Creyentes cautivos: Libertad de la opresión


En el libro de Jueces he encontrado varias raíces de una adicción o repetición de una conducta. El libro de los jueces establece ese patrón de un ciclo de ataduras que no se rompía totalmente. El pasaje de Jueces 6 nos habla de una forma particular en que nuevamente el pueblo de Israel volvía y caía en la misma cosa. ¿Qué son los principios de una adicción o atadura? Muéstrame Señor libertad en este estudio por favor. ¿Cómo rompemos esa adicción?

1.      Primer principio: la realidad de la adicción

Dice Jueces 6:1: “Los hijos de Israel hicieron lo malo ante los ojos de Jehová; y Jehová los entregó en mano de Madián por siete años”. ¿Qué revela este pasaje con relación a la opresión? Dice “Los hijos de Israel”. “Ben Yishrael”. Esto revela la condición o materia prima donde se puede desarrollar una opresión que me someta. Primero implica que la realidad es colectiva. Es decir no es algún hijo de Israel sino que la implicación es “todos” los hijos de Israel. El que sea colectivo nos muestra que hay situaciones colectivas que son más propensas a una manifestación de la opresión y de las ataduras. ¿Cómo se desarrolla en toda una nación una actitud tan mala que los lleva a la destrucción?  Por otro lado son hijos de Israel. En segundo lugar es contradictoria.  Esto habla de una contradicción en términos de identidad. El término Israel es “el que pelea con Dios  o el príncipe de Dios”. ¿Cómo se puede ser príncipe y ser esclavo a la vez? ¿Cómo hace el enemigo para someter mi autoridad de príncipe y convertirme en un simple esclavo sin poder?

Luego el texto dice “hicieron lo malo” “asah rah”. Este verbo imperfecto implica un estilo de vida y por otro lado la palabra “rah” implica lo maligno, lo no placentero y se puede usar como “lo peor”. ¿Cuál será la implicación de esta frase? Así que esta frase en tercer lugar  nos habla de la carnalidad del pueblo. La implicación es que toda atadura proviene de nuestro pecado y carnalidad.  Hoy hay proponentes cuya  tesis es que los cristianos y los no cristianos a menudo requieren un “encuentro de liberación” para echar fuera demonios residentes que nos esclavizan al deseo sexual, la ira, la bajo autoestima, el abuso de substancias, la fascinación con lo oculto, la incredulidad, y otras formas de impiedad. El modo de este ministerio, sugiere una forma particular de actividad pastoral: echar fuera demonios. Es parte de una teología práctica de la gente (una manera de enfrentar los problemas de la vida) que ha encontrado una expresión variada tanto en el ministerio pastoral como en los métodos de crecimiento personal. El evangelismo de liberación , por ejemplo, busca el echar fuera demonios de la gente y de los lugares para que los individuos y los grupos puedan venir a Cristo quienes de otra manera no podrían venir. La forma de lograr una vida santa por medio de la liberación es  buscar romper las fortalezas demoníacas edificadas dentro del cristiano; “cuando el demonio se va, el cristiano crece.” La santificación en el ministerio de liberación  puede ser hecha a otros como parte del discipulado – consejería. Y los cristianos pueden aplicar esto a sí mismos después de habérseles enseñado los métodos de auto liberación continua. En resumen, la guerra espiritual de liberación mira la lucha de los cristianos como una batalla en contra de demonios invasores, ya sea para repelerlos a la entrada o echarlos fuera después de que han establecido su residencia. Esto obviamente está basado en la presuposición principal de que dentro del corazón humano residen demonios de pecado. De acuerdo con los defensores del ministerio de liberación, la gente padece una demonización moral. Por ejemplo, los demonios residentes de la ira, lujuria, terror, orgullo, rebelión y acusación, refuerzan (y en cierta manera, controlan) la ira, la inmoralidad, el temor, el egoísmo, la obstinación, y la auto recriminación de la persona. Los demonios establecen su residencia y, en un grado mayor o menor, toman el control de las funciones del corazón. Como invasores del alma, ejercen el poder de un gobierno tras bambalinas. En el pensamiento de la teología de “liberación espiritual” sugerir  que alguien tiene un problema “espiritual” es sugerir que puede tener un problema con un “espíritu”: espíritus inmundos que ciegan el entendimiento, esclavizan la voluntad, y explican porque un cristiano bien intencionado parece ser incapaz de cambiar. Tal “demonización” o “influencia” no es vista como un control global (como la “posesión”) sino como un puñado de habitantes extraños dentro de la personalidad humana. Podríamos usar la metáfora de la personalidad humana como el disco duro de una computadora con demonios que actúan como los virus de computadoras. Estos virus pueden escribir encima y corromper sectores del disco duro, ejecutando sus propias ordenes dentro de esos sectores. Tales demonios deben ser removidos; el ministerio de liberación  es el programa de protección viral. Los proponentes dicen que los demonios obtienen su acceso (un lugar) de maneras diversas. Una es a través de nuestros propios pecados. Tales pecados habituales como la inmoralidad, la ira y falta de perdón, la adicción a las drogas, alcohol, o comida puede dar a los demonios un lugar donde pararse, el cual pueden ellos solidificar para formar una fortaleza. O las prácticas ocultistas y los objetos de culto pueden atraer demonios. Las emociones fuertes en la niñez, tales como los temores y la ira, pueden llegar a ocasionar la demonización. También los pecados de los antepasados (por ejemplo, el ocultismo o la inmoralidad) pueden atacar a la generación presente con demonios heredados. O el pecado directo de otros en nuestra contra, tal como el abuso físico, sexual, ritual satánico o emocional puede proveer una puerta de entrada para los espíritus inmundos. Tales espíritus pueden causar que nosotros repitamos los mismos pecados, que estemos humillados en culpa y baja autoestima, que vivamos esclavizados a la amargura, temor, escapismo, o causar varias aflicciones físicas. El drama de la vida humana es vista como un drama espiritual”: Infiltradores e invasores circundan a nuestro alrededor, buscando lugares para penetrar las defensas de la personalidad humana. Este es el diagnóstico para el cual, el  ministerio de liberación  es el tratamiento. Sin embargo en nuestro texto vemos que la consecuencia de su esclavitud estriba en que los israelitas ellos decidieron hacer lo malo. Eso significa que las conductas recurrentes están en la decisión personal y en el pecado personal.  Es obvio que el enemigo toma ventaja y actúa con más libertad, pero nosotros no somos víctimas inocentes que se nos transfiere un espíritu maligno que nos hace pecar involuntariamente. Es posible que en este contexto de Jueces 6 “lo malo” se refiera a una condición de idolatría y pérdida de la identidad de Israel como un pueblo monoteísta. La cuarta cualidad de la realidad es cínica. La frase dice: “ante los ojos de Jehová”. La expresión para “ojos” es “ayin” esa expresión denota la misma cara o rostro de Dios. Esta expresión es metafórica para enfatizar el descaro de una acción. En nuestro caminar se oyen las expresiones “lo hizo en su propia cara”, como diciendo que no se ocultó sino que fue descarado al hacerle algo a esa persona. Lo mismo tiene que ver esta expresión. Es decir el pecado de Israel era descarado y público, no les importaba hacerlo en la misma “cara de Dios”. Habían perdido todo tipo de temor y respeto por la persona del único existente (eso significa Yahweh). Son un pueblo cara dura. Una quinta cualidad de esa realidad es el curso de la realidad. Note que dice “y Jehová los entregó”, podemos ver el curso o proceso que tomo esta realidad en Israel. La expresión “entregó” es muy interesante. Es la palabra  hebrea “Nathan”. Esta expresión habla de intercambio, de devoción, de entregar completamente, y por estar en tiempo imperfecto es contínuo. Ahora hay que notar bien que la causa o curso de la esclavitud es Dios. ¿Cómo uno hace una liberación de algo que viene de Dios? La mayoría de personas no se percatan que hay cosas que suceden en nuestras vidas porque la mano de Dios está inmiscuía y que tienen que ver con nuestros pecados y decisiones carnales. Una sexta cualidad de esta realidad está en la expresión “en mano de Madián”. Esto habla de las circunstancias de la realidad. Madián no es el centro de la esclavitud es el instrumento, el centro es la disciplina de Dios. Muchas personas pensarían en liberar a Israel de Madián, pero Madián no es el problema ese es el instrumento para hacernos conciencia de cuál es la realidad del problema que tenemos. El problema de  la atadura de Israel no era Madián que podía ser la manifestación visible de un problema, sino la desobediencia y alejamiento interno de Israel.  Finalmente la frase “por siete años”, nos habla en séptimo lugar de las condiciones  de la realidad. ¿Por qué escoge 7 años Dios? Lo desconozco, lo que si se es que Dios tiene tiempos para ajustar cuentas y solo él sabe cuánto será. Esto nos habla de la soberanía de Dios  en un problema recurrente.

Así que una primera descripción de este problema es su realidad. Esa realidad tiene a lo menos  7 pilares fundamentales. Si no somos conscientes de ellos difícilmente podremos ser libres de mi opresión. Esa realidad de la atadura nos enseña colectividad, es decir hay ambientes que promueven un caldo de desobediencia, en segundo lugar esa realidad es contradictoria, lo que implica una lucha espiritual entre los que somos y lo que el enemigo quiere hacer con nosotros. En tercer lugar esa realidad nos motiva a pensar en la carnalidad que poseemos y como esta nos lleva a estado de esclavitud espiritual. En cuarto lugar esa realidad refleja nuestro cinismo, pues pecamos abiertamente ante los ojos de Dios. En quinto lugar esa realidad sigue su curso pues Dios actúa juzgando y permitiendo esa esclavitud. En sexto lugar nos habla de las circunstancias que Dios usa, en este caso el pueblo de Madián. Finalmente nos lleva a las condiciones de esa realidad, fueron siete años hasta que Dios decidió traer libertad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: