Reflexiones de fin de año: Lo único que cuenta para la gente es el interés en ellas


Reflexiones de fin de año…

La verdad es lo único que las personas entienden de los cristianos es EL INTERÉS…

En sus necesidades…

Sus luchas…..

Sus tristezas…

Necesitan que alguien esté allí siempre para ayudarles…

Lo conocí mientras estudiaba en mi trabajo en una aerolínea de El Salvador , la verdad es que es un gran amigo, y aunque no es de aquí , siempre me gustaba presumir que era su amigo, también él estaba en la misma Universidad  que yo, pero empecé a conocer a otras personas, otros ambientes y ya no convivía mucho con él, sin embargo, la verdad es que siempre estuvo ahí prestándome su oído cuando tenia problemas y su hombro cuando necesitaba llorar con alguien, el también estuvo en el Instituto Bíblico, donde siempre tenía un buen consejo que darme, además de que me acompañaba en los momentos felices y difíciles que pasaba ahí, después, estuvimos juntos en la universidad, ahí como que no lo comprendían mucho, siempre lo malinterpretaban o tenían ideas medias raras de él, sin embargo nunca me dejó, siempre estuvo a mi lado apoyándome en mis estudios y luchas,  y en esta mañana me llena de alegría saber que está aquí entre nosotros y quiero darle la bienvenida… el se llama Jesucristo… Relación y proceso, de esto es justo lo que quiero hablar

9 Pasando Jesús de allí,  vio a un hombre llamado Mateo, que estaba sentado al banco de los tributos públicos,  y le dijo: Sígueme. Y se levantó y le siguió. 10  Y aconteció que estando él sentado a la mesa en la casa,  he aquí que muchos publicanos y pecadores,  que habían venido,  se sentaron juntamente a la mesa con Jesús y sus discípulos. 11  Cuando vieron esto los fariseos,  dijeron a los discípulos: ¿Por qué come vuestro Maestro con los publicanos y pecadores? 12  Al oír esto Jesús,  les dijo: Los sanos no tienen necesidad de médico,  sino los enfermos. Mateo 9:9 – 12

El interés ve. (Ver. 9) (Jesús vio)

Jesús iba pasando y vio a Mateo. Mateo no era una buena persona, al contrario, siendo judío, nunca debió haber sido publicano, esto es, cobrador de impuestos para los romanos. Además de traidores a la patria, eran considerados corruptos, pues falseaban las básculas y cobraban más de lo debido. Un publicano fiel que tratara con equidad era cosa rara. Debido a esto era que los judíos tenían odio hacia estas personas. Pero Jesús vio a este publicano y me pregunto ¿que fue lo que vio? estoy seguro que Jesús vio más allá de lo que todos veían, Él vio una gran necesidad en ese hombre, vio a alguien esclavizado a la avaricia, alguien lastimado por la sociedad, alguien con un hueco tan grande en su vida, buscando saciarlo con cualquier cosa, sin sentido y con una vida tan vacía. ¿Qué pasaría si por un instante nos pusiéramos los lentes de Jesús y viéramos a las personas tal cual él las ve? ¿Qué veríamos? ¿Qué sentiríamos? ¿Cómo actuaríamos? ¿Qué hablaríamos? Quiero que por un momento voltees a tu alrededor, y des un vistazo a las personas que te rodean, ¿Qué es lo que ves? En la iglesia, en tu familia, en tu escuela, en tu trabajo ¿Qué es lo que ves? Cuando ves al pordiosero o ves al empresario, ¿Qué ves? Personas confundidas que no saben de dónde vienen, porqué están aquí y mucho menos hacia donde van, todo les es tan borroso, sin propósito en la vida mas que nacer crecer reproducirse y morir, una vida vacía. Es justamente con esta gente que Dios quiere relacionarse, Jesús vio en Mateo justo a la persona con la cuál deseaba relacionarse, Jesús podía hacer algo por él y también puede hacer algo por la gente de hoy en día, y lo quiere hacer a través de ti… Tanto la vida como el destino eterno de Mateo eran conocidos por Jesús, y sin embargo…

El interés  decide. (Ver. 9-10). Jesús decidió

Cristo llamó a este publicano para que lo siguiera. Mientras que la gente prefería estar lejos de un publicano, Jesús quería a Mateo cerca de Él. Pero ¿por qué a él, por qué un publicano? ¿Acaso en esa multitud no existía gente con muchísimo mejor reputación que él?  Esto me recuerda un pasaje: “sino que lo necio del mundo escogió Dios, para avergonzar a los sabios; y lo débil del mundo escogió Dios, para avergonzar a lo fuerte; y lo vil del mundo y lo menospreciado escogió Dios, y lo que no es, para deshacer lo que es”. 1 Cor. 1:27 Con Dios, a través de Cristo, hay misericordia para perdonar los pecados más grandes, y gracia para cambiar a los pecadores más grandes y hacerlos santos. Jesús quería relacionarse con Mateo para cambiar su vida, Él vio lo que sería Mateo: uno de sus discípulos, usado por Dios para ser parte de la primera iglesia y que además escribiría un libro de la Escritura. Porque en el más débil, más necio, más vil y más menospreciado, más se aprecia la grandeza del poder de nuestro Señor. El quiere cerca al pecador, al pobre de espíritu, y nos ha llamado a ser su cuerpo, por lo tanto nos ha llamado a relacionarnos con estas personas, según sus propias palabras: “He aquí,  yo os envío como a ovejas en medio de lobos; sed, pues, prudentes como serpientes,  y sencillos como palomas. Mateo 10:16 El quiere que nos relacionemos con ellos para mostrarles Su luz, Su amor, Su sanidad y esto sólo es posible a través de un comportamiento sometido a Él, un carácter trabajado por Él no por nosotros, ellos necesitan ver la gracia de Dios en acción, no sólo nuestras palabras sino nuestras vidas transformadas por el proceso de relacionarnos con Él.  Nuestro bendito Señor no vaciló en conversar con los publicanos y pecadores cuando anduvo en la tierra físicamente.  Pero que hacemos, nos alejamos, nos aislamos como cristianos, hacemos nuestros eventos para cristianos, queremos que en lugar de ir a la gente, la gente venga a la iglesia  Pero se nos olvida que la gente no esta buscando a Dios, es Dios quien busca a la gente, Mateo no buscó a Jesús buscó a Mateo, Jesús fue a la casa de Mateo, Jesús se mezcló con publicanos y pecadores.  La sociedad de hoy es muy sensible a los juicios morales, además es relativista, no cree en la verdad absoluta, es demasiado individualista y no suele tener relaciones personales de calidad. Hoy en día, entrar en discusiones puede llevar nuestra sociedad a tener una imagen errónea de lo que somos, podemos parecerle unos fanáticos gritones o personas que intentan imponer su verdad, o que tienen poco respeto por las creencias de otros. Podemos ganar una batalla y perder una guerra, o podemos ganar una discusión y perder la oportunidad de salvar a una persona.  En el fondo, a pesar de las excusas que ponen, no están muy convencidos de lo que creen, puedes cerrarle la boca, pero no terminarás convenciéndolo. Tenemos que aprender de la forma de evangelizar que Jesús tenía, relacionarnos con las personas, y mostrarles a Jesús en nuestra propia vida. Es curioso, a algunas personas Jesús les decía claramente que Él era el Cristo, el Hijo de Dios vivo, y a otras personas se lo iba mostrando poco a poco, llevándoles de un punto a otro. Tenemos que llevar a las personas a un encuentro personal con Jesús, y a reconocer su condición de pecadores y necesidad de perdón. Debemos evitar que piensen que le estamos llevando de una religión a otra. No debemos seguir en compañía de las personas por amor a lo que hacen, sino tenemos que mostrar el amor de Dios a través del servicio. Piensa un momento, ¿Qué tal si uno de tus familiares o amigos muriera sin conocer a Jesús como su Salvador?

Qué tal si este 2013 te das cuenta que lo único que toca a la gente es que tu y yo nos interesemos en ellos.

Anuncios

Publicado por

enrique60

Actualmente trabajo en la Escuela Panamericana, soy salvadoreño 55 años y soy pastor de la iglesia Comunidad Bíblica

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s