. ¿Cómo lo hará?  Con el poder de Su palabra (comparar v.5a; Isaías 11:4; Apocalipsis 19:15). …como vasija de alfarero los desmenuzarásCuando una vasija de barro se rompe, por el golpe de un implemento fuerte, por lo general se rompe en pedazos.  Esta es la idea aquí.   No es que la vasija se rompe en dos o tres pedazos.  La palabra en hebreo indica una destrucción total de la vasija (comparar el fin del impío, descrito en Sal 1:4-6).  Dios usa esta expresión (“vasija de barro”), no tanto para dar a entender el poco valor de las naciones, sino su debilidad y fragilidad (ante Dios).  Las “gentes” y los “pueblos” (v.1), los “reyes” y los “príncipes” (v.2) son nada más que vasos de barro, sobre quien Cristo ejerce autoridad absoluta.  Es por eso que Dios se ríe de su patético intento de rebelarse contra Él y contra Cristo. Al recibir las naciones como herencia, Cristo asume autoridad absoluta sobre ellas.  Esta autoridad se manifiesta en el uso que Él hace de las ‘naciones’, vistas como simples ‘vasijas de barro’.   Pablo hace referencia a Dios como el gran Alfarero, en Romanos 9:20-21.  Dios no interviene hasta que la maldad del hombre llega a su máxima expresión (p.e. Los días de Noé; Sodoma y Gomorra; el fin del mundo).   Cuando la maldad parece estar reinando, Dios actúa en juicio.

C.      La promesa de RENOVACIÓN

Note que Dios les exhorta a los reyes y príncipes a que cambien y renueven su actitud. Primero debe haber una renovación en su pensamiento. Ahora, pues, oh reyes, sed prudentes…El Salmista se dirige a los reyes mencionados en v.2. Uno de los efectos del pecado es que hace que el ser humano sea necio, y no sabio, frente a Dios.   Lo necio es rebelarse contra el Dios soberano (v.1-3); lo sabio es someterse a Él.   ¡La rebeldía contra Dios es una tremenda insensatez!   Es interesante notar que la palabra en hebreo, para “prudentes”, es ‘sakal’, que es la misma palabra que se usa en Génesis 3:6, del árbol de la ciencia del bien y del mal, que era “codiciable para alcanzar la sabiduría”.  Lamentablemente, lo que Eva halló, fue que al buscar la ‘sabiduría’ por el camino de la desobediencia, simplemente se hizo ‘necia’ (comparar Romanos 1:22).  La ‘prudencia’ está en la obediencia. El mundo, hoy en día, es socialmente muy sofisticado, y tecnológicamente muy avanzado; pero espiritualmente es muy necio.   Lo que el ‘mundo’ más necesita hoy es ser sabio; recibir ‘sabiduría de lo alto’ (Santiago 3:17).  Esta sabiduría conduce a la salvación (2 Tim 3:15).   “El temor de Jehová es el comienzo de la sabiduría”. Segundo una renovación en sus principios. Admitid amonestación, jueces de la tierraLa idea de la palabra “amonestación” (‘yasar’) es ‘castigo’ o ‘disciplina’ (ver Levítico 26:18, “castigaros”; Deuteronomio 8:5); de ahí viene la idea de ‘corrección’ (ver Levítico 26:23, “corregidos”) o ‘instrucción (ver Sal 16:7, “me enseña”), como fruto del castigo o la disciplina.   ¡Los que tomaron consejo (contra Dios, v.2), ahora reciben consejo (por medio del siervo de Dios)!  Y este consejo va totalmente en contra del consejo que ellos habían tomado.  Ellos habían decidido deshacerse de las leyes de Dios; el consejo es que se sometan a esas leyes, y sirvan a Dios.  ¡Esta es la forma sabia y correcta de vivir! Los “jueces” son los “reyes” del v.2.  En los tiempos antiguos el rey era la máxima autoridad en la tierra, siendo el juez de jueces.  Frente a la autoridad de Dios, y el reinado del Mesías, los reyes y las autoridades seculares deben humillarse, y ser sabios.  Tercero en su profesión Servid a Jehová con temor…Aquí tenemos la primera palabra de exhortación a los reyes de la tierra.  En vez de tratar de rebelarse contra Dios (v.1-3), deberían adoptar una actitud de servicio ante Dios; un servicio o profesión “con temor”.  La palabra, “temor” (‘yirá’), tiene el sentido de ‘reverencia’.  Generalmente se usa en la frase, ‘el temor de Dios’ (Génesis 20:11, etc.). Este ‘servicio’ tiene que ser sincero; en el ‘temor de Jehová’ (entendiendo las consecuencias de no hacerlo – v.9).  Dios ve los corazones y las intenciones de las personas que se acercan a Él.  Este ‘servicio’ tiene que ser, también, conforme a Su voluntad.  No somos llamados a servir a Dios como nos dé la gana.   Nuestro ‘servicio’ no debe ser rutinario (Isaías 29:13).   La marca de ser un verdadero amigo (y por ende, siervo) de Dios, es haciendo lo que Él manda (Juan 15:14).   También debe ser un servicio voluntario, no forzado.   Debe ser un servicio de amor.  También debe ser un servicio permanente; debe haber la cualidad de fidelidad en este servicio.   También debe ser un servicio ‘con temor y temblor’.  También un servicio con gozo.  Un buen Amo no quiere ver a sus siervos con caras largas, sirviendo con desgano. …Y alegraos con temblorLa palabra, ‘guil’, significa ‘mover en un círculo’; por ende, ‘danzar’ y ‘alegrarse’.  Otros dicen que significa’ saltar’, y por ende ‘palpitaciones’ (los ‘saltos’ del corazón).   La palabra claramente apunta a una emoción muy fuerte.  ¿A qué se debe la alegría?  En primer lugar, al reino de Cristo sobre las naciones; en segundo lugar, que tenemos el privilegio de servirle. Sin embargo, esta tremenda emoción debe ser marcada por un profundo sentir de ‘temor’ ante Dios.  ¡Temor hasta temblar!  La palabra “temblor” apunta al resultado de una fuerte emoción (ver el uso de esta palabra en Ex 15:15; Job 4:14; Sal 48:6; Isaías 33:14, notando el contexto de cada verso). En nuestro gozo por el reinado de Cristo, y el privilegio de servirle, debemos siempre mantener un fuerte sentir de reverencia, porque Dios es un ‘fuego consumidor’.

Cuarto en nuestra práctica. Honrad al Hijo…En hebreo, la palabra significa ‘besar’ (Génesis 27:26, etc.)  ¿Cuál es el sentido de ‘besar’, en este contexto?   Varias cosas: Adoración (ver 1 Rey 19:18).  David exhorta a los reyes de la tierra a dejar de rendir homenaje a los baales y dioses falsos, y honrar al Hijo, reconociéndolo como el Dios verdadero. Lealtad y sometimiento, como a un rey (1 Sam 10:1).   David exhorta a los reyes a reconocer Aquel que es Rey de reyes y Señor de señores, y someterse a Él (no tratar de deshacerse de Su reinado). Afecto.  Un beso es una señal de afecto.  Debemos amar a Cristo (1 Corintios 16:22).  Él debe ser ‘precioso’ para nosotros (1 Pedro 2:7). Reconciliación (Lucas 15:20).  Debemos estar reconciliados con Cristo.…para que no se enojeEste ‘enojo’ se debe a la falta de respeto hacia Cristo, dado a que Él ahora ha sido declarado Rey de reyes y Señor de señores, por Su resurrección y ascensión.  Moisés descubrió el peligro del enojo de Dios, cuando no le glorificó en el asunto de sacar agua de la roca (Deuteronomio 1:37; 4:21).  También Aarón (Deuteronomio 9:20). …y perezcáis en el caminoLos que rehúsan someterse a Cristo, perecerán en el camino (comparar Sal 1:6).  Cuántos testimonios hay de esto, tanto dentro como fuera de la Iglesia. Pues se inflama de pronto su iraComentaristas no están de acuerdo acerca de cómo interpretar el adverbio, “de pronto”.  Algunos afirman que significa ‘rápidamente’, ‘en un momento’ (BDLA, “de repente”); otros, que significa ‘pronto’, ‘dentro de un breve lapso de tiempo’.  Otros opinan que significa ‘un poco’, ‘levemente’.  Este es el sentido en que se usa la palabra en Gen 18:4 (“un poco de agua”); Sal 8:5 (“Le has hecho un poco menor que los ángeles”). En este caso, la advertencia sería que solo un poco de ira del Mesías es más que suficiente para destruir al impío (pero en este caso, habría que traducir la primera palabra, “Cuando…se inflama un poco su ira”.    Aunque Cristo es el ‘Cordero de Dios’, también es el ‘León de Judá’.  Como león es temible, y Su ira es indescriptible.  En Apocalipsis 6:15-17 vemos la reacción de los reyes de la tierra cuando se percatan de la realidad de la ira de Cristo. Bienaventurados todos los que en él confíanAlgunos confían en sus dioses; otros confían en los hombres.  Lo que debemos hacer es confiar en Cristo.  Ninguna otra cosa es confiable en este mundo. Lo que Dios exige de todo ser humano es que nos arrodillemos ante la majestad de Cristo, y confiemos en la misericordia de Cristo.   En esto consiste la verdadera sabiduría del hombre. Según el primer Salmo, la mejor forma de vivir es valorando y sometiéndonos a la Palabra de Dios (Sal 1:2); según el segundo Salmo, la mejor forma de vivir, es reconociendo y sometiéndonos al gobierno del Verbo de Dios (Cristo).

Hasta aquí hemos visto el CENTRO DE NUESTRA ESPIRITUALIDAD. Y hemos dicho que el centro de la espiritualidad comienza con el PLAN de Dios. Ese plan de Dios siempre tendrá oposició9n, intimidación, confusión y finalmente rebelión. En segundo lugar EL CENTRO de la ESPIRITUALIDAD tiene que ver con el PENSAMIENTO DE DIOS. Ese pensamiento nos lleva a una espiritualidad trinitaria. Es decir el pensamiento de Dios tiene CARISMA, pero también produce CARÁCTER y finalmente produce CAMBIO.  Un tercer concepto que el salmo 2 nos demuestra con respecto  AL CENTRO DE NUESTRA ESPIRITUALIDAD es su PROMESA. Dios nos promete que los que apostamos por cambiar tendrán, RESPUESTA, RESPALDO Y RENOVACIÓN.  ¡Gloria a Dios porque cuando Dios dice se hace!


[1] La LXX traduce, ‘poimaneis’ (= ‘pastorearás’).   Esta traducción se debe a un pequeño cambio en el texto en hebreo (de ‘raá’ [= ‘quebrantarás] a ‘ra’á’ [= ‘pastorearás’]).  La Vulgata traduce, ‘gobernarás’.

Anuncios

Un comentario sobre “El Centro de la Espiritualidad Salmo 2: Cuando Dios se ríe IV parte

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: