Reflexiones de un aniversario II parte


A.     Ve a Dios en su Peregrinaje

En el versículo 4, David observa: “Se multiplicarán los dolores de aquellos que sirven diligentes a otro dios”. La versión NTV dice: A quienes andan detrás de otros dioses se les multiplican los problemas. No participaré en sus sacrificios de sangre  ni siquiera mencionaré los nombres de sus dioses. Aquí David pasa de un recuento de sus amigos queridos  a las relaciones que son un poco más preocupantes. David siempre  es sincero en cuanto a que hay unos cuantos pequeños irritantes en su vida. Durante su frenético recorrido por las zonas rurales, David ha visto los ídolos de Moab y los ídolos de Filistea. El sirve al verdadero Dios y conoce, de la trágica idolatría en la historia de su pueblo. Piensa: “Conozco la bondad, el amor y la majestad de Dios. Y ha visto la alternativa. Cuán agradecido estoy de nunca haber caído en la idolatría, de que sirvo al único Dios verdadero y de que El me considera digno de adorarlo. Dios hace tantas cosas por nosotros. El bendice nuestra entrada y salida, a la derecha y a la izquierda, cuando despertamos y dormimos. Pero si nunca nos diera otra bendición, sería digno de nuestra constante alabanza por su constante presencia entre nosotros. Conocer a Dios y que El nos conozca es una bendición indescriptible. Significa  que no tenemos que estar  de veras solos. Significa que nunca estamos aislados. Significa que somos importantes puntos en un círculo superpuesto en el mapa divino. Para David existen tres grandes retos en su peregrinaje. Primero, Tiene que ver con una mala memoria. Es decir olvidar el costo de apartarse de Dios. “Se multiplicarán los dolores”. Es decir David no quiere olvidar que si uno se aparta de Dios las consecuencias lógicas son “multiplicación de dolores”. El término se puede traducir, heridas, ardores, etc. La palabra multiplicación se puede traducir hacerse numeroso, gigante en extensión. En segundo lugar tiene que ver con mal modelo. Es decir David dice “que sirven diligentes a otro Dios”. O sea que ha visto un modelo de personas impías que tienen prácticas disciplinadas y que pueden ser una influencia en el y en su peregrinaje. En tercer lugar tiene que ver con mala metodología. Esto nos lleva a la práctica de estas personas. David hace dos votos primero el dice que no va a copiar la conducta de ellos, y que tampoco va copiar su terminología. En su peregrinaje el no va  hacer lo que el mundo hace ni va hablar como el mundo lo hace.

I.                    En segundo lugar REPASA LO QUE HA HECHO DIOS  (Salmo 16:5-8)

Dios nunca duerme. ¿Es eso alentador? Siempre está actuando, siempre está perfilando al minuto los detalles de nuestra vida, pero no nos provee una agenda detallada. Hay muchos momentos  cuando nos desconcierta  lo que está a punto de hacer. Miramos adelante y nos preguntamos si nos ha olvidado, porque no parece suceder nada de la manera que esperamos.  Otras veces nos convertimos en algo así como mariscales de campo  de fútbol un lunes por la mañana y criticamos sus decisiones y el rumbo que permite que tome la vida. Estos son síntomas  de inmadurez espiritual, por naturales que nos parezcan. Regocijarse en lo que Dios hace, sea que lo comprendamos y nos guste o no, es una manera de adorarlo. Es un acto de obediencia y un sacrificio de alabanza. ¿Cuál es el repaso que David hace?

A.     El Señor es nuestra plenitud. Esto tiene que ver con mis deseos

“Jehová es la porción de mi herencia y mi copa” (vrs. 5). El lenguaje  del AT combina estas palabras hebreas, las cuales lo que dicen  es que El Señor  es el único  que nos hace plenos, quien nos provee de todo lo que necesitamos. Es la respuesta a esa parte de la oración  del Señor que nos dice: “Danos hoy nuestro pan cotidiano”. ¿En qué maneras prácticas Dios puede ser nuestra plenitud? Primero porque Dios nuestra seguridad “la porción de mi herencia”. Cuando leo el   Antiguo Testamento  Dios había ordenado la distribución de la tierra prometida por cada Tribu de los hijos de Israel, pero  la tribu de Leví no tendría heredad en medio de sus hermanos y eso  me causa inquietud  y quizás me identificaba con ellos, y no me explicaba ¿el por qué?, no fue hasta hace poco que me di cuenta que ellos tenían la mejor de las herencias y en Deuteronomio 18: 1 – 2 dice: Los sacerdotes levitas, es decir, toda la tribu de Leví, no tendrán parte ni heredad en Israel; de las ofrendas quemadas a Jehová y de la heredad de él comerán. No tendrán, pues, heredad entre sus hermanos; Jehová es su heredad, como él les ha dicho. Que bendición tuvieron los Levitas, ser los sacerdotes servidores en la casa de Jehová, y que alegría el saber que los que estamos sirviendo a Dios esa herencia hoy es nuestra. Que importa si la sociedad nos pone límites, Dios no nos limita en nada, para El somos todos iguales no hay diferencia entre las personas.  Esta es una de esas expresiones que Dios nos ha dejado en su palabra para hacernos ver la bendición de ser su hijo. Todo Padre da una porción a su hijo, y Dios ha decidido darse El cómo porción para cada creyente que confía en El.
¿Qué significa la palabra porción? Estudiando el diccionario Strong dice que la palabra hebrea que se traduce como porción puede significar una porción asignada, un galardón, una hacienda o una propiedad. También puede significar una herencia, una parte o una ración. Todo estas traducciones denotan varias cosas.. Primero que Dios no nos ha dejado solos. El está a nuestro lado. El está alrededor nuestro. Otro principio es que no nos ha dejado sin nada. El es nuestra posesión y nuestra herencia. También denota la idea de alguien que esta como una riqueza para cada uno de nosotros.  Pero también denota la convicción del salmista de decir que su porción era Jehová. El tenia la pena confianza que Dios es su prioridad.  Debemos aprender que todos estamos expuestos a estar solos se pueden ir nuestros padres, hijos, cónyuges, amigos pero Dios siempre estará a nuestro lado. El debe ser nuestra prioridad. El es la mayor porción que tenemos. El está sobre todas las cosas. En segundo lugar Dios es nuestra satisfacción.  Dice el texto: “de mi copa”. Indudablemente la copa siempre tiene que ver con aspectos de placer al comer. Es obvio que no es parte del sustento normal y necesario para la vida de alguien. Es un detalle extra que añada placer y satisfacción después de una buena comida. El hombre que tiene a Dios como su tesoro, tiene todas las cosas en uno…tiene en uno, todo la  satisfacción, el placer y deleite. Se lo que sea que pierda, es como si no perdiese nada, porque  ahora lo tiene todo en uno, y en pureza, legitimidad y eternamente. En tercer lugar Dios es nuestra sustento.  Las Escrituras dicen de Dios “Tú sustentas mi suerte”. Dios es nuestra suerte, no es la pata de conejo ni los tres dientecitos de cocodrilo cuidadosamente amarrados con un listón rojo. En absoluto. Aquellos no son más que elementos

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: