Luchando con el cambio personal II parte


II.                    Así que nos introduce a la segunda pregunta ¿Qué se necesita para cambiar esos patrones o hábitos que nos están ocasionando daño?

 Toma seis cosas. Y quiero que veamos las tres primeras para eso es importante ir a Efesio 4:20-27. Allí leemos:

20 Pero eso no es lo que ustedes aprendieron acerca de Cristo. 21 Ya que han oído sobre Jesús y han conocido la verdad que procede de él, 22 desháganse de su vieja naturaleza pecaminosa y de su antigua manera de vivir, que está corrompida por la sensualidad y el engaño. 23 En cambio, dejen que el Espíritu les renueve los pensamientos y las actitudes. 24 Pónganse la nueva naturaleza, creada para ser a la semejanza de Dios, quien es verdaderamente justo y santo. 25 Así que dejen de decir mentiras. Digamos siempre la verdad a todos porque nosotros somos miembros de un mismo cuerpo. 26 Además, «no pequen al dejar que el enojo los controle». No permitan que el sol se ponga mientras siguen enojados, 27 porque el enojo da lugar al diablo. (NTV)

En este pasaje nos dice seis requisitos para poder cambiar mis defectos. Necesito ejercerlos todos de una manera adecuada e integral para poder transformar mis defectos en lo que Dios desea de mí.

  1. A.     La primera tiene que ver con mi AUTORIDAD

El cambio requiere aprender la verdad. Recuerdan que Jesús dijo “conoceréis la verdad y la verdad os hará libres”. Y no podrá ser libre hasta que nos conozca la verdad. Si nosotros vemos nuestro pasaje encontramos la siguiente declaración: 20 Pero eso no es lo que ustedes aprendieron acerca de Cristo. 21 Ya que han oído sobre Jesús y han conocido la verdad que procede de él. Pablo despliega un proceso completo de educación moral cristiana. Utiliza tres expresiones  paralelas que se centran sobre tres verbos, todos en el tiempo aoristo, que significan “aprender, “oír” y “ser enseñados”, con una referencia final a “la verdad que está en Jesús”. El primero es emathete, el segundo es ekousate, y el tercero es edidachthete. Estas expresiones son notables. Evocan la imagen de una escuela y se refieren a la instrucción personalizada que Pablo da por sentado o más bien sabe que han tenido. De acuerdo con la primera, Cristo es la sustancia de la enseñanza cristiana. Pero ¿qué clase  de Cristo aprenden? No solo el Verbo hecho carne, la implicación del contexto  es que debemos también predicar el señorío, su reino, su gobierno de justicia que el introdujo  y todas las demandas morales de la nueva vida. En segundo lugar Cristo es la esencia  de la enseñanza.  Pablo da por sentado que a través de la voz de sus maestros cristianos , ellos han escuchado  realmente la voz de Cristo. Por lo tanto, cuando se da buena enseñanza moral, bíblica, puede decirse que Cristo está enseñando acerca de Cristo. En tercer lugar Cristo es el contexto de la enseñanza. Dice el texto que han sido enseñados por él. Es decir Jesucristo además de ser el maestro, y la enseñanza, también era el contexto, hasta la atmósfera en la que se impartía la enseñanza. Cuando Jesús es a la vez sujeto, el objeto  y el medio ambiente de la instrucción moral que se imparte, podemos estar confiados que es auténticamente cristiana.  La sustancia nos lleva conocer, la esencia nos lleva a crecer, y el contexto nos lleva a experimentar a Cristo. Todos son unidos. En otras palabras Los efesios no solamente habían recibido un cuerpo de doctrina, a saber, acerca de Cristo y no solamente habían observado en la vida de los que la habían traído lo que esta doctrina era capaz de realizar, sino además, ellos mismos por un acto de fe impartida por el Espíritu habían recibido a este Cristo en sus corazones. Con gozo habían recibido el  bautismo. Y por medio de una constante participación de las disciplinas espirituales  y  de la  gracia de Dios, por medio de la oración y respuesta a ella, por medio de un diario vivir conforme a los principios de la verdad del evangelio, habían aprendido a Cristo, sí, a Cristo mismo en su misma persona. ¿Pero cuál es exactamente esa verdad que está en Jesús? Si la oscuridad pagana lleva a una impureza desenfrenada, ¿cuál es la verdad que libera a los cristianos  y los guía a la rectitud? Los próximos  versículos  (22-24) dan la respuesta. “Aprender a Cristo” es aprehender la nueva creación que él ha hecho posible, y la vida enteramente nueva que resulta de ella. Es nada menos  que dejar de lado nuestra vieja humanidad como un ropaje sucio y ponernos un ropaje limpio, la nueva humanidad recreada a imagen de Dios. Quiero que me preste atención el secreto para un verdadero cambio no es un píldora, no es una terapia, no es una filosofía, no es un proceso de pensamiento positivo, no es un libro o un seminario. La prueba de un verdadero cambio está centralizada en la verdad de Dios. Tiene que conocer y enfrentar la verdad. Tiene que conocer la verdad y enfrentarla sobre usted antes de cambiar, tiene que conocer y enfrentar la verdad  sobre sus relaciona antes que cambie, tiene que conocer y enfrentar la verdad acerca de su pasado antes que cambie, tiene que conocer y enfrentar la verdad acerca de Dios antes de cambiar, tiene que conocer y enfrentar la verdad acerca de sus hábitos, sus heridas, sus herencias antes de cambiar. Tiene que conocer y enfrentar la verdad acerca de su potencial, los otros, sus parientes antes de cambiar. Nada puede cambiar sino enfrenta y conoce la verdad, si lo obvia está construyendo sobre la arena. ¿Por qué es tan importante conocer la verdad en cualquier cambio que quiera hacer en mi vida? Porque detrás de cada defectos o decepción existe un mentira y una creencia. Por ejemplo usted puede decir: “Necesito tener esta casa” ¿De veras? ¿Ya se preguntó si es cierto eso? ¿Cómo puede probar que eso es verdad? Nos mentimos grandemente, el más grande mentiroso en su vida es usted con usted. Ahora bien Jesús dijo que “la verdad nos haría libres, pero antes de eso la verdad nos hace miserables” Y lo hace miserable a medida que uno niega las situaciones. Pero cuando usted es honesto con la verdad acerca de usted y de todo lo demás en la vida entonces comenzamos a ser libres. Así que puede confiar en su verdad y la su verdad es la Biblia. La Biblia es buena para cuatro cosas. Ella misma nos dice para que nos fue dada.  Veamos lo que dice 2 Timoteo 3:16: 16 Toda la Escritura es inspirada por Dios y es útil para enseñarnos lo que es verdad y para hacernos ver lo que está mal en nuestra vida. Nos corrige cuando estamos equivocados y nos enseña a hacer lo correcto.

La biblia nos dice en este pasaje que la verdad se nos ha dado para 4 cosas. Es como una senda que caminamos. Note como es el progreso de esa senda. Nos enseña como entrar en la senda, nos muestra como nos salimos de la senda, nos muestra como volver a la senda y finalmente nos muestra como mantenernos en la senda.

 Y la palabras claves son: enseñarnos la verdad (enseñar), lo que está lejos de la verdad (redargüir), que está en contra la verdad (corregir), lo que nos sostiene en la verdad (instruir). Así que debemos conocer la verdad para poder cambiar nuestros defectos.

B.      La segunda cosa tiene que ver con mi AUTENTICIDAD

Es decir el cambio requiere auténticas decisiones. Es decir buenas decisiones. No tiene que ver con querer cambiar, desear cambiar, ni siquiera soñar con cambiar, no son intenciones, sino con decisiones. Los sueños son inútiles a menos que despierte y comience a poner un poco de acción a lo que sueña. No va a cambiar hasta que usted no escoja cambiar. No va a suceder si no lo intencionamos. ¿Cómo será usted en seis meses? ¿Se puede describir sobre qué cambios habrá en su vida? ¿Va a ser más desarrollado intelectualmente, más seguro emocionalmente, más listo en cuanto a sus relaciones? ¡No! ¡A menos que tome una decisión hoy! No va a ser más saludable por accidente y en ninguna categoría de su vida. Muchas veces esperamos a que Dios nos cambie, pero en realidad no debemos esperar que nos cambie ya que el está esperando que yo cambie.

 Lo que se había enseñado a los efesios “en Cristo” era nada menos que la necesidad de un cambio radical en su perspectiva mental y forma de vida, un giro de 180 grados. Su anterior forma de vida (2:2, 3; 4:17–19; 5:8, 14; cf. Col. 1:21; 2:13; 3:7) debía cesar. La orden acerca de la norma que, desde el instante de entrar en vital contacto con Cristo, había de controlar su ser entero en todas sus manifestaciones, y confrontarles cada día y cada hora, era precisa y cortante: “despojaos del viejo hombre”, vale decir, “la antigua naturaleza, todo aquello que es ajeno a la gracia” (Col. 3:9; cf. Ro. 6:6), y “vestíos del nuevo hombre”, es decir, “la nueva naturaleza, lo que habéis logrado ser, habéis de ser, y podéis llegar a ser solamente mediante la gracia” (Col. 3:10; cf. Gá. 3:27). Un dato curioso es que estos aoristos “despojar” y “vestir” no indican que las acciones a las cuales se refieren son hechas de una vez para siempre, en este o aquel instante de la vida de los lectores. Ellos sencillamente resumen. Dan un vistazo general. No indican absolutamente nada con respecto a si este despojarse del hombre viejo y vestirse del nuevo tienen lugar en un instante o cubre una vida entera. ¡El aoristo de Juan. 2:20 se refiere a una actividad que ya había durado cuarenta y seis años! Aquí en Ef. 4:22–24 es la naturaleza de las acciones indicadas y el contexto en el que el aoristo ocurre—el hecho de que se hallan unidos mediante el infinitivo presente que se refiere al proceso continuo de renovación mental—lo que establece el carácter vitalicio de la acción de despojar y vestir. Otro dato importante es los términos usados en 23 para renovaos la frase griega “neos” y para hombre nuevo se usa kainos que también es nuevo. Hay varios eruditos que dicen que la diferencia en las palabras kainos and neos es que kainos es algo nuevo en clase en contraste con algo previamente existente y que está tomando el lugar de eso previo que existe. En ese sentido kainos mira hacia atrás mientras que el sinónimo neos mira hacia adelante. Kainos es equivalente a “no tenerlo todavía” o no habiendo sido en cambio neos es “hace tiempo ha sido”.” (http://stempublishing.com/magazines/SQ/NEW2ASPC.html)

Esto significa que renovarse en el espíritu se refiere a la cantidad de vida espiritual mientras que el nuevo hombre conlleva una cantidad en relación al antiguo hombre. Se invierte más tiempo en renovarse que en ser un nuevo hombre.

¿Por qué no hacemos estas decisiones? Bueno porque en cada cambio hay una pérdida y en cada pérdida es acompañada por un dolor. En cuanto a la vieja manera de vivir debemos entender esto: Nuestros padres nos aportan 23 000 cromosomas y porque nuestros padres son imperfectos le han heredado algunos cromosomas defectuosos. ¿Sabía usted eso? Y a medida que va envejeciendo se va dando cuenta de lo que sus padres le pasaron. Y debido que heredamos de Adán los cromosomas espirituales todos tenemos ciertas tendencias a hacer lo que se supone que no debemos hacer. Esa es la tendencia,, nadie me va a decir que hacer a mí, soy mi propio jefe. Entienda esto la genética puede explicar mis inclinaciones  pero no me excusan de mis pecados. Solo porque tengo la inclinación a algo no necesariamente debo hacerlo y no necesariamente es bueno. Por ejemplo puedo nacer con la inclinación a ser furioso, algunas personas lo son. Hay personas que pueden estar predispuestas a ser enojadas, pero eso no me excusa de andar abusando de todo el mundo. Solo porque tengo una tendencia o deseo o afinidad, o predisposición no  me excusa de mis pecados.  Pero una vez que viene a Cristo usted tiene un poder que le puede ayudar en esa lucha. Usted tiene una parte y Dios tiene una parte. Por ejemplo en la vida física hay cosas que usted es responsable pero en otras no.  Usted debe comer bien, ejercitarse, de eso es responsable, pero no es responsable de cuanto puede crecer o de su altura, o de su forma del cuerpo. Veamos lo que dice Filipenses  2:12-13: 12 Queridos amigos, siempre siguieron mis instrucciones cuando estaba con ustedes; y ahora que estoy lejos, es aún más importante que lo hagan. Esfuércense por demostrar los resultados de su salvación obedeciendo a Dios con profunda reverencia y temor. 13 Pues Dios trabaja en ustedes y les da el deseo y el poder para que hagan lo que a él le agrada. (NTV). El  texto dice “ocupaos” o trabajen en su salvación lo que hace un trabajo externo y también dice que Dios trabaja en ustedes, y ese es el trabajo interno. Una parte yo  y otra parte Dios. Note que dice trabajen en su salvación, y no trabajenpor su salvación. No puede ganar su salvación es un regalo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: