El espíritu de Jezabel y el espíritu de Elías II parte


Lo segundo que descubrí es que el drama continúa… La guerra entre Elías y Jezabel continúa y ha estado en los eventos más importantes en la historia del hombre. Recuerde qué las Escrituras hablan refiriéndose a Juan el Bautista como el que “debía venir antes del Señor con el espíritu y el poder de Elías” (Lucas 1:17). Jesús dijo de Juan Bautista, “… él mismo es Elías, que debía venir” (Mateo 11:14, 17:11-13). Juan incluso tenía la apariencia de Elías. Como Elías, Juan proclamó la necesidad de arrepentirse del pecado que veía. Específicamente la vida adultera del Rey Herodes y su esposa Herodías. Cuando Juan los confrontó Herodías lo encarceló (Marcos 6:17-19) ¿Quién estaba manipulando a Herodías y controlándole? De la misma manera como el espíritu de Elías ministraba a través de Juan, Jezabel tenía influencia en el mundo a través de Herodías. Y así como Jezabel actuó contra Elías, Herodías actuó contra Juan. El miedo y el desaliento cubrieron la vida de este poderoso siervo de Dios, quien había visto descender al Espíritu Santo como una paloma sobre Jesús y quien escuchó la voz audible del Padre al referirse a su Amado Hijo. El único hombre que en vida ha tenido contacto directo con la Trinidad, ahora duda de su visión. Por fin se presentó la oportunidad…Herodes dio un banquete ” (Marcos 6:21 NVI).
“Oportunidad” es una palabra perfecta para describir el momentum de este evento. Dado que esta era una guerra entre el espíritu de Elías y el de Jezabel, Herodías hizo que su hija danzara frente a Herodes, excitándole a tal punto que éste le prometió lo que ella quisiese. Y ella a petición de su madre demandó la cabeza de Juan el Bautista. ¿Por qué una degollación? Mediante la boca de Juan vino la palabra de Dios y esta era la mayor amenaza a este espíritu. Cortar la cabeza de Juan era silenciar su boca y eliminar su autoridad. De esta manera la confrontación eterna entre estos dos espíritus se detendría al menos temporalmente.
Lo tercero que descubrí es que Elías viene! Hace dos mil años, Jesús dijo que el ministerio de Elías no ha culminado, El prometió que “Sin duda Elías viene, y restaurará todas las cosas…” (Mateo 17:11). El profeta Malaquías también escribió, “Estoy por enviarles al profeta Elías antes que llegue el día del Señor, día grande y terrible” (Mal 4:5). El espíritu o la influencia de Elías de acuerdo a las escrituras harán que la humanidad fije su mirada ante el gran día del Señor. Su propósito es que todas las cosas sean restauradas. A pesar que el Señor ha usado el espíritu de Elías, mediante el Espíritu Santo, para darle la unción a Eliseo y luego a Juan el Bautista, el Señor está levantando una comunidad de profetas, hombres y mujeres llenos del Espíritu para preparar el camino del retorno de Cristo. Pero debemos tener en cuenta que Elías viene antes que Jesús pero también viene Jezabel.

O es que acaso ¿no nota que en nuestra tierra abunda la idolatría y la hechicería? ¿No ha escuchado su voz que rechaza la autoridad de Dios y exalta la rebelión con el feminismo? ¿No se ha dado cuenta que ha inducido a que se comentan “inmoralidades sexuales” aun entre los “siervos de Dios”? (Apocalipsis 2:20) Ver la manifestación tan evidente de Jezabel nos confirma que el espíritu de Elías también está entre nosotros para conducir al arrepentimiento y preparar a que la gente se vuelva al Señor. En el Antiguo Testamento vemos cómo Dios destruyó a Jezabel. Jehú, el recién coronado rey de Israel fue enviado por la Palabra del señor a través Eliseo, sucesor de Elías, para que se cumpla el juicio de Dios. Jehú y sus hombres llegaron con mucho furor ante Jezabel y se aceraron a él los reyes de Juda y de Isarel y le preguntaron, “Jehú, ¿vienes en son de paz?
¿Cómo puede haber paz mientras haya tantas idolatrías y hechicerías de tu madre Jezabel? replicó Jehú.(2 Reyes 9:21-22) Jehú mató a los dos reyes e inmediatamente se enfrentó a Jezabel. La palabra nos dice que cuando ella lo vio, ella se pintó los ojos y adornó su cabeza, y se situó en la ventana superior y le dijo: ‘¿Cómo estás, Zimri, asesino de tu señor?’ El entonces levantó su faz hacia la ventana y le gritó: “¿Quién está de mi parte? ¿Quién?” Y dos o tres eunucos bajaron la vista mirándolo. Entonces les dijo: “¡Arrójenla de allí! Así lo hicieron, y su sangre salpicó la pared y a los caballos que la pisotearon.” (2 Reyes 9:30-33 NVI). Había algo en el espíritu de Jehú que hoy en día necesitamos en nuestra guerra contra Jezabel. Jehú no tuvo misericordia, no permitió ninguna clase de simpatía o compromiso con este espíritu demoníaco. Jehú la puso bajo sus pies. Y en la medida en que ella se desangraba y estaba próxima a su muerte, los caballos de Jehú la pisotearon. Si bien es cierto que nuestro llamado no es a hacer demostraciones físicas, como lo hizo Jehú, no debemos ser tolerantes ante este espíritu! No debemos estar en paz, ni irnos a lamentar a la sombra de ningún árbol hasta que la influencia de este espíritu sea degollado. Debemos dejar de estar en la comodidad ¡mientras sus hechicerías y brujerías están influyendo a tantos en nuestra tierra. Debemos rechazar de declarar una paz falsa basada en respeto y en el miedo, especialmente cuando el Espíritu de Dios nos está llamando a la ¡”Guerra”! Es significante que los eunucos la derribaron. Algunos de los que me leen han sido eunucos, esclavos de los espíritus malignos. Pero hoy Dios les está dando el privilegio de participar en el jucio eterno contra Jezabel. Derríbenlo. Póngase en la fila de Dios y deje que el juicio de Dios venga! Recuerde, este espíritu maligno desea silenciar su autoridad espiritual callando su voz. Y en la medida que se libras de sus seducciones, debe aprender a hablar en contra de las influencias de Jezabel. Use el nombre de Jesús para ordenar a este espíritu a alejarse de sus hijos, familia, iglesia y de su alma. No dejes que te degolle, abra su boca y ore en su contra. Hagamos esta oración: Espíritu de Jezabel, con la autoridad que Cristo nos ha dado a sus siervos, liberamos tus cautivos. Ponemos en libertad a tus esclavos. Ordenamos a los eunucos que echen abajo tus foralezas Jezabel. Derribamos tus malignas fantasías e ideas de las mentes cautivas- En el poder del Nombre de Jesús, liberamos las almas de las ataduras y declaramos Guerra Santa contra Jezabel Amen.

Anuncios

Publicado por

enrique60

Actualmente trabajo en la Escuela Panamericana, soy salvadoreño 55 años y soy pastor de la iglesia Comunidad Bíblica

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s