Usado y desechado


Al pensar en esta mañana sobre que me gustaría compartir a la iglesia   vino a mi corazón un texto que hace meses  leí y quedó la semilla en mi corazón. Es la historia de la esclava Agar. La historia aparece en el capítulo  21:14-19. De Génesis. Entonces Abraham se levantó muy de mañana, y tomó pan y un odre de agua, y le dio a Agar, poniéndolo sobre su hombro, y le entregó el muchacho y la despidió. Y ella salió y anduvo errante por el desierto de Beerseba. 15 Y le faltó el agua del odre, y echó al muchacho debajo de un arbusto, 16 y se fue y se sentó enfrente, a distancia de un tiro de arco; Porque decía: No veré cuando el muchacho muera. Y cuando ella se sentó enfrente, el muchacho alzó su voz y lloró. Y oyó Dios la voz del muchacho; y el ángel de Dios llamó a Agar desde el cielo, y le dijo: ¿Qué tienes, Agar? No temas; porque Dios ha oído la voz del muchacho en donde está. 18  Levántate, alza al muchacho, y sostenlo con tu mano, porque yo haré de él una gran nación. 19  Entonces Dios le abrió los ojos, y vio una fuente de agua; y fue y llenó el odre de agua, y dio de beber al muchacho.

Aquí vemos una mujer que se había convertido en una madre, esta mujer es Agar, era una egipcia, ella aparece en el desierto de Beerseba y el padre de este niño era Abraham, quien se levanta muy de mañana y la saca de su casa, Agar era concubina de Abraham, una mujer de rango inferior, una esclava ella no tenía la posición social de Sara y los hijos de las concubinas, aunque plenamente reconocidos, no tenían el mismo derecho a la herencia que los hijos de la esposa principal. Agar del hebreo Hâgâr, “huida [fuga]” o “forastera. Era una sierva egipcia de Abrahán, adquirida durante su estadía en Egipto (Génesis 16:1). Por insistencia de Sara, Abrahán tomó a Agar como esposa secundaria de acuerdo con las costumbres de la época, después de haber estado en Canaán unos 10 años. Entonces tenía 84 años de edad y no tenía hijos, y mediante este acto esperaba tener un heredero. Cuando Agar supo que estaba embarazada, miró con desprecio a su ama. Por ello Sara trató con dureza a su sierva la que huyó al desierto. Mientras deambulaba entre Cades y Bered, en camino a Egipto, un ángel del Señor se le apareció junto a un pozo y la envió de vuelta a su ama, prometiéndole que su hijo originaría una gran nación. Esta experiencia la condujo a llamar al pozo: Pozo del Viviente-que-me-ve. Obedeció la indicación del ángel, regresó al campamento de Abraham y más tarde dio a luz a un varón, a quien Abrahán llamó Ismael. Algunos años más tarde, Ismael se burlaba del pequeño Isaac, quien le había nacido luego a Sara (Génesis 21:9).  Entonces Sara pidió que Agar e Ismael fueran expulsados del grupo familiar. Abraham no accedió a la demanda, pero recibió indicación divina de que debía hacerlo. Agar y su hijo fueron despedidos. Se perdieron en el desierto de Beerseba y estaban a punto de perecer de sed cuando se les apareció otra vez el ángel del Señor, los dirigió a un pozo y le recordó a Agar su promesa anterior con respecto a Ismael (Génesis 21:9- 19).

Note que a ella la trajeron de Egipto, pero ella no pidió llegar a la casa de Abraham como sirvienta y ellos de común acuerdo, deciden que Abraham tenga un hijo con Agar. Ellos no esperaron en Dios, metieron sus manos para ver cumplida la promesa. Agar de sirvienta se convierte en madre del primer hijo de Abraham, pareciera que a su hijo no le dieron el apellido, era como un hijo de una madre soltera. Luego la sacan de la casa. Es la triste historia de una persona usada y luego desechada. ¿Qué puede hacer Dios con una mujer así? Ella representa a todos aquellos que una vez fueron útiles y luego fueron tirados porque ya no servían para nada. En pocas palabras Agar es una misionera para todas aquellas personas que vienen o proceden de una familia quebrantada o incompleta. Hay a lo menos cuatro cosas que Dios hace con familias quebrantadas.

  1. I.                    LOS CONFLICTOS  de una familia quebrantada (Génesis 21:8-13)

Abraham tiene hijo con la extraña. Eso significa el nombre de Agar. Pero Dios le dice a Abraham que el no va a tener una descendencia con Ismael sino con el hijo que le va a dar Sara. Y ahora Sara tiene un hijo y se plantea la pregunta ¿qué papel juega hoy Ismael? ¿Es hijo de Abraham y hermanastro de Isaac? Si pero ahora no puede vivir en la casa con su papá ni con su hermano. ¿Merece el mismo trato? No, porque Sara se poner celosa. Y le dice a Abraham que eche a Agar y a su hijo. Cuando leí este pasaje me di cuenta que muchos de nosotros en algún momento de nuestra vida hemos sido como Agar. Y aquí se ve el primer conflicto de una familia quebrantada.

  1. A.     Ser usado y luego desechado (8-10)

La palabra a sobresalir es la expresión de Sara que dice: “Echa a esta sierva y su hijo”. En algún momento todos hemos sentido esa extraña sensación cuando te usa y luego  alguna manera no te valoran y te desechan. Un momento en que te dicen ya no me sirves más. Le ha pasado a un hombre que trabajó en una compañía, les ha pasado a los que han pasado por un divorcio doloroso, les ha pasado a las damas que quedaron embarazadas por alguien que le hizo falsas promesas románticas. La usó porque sólo quería sexo y luego la abandono a la vera del camino. Esta es una de las sensaciones más horribles que nos ha tocado vivir. Cuando nos desechan y afectan nuestra identidad, y por consecuencia como un efecto dominó también negativamente imprime algo sobre nuestra dignidad, que baja hasta cero, hasta el subsuelo. Nuestra dignidad se empieza a doler. Nosotros tomamos mucha dignidad de lo que hacemos. Cuando  a un hombre lo despiden de su empleo inmediatamente afecta su identidad  y su dignidad inmediatamente cae por los suelos. Se deprime, y esto alcanza cualquier esfera. Mujeres que se han tenido que forjar solas, hombres que se han sentido solos. Todos hemos pasado por la experiencia de “usado y desechado”

  1. B.      Estar  vulnerable y sin ayuda  (11-13)

La palabra clave aquí es “este dicho pareció grave en gran manera a Abraham”. Podemos ver, que Abraham era más íntimo que Sara. El había tenido relaciones sexuales con su esclava. Estaba unida a ella por un hijo para siempre. Es decir los vínculos entre Agar y Abraham eran indisolubles. Sin embargo Abraham opta por deshacerse de ella. Dice que le parece grave y que sufre, sin embargo el está cosechando las consecuencias de sus decisiones como hombre. Es muy triste pensar que alguien tan cercano a Dios esé causando tanto daño. Sin embargo todo está controlado por Dios. Agar está sola y vulnerable ya que ella es esclava y no es patrona. Agar es un prototipo de los que son lastimados por los cristianos o hijos de Dios. Se supone que tanto Sara como Abraham tenían valores de Dios. Con que facilidad somos dañados por ambientes que supuestamente nos deberían proteger y no hacernos sentir vulnerables y necesitados. Hay muchas familias que más que una bendición nos ha dañado más de lo que esperábamos.  Por otro lado uno de los más vulnerables y sin ayuda aquí es el muchacho. Los niños son los más vulnerables en las familias quebrantadas. Sin embargo Dios está detrás de cada desastre y el nos protege.

  1. C.      Estar abandonados y sin recursos (14)

La palabra clave aquí es “la despidió”. Note lo que dice el texto divino. Génesis 21:14-Entonces Abraham se levantó muy de mañana, y tomó pan y un odre de agua, y le dio a Agar, poniéndolo sobre su hombro, y le entregó el muchacho y la despidió. Y ella salió y anduvo errante por el desierto de Beerseba.

Mire la provisión que le dio Abraham a Agar cuando la echó de su casa y note la provisión que le da: pan y un odre de agua. No va a llegar muy lejos esta mujer con un pan y un poco de agua en medio de la madrugada. El desierto es grande y el recurso pequeño. Su recurso es tan mínimo en comparación de su problema. Y esta mujer tipifica a la gente que hoy en día,  sale a la vida todos los días solamente pensando que tiene para almorzar hoy. Tipifica a las personas que no pueden planificar, que ni siquiera pueden pensar en lo que pasará a fin de mes porque sólo tienen para vivir hoy. Porque todos los lunes salen a pelear la vida y por alguna razón o por otra. Porque te dejaron, te desecharon, porque no logras pegar ese salto, porque la compañía no despega, porque no te aumentan el salario, porque no te salen los papeles, porque tu marido  no te pasa la manutención, no sé cuál es tu crisis pero vives con tan solo un poco de pan y un odre de agua todos los días. Está bien, porque Dios provee diariamente maná, pero eso no te deja planificar, no te deja pensar ni siquiera en unas vacaciones. La persona que vive con un almuerzo diario no puede soñar con algo  más. No está mal que Dios nos de la provisión diaria, insisto. Lo que está mal es que nos sintamos desechados y que solo tenemos para vivir hoy. Es importante entender aquí una cosa que aunque solo tengas un poco de pan y poco de agua, tu futuro es promisorio porque está en las manos de Dios. Es un futuro que ni siquiera sospechas.  Mayor de lo que hemos pensado.

Anuncios

Publicado por

enrique60

Actualmente trabajo en la Escuela Panamericana, soy salvadoreño 55 años y soy pastor de la iglesia Comunidad Bíblica

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s