Creyentes Heptágonos


 Estaba pensando en el texto de Proverbios 24: 16 donde dice: “Porque siete veces cae el justo, y vuelve a levantarse. Me preguntaba porque se usa el 7 como medida de caída y levantada. Siete es el número de perfección y de plenitud. La palabra habla mucho acerca del número 7, entre ellas por ejemplo: La bendita promesa que dice que 7 veces cae el justo y vuelve a levantarse; Definitivamente es un numero de plenitud aun en medio de la prueba, tal es el caso de los 3 jóvenes hebreos Sadrac, Mesac y Abed-Nego los cuales fueron sometidos a un horno de fuego (que representa prueba) dicho horno fue calentado 7 veces, mas sin embargo el Señor los libro y cuando salieron del horno, lo hicieron sin ni siquiera olor a humo. El 7 también representa sanidad, como el caso de Naamán quien recibió órdenes de Eliseo de sumergirse en el Jordán 7 veces para que fuera sanado de lepra, aunque por orgullo no quería al final lo hizo y fue sanado.  También dice el texto: Cuando el hombre cayere, no quedará postrado porque Jehová sostiene su mano” Salmo 37: 24 Cuando emprendemos un proyecto nos gusta salir airosos, pero la realidad es que muchas veces podemos fallar, podemos caer en algún problema o quizás perder en la meta que nos hemos propuesto; o en el peor de los casos en alguna tentación. He llegado a la conclusión que existe una diferencia entre una persona fracasada y una victoriosa; la diferencia está en la capacidad que posee de levantarse cuando ha caído. En Proverbios 24:16 dice: “Porque siete veces cae el justo, y vuelve a levantarse”.El número siete es el número de Dios y este verso puede entenderse como una cantidad interminable, o cuantas veces sea necesario. Recordemos que Jesús enseñó que se debía perdonar setenta veces siete, dando a entender, lo que sea necesario. Por lo tanto con esto queremos decir que todas las veces que cae un justo, Dios lo vuelve a levantar. Esto marca la vida de un victorioso, no se queda en el suelo, y esto espera Dios de usted y de mí. Es necesario que entendamos que si estamos en las manos de Dios, el nos sostiene, tenemos total protección, total bendición y total provisión. Posiblemente la furia del enemigo ha sido tal que has caído, pero aunque estés derribado, como dijo el Apóstol Pablo ¡no destruido! 2 Corintios 4:7-9 “Pero tenemos este tesoro en vasos de barro, para que la excelencia del poder sea de Dios, y no de nosotros, que estamos atribulados en todo, mas no angustiados; en apuros, mas no desesperados; perseguidos, mas no desamparados; derribados, mas no destruidos”. Cabe la posibilidad de que en un momento dado nuestra humanidad nos haga una mala jugada y ofendamos a Dios y a nuestro prójimo. Recuerda que tenemos este tesoro en vasos de barro puesto que el poder y la excelencia descienden de Dios a nuestra vida; la gloria siempre ha de ser de Nuestro Señor. Por otro lado, la justicia de los hombres es imperfecta y posiblemente en alguna ocasión has sido acusado; hayas sido juzgado con mentiras. Esa misma injusticia hacia ti te ha hecho sentir tristeza, desanimo, desilusión, decaimiento. Sentimientos de frustración y de abatimiento te atormentan. Dios te dice en su Palabra que El se encargara de hacerte justicia; tu justicia resplandecerá como el medio día. No dejes que esos sentimientos te derroten, el Señor te dice: Isaías 41:11 “He aquí que todos los que se enojan contra ti serán avergonzados y confundidos; serán como nada y perecerán los que contienden contigo”. Por ultimo te recuerdo que nada podrá separarnos del amor de Cristo. En Romanos 8:35,37 nos dice: “¿Quién nos separará del amor de Cristo? ¿Tribulación, o angustia, o persecución, o hambre, o desnudez, o peligro, o espada? Antes en todas las cosas somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó’. El dio su vida por ti y por mi y no debes dejar que nadie te separe de ese tan gran amor, como dijo el Apóstol ‘ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni potestades, ni lo presente, ni lo por venir, ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna cosa creada, nos podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús Señor nuestro”. Romanos 8: 38-39 No permitas que nada te mantenga atado al fracaso. Dios te llama a levantarte porque: “El te sostiene de tu mano derecha”.  Al  ver este pasaje me he dado cuenta de una cosa importante en el  aspecto verbal del texto. En el hebreo la frase “cae” está en un modo qal  imperfecto y la expresión levantarse  está en qal perfecto. ¿Qué implicaciones exegéticas tiene esta connotación?  El qal es una  acción simple y duradera. El imperfecto es una acción sin referencia algo acabado. Mientras que el perfecto es una acción terminada.  Hay varias implicaciones. Primero está la etimológica, caer significa estar postrado o yacer en el suelo. Segundo la gramatical  indica que es una acción real por el modo qal, sin embargo el tiempo imperfecto implica que la caída es un proceso, que se da en un estado continuo. La frase se debería traducir el justo “caía” siete veces. El hecho de que sea imperfecto denota más el proceso de la caída que el estado de la caída. Es decir estar por el suelo es el resultado de un proceso, más que de una eventualidad. Por otro lado la expresión “vuelve a levantarse” es una sola en el hebreo y significa: “volver a tomar fuerza, pararse”. Por ser un verbo en perfecto indica más no el proceso de levantarse sino el estado de haberse levantado. En pocas palabras el significado de estos dos verbos me dicen que caer es un proceso continuo, es más como un hábito,  y que uno no se cae de repente sino que hay todo un proceso que lo lleva a un estado de postración. Lo que nos hace  entender que caer es más lento que el levantarse. Por otro lado nos demuestra que el levantarse es más con una decisión que con un proceso. Aunque es obvio que las consecuencias de caerse las seguiremos manejando, pero también es obvio que el decidir levantarse más que un anhelo o deseo es una decisión. La conclusión a la que podemos llegar, al pensar en este verso es que los seres humanos somos más adictos o habituados (por el proceso del imperfecto) a caer y a estar en el suelo que a levantarnos (por el uso del modo perfecto). También implica que la recuperación de una caída depende de la decisión aunque las consecuencias estén presentes. Esto nos hace reflexionar en la tendencia a estar más postrado que levantado. Es decir el hombre es más vulnerable y débil en el asunto de las caídas y menos fuerte en la decisión de levantarse. Sin embargo el texto se complementa con el número 7. Ya que hay una ecuación equitativa en cuanto al caer y al levantarse. Detrás de cada proceso de caída siempre hay el mismo número de decisiones de levantarme. Así que Dios compensa mi tendencia a fallar. Hay otras cosas curiosas en este texto que me han estado haciendo pensar en lo extraordinario que es Dios y lo mucho que nos conoce. Quiero sistematizar un poquito más el texto. En el texto se pueden ver  cinco  declaraciones de los creyentes “heptágonos”. La primera declaración sobre un creyente heptágono es humanidad. La expresión “porque” es conectiva. Indica razón. Este versículo es el resultado o la razón del vrs. 15.  Allí se le hace una advertencia a las trampas que se le pueden poner a un creyente, de tal manera que sea vulnerable a caer. Dice “no aceches la tienda del justo”. La versión de Lenguaje Actual dice: “no tiendas trampas al hombre honrado”. El texto nos enseña que un hombre justo ha caído porque ha sido vulnerable a la acción de un impío en su vida. No podemos escapar al hecho de que somos vulnerables a tropezar. La segunda declaración de un creyente heptágono es  diversidad. Según el diccionario versátil es sinónimo de diverso: “Que se vuelve o se puede volver fácilmente. Capaz de adaptarse con facilidad y rapidez a diversas funciones. De genio o carácter voluble e inconstante. Y eso demuestra el término 7 somos tan versátiles en cuanto a la forma en que nos caemos. No hay patrón podemos hacerlo muchas veces y de variadas formas. La tercera declaración es debilidad. La expresión caer ya la explique anteriormente. Pero note que el texto no dice que es lo que hace caer a un justo. Solamente refleja el resultado de caer. Esto nos habla de un estado de derrota. Es decir no importa que tipo de pecado sea, si realmente nos ha llevado a la derrota, estamos en serios problemas. Esto nos demuestra que la categorización de los pecados entres peores y menores no existe. Una cuarta declaración que podemos sacar del texto es  dignidad. Me parece curioso que se siga usando el término justo. La expresión aquí para justo es tsad·dēk’ que significa recto o que guarda los estatutos correctos. Me impresiona que Dios lo siga llamando como justo. Es probable que dentro del contexto del pasaje no se esté refiriendo a un pecado en el término concreto de la moralidad. Sin embargo si habla de perder la perspectiva de Dios. Aunque nosotros fracasemos no perdemos el estado de justo ante Dios, porque somos amados y limpiados por los preceptos establecidos por Dios. Seguimos siendo dignos ante Dios.  La quinta declaración es  disponibilidad. Ser disponible es la habilidad de sobreponerse a algo. En el pasaje me gusta que esta disponibilidad debe ser de tres aspectos, primero es una disponibilidad personal, note que el texto dice el justo cae y el debe levantarse. Esto denota que la restauración de alguien o la caída de alguien es personal. Si le podemos dar sugerencias a las personas de cómo salir de un problema, pero siempre quedará a nivel personal la disponibilidad de salir del problema. Es decir el problema es personal. Pero en segundo lugar también es individual. Note que dice “el justo” esto implica que es una persona. El pecado colectivo o comunitario es la suma del pecado individual de sus componentes humanos. Por último esta disponibilidad se muestra en el hecho que cada caída puede tener el mismo número de recuperaciones. Hay un equilibrio debido a que el número siete insinúa que siete veces también puede levantarse. Creo que este pasaje nos da una profunda lección de cómo somos para alejarnos de Dios y la forma en que podemos recuperar nuestra posición ante Dios.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: