En las manos del Alfarero: Una filosofía de vida para el siglo XXI


He estado motivado a hablar del quebrantamiento, y de cómo somos vasijas de barro en las manos de Dios. El pasaje clave de este pensamiento está en Jeremías 18:1-10. Pienso que pensar en este pasaje nos habla de una filosofía de vida, que tiene un gran impacto en cualquier parte. Todas las personas que caminan por las calles de San Salvador tienen una filosofía de vida. Cuando uno las para y les pregunta ellos dicen que no lo llamarían así pero dirían que tienen ciertos valores o principios de vida. La filosofía es un rama de la ciencia interesante, me gusta pero no para vivir de ella. Alguien dijo que un filósofo es un ciego en un cuarto oscuro buscando un gato negro que no existe. Toda buena filosofía de vida debe incluir cuatro grandes preguntas, que por cierto Jeremías la plantea fuertemente. La primera pregunta es ¿Quién es Dios? ¿Quién soy yo? ¿Qué es la vida? ¿Qué es el éxito o el fracaso? Estos son hechos exactos y preguntas sabias que si las respondemos correctamente tendremos una vida que perdura y una vida que impacta. Pero por otro lado sino las contestamos correctamente, entonces algo malo ocurrirá en nuestra existencia o propósito de vida. Cuando veo el pasaje de Jeremías me impresiona el hecho de que el contesta estás cuatro grandes interrogantes, debido a que al ver su ministerio no sería evaluado desde la óptica ministerial como un mensaje de éxito. Veo en este pasaje de una del as filosofía más fuerte en la vida. Si llego a entender esta filosofía podré aprender a manejar mis éxitos y mis fracasos. Una filosofía que realmente funciona y que nos puede motivar a seguir adelante. Al tomar cada uno de los elementos que Jeremías muestra notamos que hay ciertas acciones implicadas en cada elemento. Así que el primer elemento que nos ayuda para una vida con propósito o una vida de impacto es

I.                    ¿En manos de quién estamos? : Describiendo al Alfarero

Esto tiene que ver con la figura que dice “casa del alfarero”. Dios es el alfarero. ¿Ahora qué implicaciones tiene esto? Bueno el pasaje dice que Dios es el alfarero, note el versículo 6: ¿No podré yo hacer de vosotros como este alfarero, oh casa de Israel? El mensaje aquí es para las naciones, pero se puede aplicar personalmente. Note tres cosas que habla del “alfarero”.

A.     Estamos en manos de una Persona

Eso significa que detrás de cada cosa en este universo hay una persona. Vivimos en un universo que está dirigido por alguien y no por algo. No somos guiados por los hechos fortuitos, los actos evolutivos, o por una fuerza impersonal. No somos hechos por un accidente o situación accidental o una conjunción de grandes explosiones. Todo este mundo está en manos de un Dios que tiene el control total.

B.      Estamos en manos de un Padre

Es interesante notar que estamos en “las manos”.  Esto habla que como Padre está tocándonos, cuidándonos y no es un Terrateniente que ha dejado sin cuidado sus pertenencias. Su toque paternal se puede mostrar. Las manos en nosotros demuestran su cercanía y huella en cada intento de hacer una vasija valiosa para él y para ser de beneficio a los otros.

C. Estamos en manos de un Planificador

Que interesante saber varias palabras en el texto que recalcan la idea. Primero está la palabra “trabajaba”. Esta expresión en el hebreo es muy interesante. En realidad en el texto original son dos palabras juntas. La expresión es “asah melakah”. La expresión “asah” es un participio en modalidad qal. Esto habla de calidad de acción y de una manera continua. Se puede traducir de variadas formas, pero es importante notar que tiene varias traducciones muy interesantes. Por ejemplo se refiere a hacer, trabajar,  producir. También es usado para describir preparación, para hacer (un ofrecimiento) observar, celebrar. A veces se utiliza para adquirir una  propiedad, también se usa para designar, ordenar, instituir  y  gastar. (http://www.blueletterbible.org/lang/lexicon/lexicon.cfm?Strongs=H6213&t=KJV). Ahora bien la expresión “melakah” se puede traducir como a ocupación,  trabajo, negocio, propiedad y el servicio. Este verbo denota a lo menos dos cosas de Dios como Planificador o Negociante. Primero que su trabajo es constante  dinámico, pero por otro lado calidad. No está produciendo algo que no sea buen negocio conmigo o con otros, sobre todo si somos sus hijos. Por otro lado también habla de cómo Planificador no sólo es un trabajo constante, o un trabajo de calidad sino que es un trabajo capacidad. La raíz de “melakah” viene de “melec” o “malak”. Melec es rey y Malak es mensajero. La combinación de estas dos raíces nos dice que Dios produce realeza en nosotros así como propósito. Así que Dios como Planificador es importante en nuestra vida. Por otro lado como Planificador, notemos que el también es soberano que trabaja con creaturas libres. Más adelante hablaré de la pregunta ¿quién soy yo?  ¿Pero pueden notar ustedes que en el texto dice que la vasija “se echó a perder”? La expresión es shachath, y la traducción es destruir, corromper, venirse abajo, deteriorar. En la modalidad Niphal  se debe traducir en voz media o activa. Así que la traducción sería para ser estropeado, ser estropeado, ser corrompido, ser corrupto, ser perjudicado, ser arruinado, ser podrido. ((http://www.blueletterbible.org/lang/lexicon/lexicon.cfm?Strongs=H6213&t=KJV). Todas estas definiciones nos hablan que la acción del sujeto sale del sujeto y recae en el. El estar en un tiempo perfecto denota más el resultado de la acción que el proceso. En ese sentido el verbo perfecto denota el elemento que arruina la vasija es la misma constitución del barro. Pero Dios no pierde la paciencia, ya que una vez nosotros decidimos estropear el plan de Dios el nos vuelve hacer. El verbo “trabajaba” habla de la constancia de Dios en nuestra vida.  Ahora la frase que me llama la atención es “volvió hacer”. Esta frase me parece muy interesante por las implicaciones gramaticales que tiene. El texto dice: “shuwb asach”. Los dos son verbos pero en diferentes tiempos verbales. El verbo shuwb es un tiempo perfecto en cambio el verbo “asach” es imperfecto. La diferencia está que cuando el alfarero vuelve a intentarlo él está ya sabedor del fruto que va a obtener, ya que el perfecto enfatiza el resultado. En cambió cuando dice que lo hace por el imperfecto el alfarero también ya sabe el proceso que va usar para obtener un nuevo resultado. Ya que el imperfecto enfatiza el proceso. En resumen cuando fallamos o hacemos fallar el plan de Dios, el lo intenta nuevamente y al hacerlo conoce lo que quiere sacar de nosotros y sabe qué proceso va a usar para obtener dicho resultado. Así que el verbo “volvió hacer” habla de la confianza de Dios. Existe una tercera palabra importante que debemos ponerle atención. Es la expresión “según le pareció mejor”. El hebreo usa “ayin yashar” y se debe traducir ir directamente, complacer, ser agradable, tener  razón,  ser franco, ser derecho. .La Palabra Hebrea que se usa en este verso para “según le pareció” nos ayuda a ver la imagen de la decisión soberana de Dios es “yashar”, es un verbo que significa: “derecho, recto o agradable.” .Este verbo tiene un uso tanto físico como ético. De hecho es a menudo usado en descripciones que tienen que ver con justicia. Dios no está haciendo de nosotros vasijas simplemente justas o rectas, pero él está haciendo vasijas que lo complacen o le agradan a él y él se siente muy complacido cuando sus vasijas reflejan su carácter. .De la misma manera como un famoso artista o artesano lo hace, Dios coloca su firma con estilo en nosotros, y su firma es reconocida por todos. Porque tú eres la vasija de Dios, tú eres como la mano de quién te hizo y hasta que tu no reflejes esa mano, el proceso de reconstrucción de tu vida continuará. (http://www.renuevodeplenitud.com/hoy-sere-una-vasija-conforme-su-deseo.html) Es interesante que el verbo “yasar” según el diccionario de Vine también a veces se traduce “disciplinar”. (Diccionario Expositivo de Palabras Del Antiguo Y Nuevo Testamento Exhaustivo, pág. 234). Así que esta frase nos habla de la capacidad de Dios. Su capacidad es extraordinaria para hacer algo con excelencia y de su agrado. Eso incluye belleza, calidad y hermosura en una obra. Un cargador de agua de la India tenía dos grandes vasijas que colgaban a los extremos de un palo y que llevaba encima de los hombros. Una de las vasijas tenía varias grietas, mientras que la otra era perfecta y conservaba toda el agua al final del largo camino a pie, desde el arroyo hasta la casa de su patrón, pero cuando llegaba, la vasija rota solo tenía la mitad del agua.  Durante dos años completos esto fue así diariamente, desde luego la vasija perfecta estaba muy orgullosa de sus logros, pues se sabía perfecta para los fines para los que fue creada. Pero la pobre vasija agrietada estaba muy avergonzada de su propia imperfección y se sentía miserable porque solo podía hacer la mitad de todo lo que se suponía que era su obligación. Después de dos años, la tinaja quebrada le habló al aguador diciéndole: “Estoy avergonzada y me quiero disculpar contigo porque debido a mis grietas sólo puedes entregar la mitad de mi carga y sólo obtienes la mitad del valor que deberías recibir.” El aguador apesadumbrado, le dijo compasivamente: “Cuando regresemos a la casa quiero que notes las bellísimas flores que crecen a lo largo del camino.” Así lo hizo la tinaja. Y en efecto vio muchísimas flores hermosas a lo largo del trayecto, pero de todos modos se sintió apenada porque al final, sólo quedaba dentro de sí la mitad del agua que debía llevar. El aguador le dijo: ¿Te diste cuenta de que las flores sólo crecen en tu lado del camino? Siempre he sabido de tus grietas y quise obtener ventaja de ello, sembré semillas de flores a todo lo largo del camino por donde tú vas y todos los días tú las has regado. Por dos años yo he podido recoger estas flores para decorar la casa de mi patrón. Sin ser exactamente como eres, él no hubiera tenido esa belleza sobre su mesa. Cada uno de nosotros tiene sus propias grietas. “Todos somos vasijas agrietadas, pero debemos saber que siempre existe la posibilidad de aprovechar las grietas para obtener buenos resultados. “En la gran economía de Dios, nada se desperdicia”. Si sabes cuáles son tus grietas, aprovéchalas, y no te avergüences de ellas. Si se lo permitimos Dios utilizará nuestras grietas para decorar la mesa de su Padre.” Porque somos hechura Suya Creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparo de antemano para que anduviésemos en ellas. Efesios 2:10. Debemos recordar el hecho de que no importa que tan lejos o agrietados somos Dios sabe lo que está haciendo. También debemos entender que Dios como planificador también tiene paciencia. Podemos que él puede moldear la vasija, y ver el tremendo potencial, pero al intentarlo se echa a perder. Sin embargo el tiene la suficiente paciencia para empezar una  y otra vez.

Anuncios

Publicado por

enrique60

Actualmente trabajo en la Escuela Panamericana, soy salvadoreño 55 años y soy pastor de la iglesia Comunidad Bíblica

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s