Reflexiones sobre el espíritu religioso IV parte


 La cuarta cosa es FALSIFICACION DOCTRINAL. Note que Juan pasa a hablar de la  manipulación  “…que toleras que esa mujer Jezabel…” (Apocalipsis 2.20) Creo que aquí entramos en terreno complicado, ya que este es más que una simple doctrina, sino más bien un espíritu que ha sido utilizado por Satanás para destrucción de la Iglesia y más aún específicamente la destrucción del liderazgo espiritual y del ministerio profético. Demás está decir que mucho se ha hablado de este espíritu demoníaco sobre los efectos que tiene sobre el liderazgo principalmente, pero también quiero hacer un repaso de sus características. Jezabel está relacionada fuertemente con el liderazgo a través de la manipulación tanto emocional como sexual, rompiendo el esquema del matrimonio que el hombre es cabeza de la mujer (1 Corintios  11.3, Efesios 5.23) poniéndose este espíritu sobre la cabeza a la que debe sujetarse, manipulándolo. Otro aspecto que logra este espíritu es evitar que haya palabra profética en la Iglesia ya que persigue a los profetas (1 Re 19.1-3). También logra que el liderazgo caiga en pecado a través del área sexual o del área religiosa (Apocalipsis 2.20) pues opera a través de un espíritu de seducción. Creo que este tema es bastante profundo como para tratarlo aquí, ya que existen libros muy buenos al respecto como “El espíritu de Jezabel”, donde se da una descripción más detallada de cómo opera este espíritu, además la única forma de confrontación de este espíritu es a través de un Espíritu Apostólico que irrumpa en la Iglesia así como Jehú mató a Jezabel. (2 Re 9.30-37) La advertencia de Dios contra los que caigan seducidos por este espíritu es terrible: “…22He aquí, yo la arrojo en cama, y en gran tribulación a los que con ella adulteran, si no se arrepienten de las obras de ella. 23Y a sus hijos heriré de muerte, y todas las iglesias sabrán que yo soy el que escudriña la mente y el corazón; y os daré a cada uno según vuestras obras…” (Apocalipsis 2.22-23). Un espíritu Jezabélico es algo que no debe ser tolerado siquiera, pues es destrucción segura contra la Iglesia, es división y peleas causadas por unas pocas personas que contaminan a muchos. Creo que acerca de este ítem hay abundante literatura y enseñanza, pues es algo muy profundo que requiere más que simplemente unas pautas para ser libres, sino más bien una ministración del Espíritu Santo directamente.

La quinta cosa es FALLECIMIENTO ECLESIAL  “…que tienes nombre de que vives, y estás muerto.” (Apocalipsis 3.1)  Cada vez nos estamos adentrando más en esta espiral descendente del espíritu de religiosidad, donde este es un punto bastante crítico: cuando solo se tiene el nombre de vivo. El diagnóstico es grave: no he hallado tus obras perfectas delante de Dios. (Apocalispsis 3.2). Hay algo interesante aquí, el único que conocía el estado espiritual de la Iglesia es Cristo, pues él mismo le dice que conoce sus obras y su nombre: nosotros podemos encontrarnos con iglesias que parecen vivas y quizás puedan parecernos llenas del Espíritu Santo, pero solo Cristo es el que da el diagnóstico de muerte, donde la única recomendación es mantener las cosas que están por morir, ni siquiera lograr mejorar lo que está muerto sino que sobrevivir con lo que ya tiene y guardarlo. Es bastante desolador un panorama así: Una Iglesia que ha tenido de todo pero que no lo ha retenido y por tanto ha caído en muerte espiritual. Cristo ilustró a este tipo de personas en Mateo 23, uno de los capítulos más duros contra los religiosos de la época: 27¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! porque sois semejantes a sepulcros blanqueados, que por fuera, a la verdad, se muestran hermosos, más por dentro están llenos de huesos de muertos y de toda inmundicia. 28Así también vosotros por fuera, a la verdad, os mostráis justos a los hombres, pero por dentro estáis llenos de hipocresía e iniquidad.  Mt 23.27-28 En este capítulo existe una descripción bastante más amplia de cómo operan los fariseos de cualquier sistema religioso: 4Porque atan cargas pesadas y difíciles de llevar, y las ponen sobre los hombros de los hombres; pero ellos ni con un dedo quieren moverlas. Esto habla de personas que dan instrucciones y no quieren obedecerlas, tratando de imponer cargas e instrucciones de hombres sobre las personas intentando dominarlas con la culpa. Instrucciones como: No manejes, ni gustes, ni aún toques (Col 2.20-23) donde Pablo habla claramente que tales cosas no tiene valor contra los apetitos de la carne, es decir, no sirven para nada, viven según la ley cumpliendo obras pero son incapaces de vivir en la gracia. 5Antes, hacen todas sus obras para ser vistos por los hombres. Pues ensanchan sus filacterias, y extienden los flecos de sus mantos; 6y aman los primeros asientos en las cenas, y las primeras sillas en las sinagogas, 7y las salutaciones en las plazas, y que los hombres los llamen: Rabí, Rabí. El objetivo principal de los religiosos es poder destacarse delante de los hombres, ser reconocidos por todos. Jesús advierte que los que logran eso ya tienen su recompensa (Mt 6.1-3) 13Mas ¡ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! porque cerráis el reino de los cielos delante de los hombres; pues ni entráis vosotros, ni dejáis entrar a los que están entrando. Como el perro del hortelano, no come ni deja comer, un religioso no dejará que nadie disfrute la libertad que Cristo ofrece, no quiere ser libre de las apariencias que se auto impone y desea que todos sean tan esclavos como él, incluso se enojan y enfurecen con aquellos que tienen más libertad que ellos mismos, viven condenando a aquellos que no son como ellos siendo incapaces de poder disfrutar la libertad de Cristo. 15¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! porque recorréis mar y tierra para hacer un prosélito, y una vez hecho, le hacéis dos veces más hijo del infierno que vosotros. Lo más perverso de todo, es que la religiosidad se reproduce y cada vez va empeorando de una generación a otra: la iniquidad se transmite también por los padres espirituales y también contamina a aquellos que son seguidores de esta doctrina cegándolos a su condenación. Por eso es también tan peligroso estar en una Iglesia religiosa: nos atraemos la misma condenación que tiene esa Iglesia. 23¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! porque diezmáis la menta y el eneldo y el comino, y dejáis lo más importante de la ley: la justicia, la misericordia y la fe. Esto era necesario hacer, sin dejar de hacer aquello.En este caso los religiosos son más preocupados de las cosas sin importancia que son naturales, es decir, la hora a que comienza el servicio religioso, cuantas canciones van a cantarse, que la predicación no dure más de 45 minutos, etc. Son cosas naturales que solo son detalles que establecen cierta utilidad natural, pero que no sirven para que el Espíritu Santo ministre libremente según su gracia. Además no reconocen la importancia del mundo espiritual debido a su ceguera donde todo lo llevan al plano natural como seguir reglas de hombres. Podemos seguir dando detalles de cómo opera esta faceta del espíritu de religiosidad, pero ya se dieron pautas como para poder detectar cierta conducta religiosa y también para detectar este espíritu en aquellos que están operando. Es bastante grave que una persona ande en este nivel del espíritu de religiosidad pero el único camino es el arrepentimiento, y guardar aquello que está por morir, es decir, no estar peor. (Apocalipsis 3.2). Debemos entender a los religiosos como son, no son personas de corazón perverso, sino que en su búsqueda de la verdad se han desviado fijándose más en detalles que en los principios de la vida cristiana y esto mismo ha puesto un velo sobre su rostro de tal forma que no entienden lo que leen en la Palabra y ésta no les es revelada ya que no quieren oír la voz del Espíritu Santo pues prefieren oír su propio razonamiento (Ro 1.21-22). Debemos caminar en humildad ya que también nosotros podemos desviarnos de oír la verdad como los Gálatas (Gal 1.6, 3.1-2) pues es muy fácil razonar la palabra y sacar conclusiones erróneas que no se ajustan al contexto de la palabra. Debemos también darnos cuenta de que existen servidores de Satanás dentro de la Iglesia como Pablo advirtió a los líderes de Mileto en su despedida que entrarán lobos rapaces y hombres perversos (Hechos 20.29-30) al igual que Jesús advirtió que habrían lobos rapaces vestidos de ovejas (Mt 7.15) pero dio las herramientas para reconocerlos: sus frutos, por lo mismo este estudio es tratar de reconocer los frutos de aquello que han caído en un espíritu de religiosidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: