Serie Dios sufre de insomnio: La depresión de sus hijos II parte


El segundo consejo es no se compare con otros

El segundo error que cometió Elías es aparente en su segunda declaración: «Ya he aguantado demasiado, Señor. Toma mi vida, porque no soy mejor que mis padres». El segundo error que causa la depresión es que empezamos a compararnos con otros. Gran parte de nosotros caemos en la trampa de pensar así: «Si pudiera ser como fulano o fulana de tal, sería feliz». Cuando usted empieza a compararse con otros, se está buscando problemas. La Biblia dice que esto no es sabio y aun puede ser dañino (2 Corintios 10:2). No se compare con nadie más, porque todos somos únicos. Solo hay una persona que puede ser, usted mismo. Si siempre está imitando a otros y actuando como ellos, se va a deprimir. La única persona que puede protagonizar es usted mismo. Eso es todo lo que Dios desea. Es todo lo que espera. Cuando empezamos a compararnos con otros, caemos en una trampa: tendemos a comparar nuestras debilidades con las habilidades de otros, olvidando que las áreas débiles de esas personas pueden ser aquellas en las que nosotros somos fuertes. También tratamos de motivarnos nosotros mismos por medio de la crítica y la condenación. Lo hacemos aplicándonos el «debería»: «Yo debería ser como aquella persona. Yo debería actuar mejor que él o ella. Yo debería lograrlo. Yo debería dejarlo», ¡como si los látigos verbales nos fueran a motivar! Hostigar a otros no da resultados, de igual modo, la autocrítica tampoco funciona. Una mujer cristiana después de una charla en una conferencia cristiana,  hizo una declaración muy profunda, ella dijo: «No leemos la Biblia para cambiar la opinión de Dios con respecto a nosotros, sino para cambiar la nuestra con respecto a él». Si pienso que necesito leer la Biblia para caerle mejor a Dios, entonces la lectura de la palabra se convierte en algo que me fue forzado a hacer, y usualmente nos resistimos a las cosas que no nos sentimos obligados a hacer. Cuando alguien me empuja, mi tendencia es devolver el empujón. Mas cuando me doy cuenta de que he leído la Biblia, no para cambiar la opinión de Dios con respecto a mi persona sino para cambiar mi opinión acerca de él, entendiendo cómo es él ahora, cuan amoroso y misericordioso es, entonces quiero leer la Palabra. Otra trampa en que caemos es que cuando experimentamos depresión nos pegamos una etiqueta. En lugar de decir: «Cometí un error», decimos: «Soy un fracaso total». En vez de afirmar: «Ay, me tropecé», decimos: «¡Qué bruto soy!» En lugar de declarar: «Comí demasiado», afirmamos: «Soy un puerco». Cuando nos ponemos etiquetas, agravamos el problema y empeoramos las cosas.

Tercero no tome culpa falsa

El tercer error que cometió Elías fue culparse de todos los hechos negativos que no tuvieron que ver con él. Elías dijo: «Me consume mi amor por ti, Señor Dios Todopoderoso… Los israelitas han rechazado tu pacto, han derribado tus altares, y a tus profetas los han matado a filo de espada» (v. 10). En esencia, lo que dijo fue: «He trabajado por tres años y ellos todavía no se han acercado a ti. Lo he intentado en serio, pero ellos siguen viviendo de la misma manera que antes». En su depresión, Elías se culpó a sí mismo del fracaso de la nación. Lo tomó personalmente. El tercer error que causa la depresión es adjudicarse culpa falsa. Cuando se hace esto siempre se cae en la depresión. Asumir una responsabilidad que Dios nunca tuvo como intención para nosotros se convierte en una carga demasiado pesada. Si uno tiene el hábito de ayudar a los demás, tarde o temprano, se da cuenta de que no todos reaccionan de la manera que uno quisiera, sean hijos o amistades, el cónyuge o las personas con las que trabaja. Las personas reaccionan de diversas maneras. Uno no puede asumir responsabilidad por sus reacciones. Dios nos dio a cada uno libre albedrío. Cuando usted asume la responsabilidad de las decisiones de otros, toma una carga que le traerá depresión. Uno puede influenciar a otros, pero no controlarlos. La decisión final es de ellos. No se deprima por algo que está fuera de su control.

Anuncios

Publicado por

enrique60

Actualmente trabajo en la Escuela Panamericana, soy salvadoreño 55 años y soy pastor de la iglesia Comunidad Bíblica

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s