Cincelado por el Maestro: De Simón a Pedro II parte


II.                    Segundo el cambio viene cuando NOS SOMETEMOS A JESÚS. Este es un asunto de CONVERSACIÓN.

Notemos que el texto dice: “Y mirándole Jesús dijo”.  Es impresionante ver que el que inicia la conversación es Jesucristo. No hay evidencias que Pedro hable. Sólo vemos una conversación de parte de Jesús que incluye un diagnóstico y una determinación. Veamos como Jesús diagnostica a Pedro. Primero la expresión “mirándole” es importante. Una vez que vienes en conversión con Jesús, es inevitable que entres en una conversación con El. Esta expresión define que Jesús nos mira. El verbo usado es “blepo” que se puede traducir poner la vista encima de algo o alguien detenidamente. Se puede traducir como considerar. Lleva la preposición “en” que intensifica la acción de observar. Por ser un verbo es un aoristo que demuestra una acción completa y acabada. Es realmente una mirada de diagnostico. El vrs. 36 se repite la misma frase. Lucas la usa  cuando Pedro negó  a Jesús (Lucas 22:61) Así que la conversación con Cristo debe ubicarnos quién es el. Es nuestro observador. Esto nos hace estar relacionados con la PRESENCIA DE CRISTO  en nuestras vidas. En segundo lugar dice que es Jesús el que nos ve. ¿Por qué usa la expresión Jesús y no Cristo? (Usada anteriormente). La Biblia hace más que sólo enumerar los nombres de Jesús, ella también nos dice del ¡PODER DE SU NOMBRE! Es más, fue el Señor Jesucristo instruyó y alentó a los discípulos respecto a la necesidad de pedir en su Nombre: Juan 14:13-14: “Y todo lo que pidiereis al Padre en mi nombre, lo haré, para que el Padre sea glorificado en el Hijo. Si algo pidiereis en mi nombre lo haré” (Véase también Juan 15:16:16:23) Algo muy cierto y lamentable es que los cristianos desconocemos lo mucho que podría ocurrir a favor nuestro, si comprendiéramos plenamente el poder del Nombre y de lo que es orar en el Nombre del Señor Jesús. Creo plenamente que las circunstancias desfavorables serian cambiadas en favorables, si tan solo aprendiéramos a pedir bien, con fe en el Nombre del Señor Jesús y no como un simple cliché o frase más. Los apóstoles eso lo sabían muy bien, pero no solo ellos sabían el poder que había en el nombre del Señor, sino que también las propias autoridades de Jerusalén, tanto seculares como religiosas, eran conscientes de lo mucho que significaba el Nombre. Véase las palabras registradas en Hechos 4:17-18  4:16 “diciendo: ¿Qué haremos con estos hombres? Porque de cierto, señal manifiesta ha sido hecha por ellos, notoria a todos los que moran en Jerusalén, y no lo podemos negar”.  4:17 “Sin embargo, para que no se divulgue más entre el pueblo, amenacémosles para que no hablen de aquí en adelante a hombre alguno en este nombre”. Esto aconteció luego que los apóstoles Pedro y Juan sanaron al cojo de nacimiento en el Nombre de Jesucristo (Hechos 3:1-8).  Note lo que implica este nombre. El nombre de Jesús es sobre todo nombre Filipenses 2:9-11. Debemos bautizarnos en Su nombre: Mateo 28:19, Hechos 10:48 .En el Nombre ocurren milagros: Mateo 18:19, 20. En el Nombre hay libertad espiritual: Marcos 9:38, 39 Brinda ayuda a necesidades corporales: Marcos 16:17-18. Creemos en Su nombre: Juan 1:12. Si invocamos el Nombre no quedaremos defraudados: Hechos 3:5-8. Invocando su nombre somos salvos: Hechos 4:12, Romanos 10:9-11. Predicamos: Hechos 8:12. Hablamos: Hechos 9:27. Sufrimos: Hechos 21:13, 1 Pedro 4:14-16 .Somos santificados en Su nombre: 1 Corintios 1:2. Nos reunimos en Su nombre: 1 Corintios 5:4. Somos justificados en Su nombre: 1 Corintios 6:11.  En Su nombre damos gracias: Efesios 5:20. Llevamos Su nombre: 1 Pedro 4:16 .Somos perdonados: 1 Juan 2:12¡TODO LO HACEMOS EN SU NOMBRE!: Colosenses. 3:17. Esto nos hace estar relacionados con la POTENCIA  de Cristo en nuestras vidas.  En tercer lugar su diagnóstico no sólo nos mira, y nos desafía sino que también el texto dice que “dijo”. Debemos entender una cosa, todas las veces que Dios nos mira, siempre hay algo que nos va a decir. La expresión “eipon” por ser aoristo es una forma intensa y completa de lo que se dice. No es un discurso repetitivo sino una declaración específica para Pedro. Debemos entender que si tenemos la presencia de Jesús y su potencia, debemos ser orientados por la palabra de Jesús. Note bien que entonces con su presencia experimentamos a Cristo, con su Potencia nos sometemos a Cristo y finalmente con su Palabra nos caminamos con Cristo.  Por lo tanto el decir nos asocia con LA PALABRA DE CRISTO. Hasta aquí hemos visto que la conversación nos introduce a un diagnóstico y su palabra a la determinación del cambio. Si la primera etapa de la CONVERSIÓN nos reta plantearnos una nueva forma de evangelizar, la ETAPA de la CONVERSACIÓN  nos plantea una nueva forma de discipular. 

Anuncios

Publicado por

enrique60

Actualmente trabajo en la Escuela Panamericana, soy salvadoreño 55 años y soy pastor de la iglesia Comunidad Bíblica

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s