Conexión Timoteo: Entendiendo las nuevas generaciones VI


La segunda cosa del criterio es tocante al carácter del maestro. Notemos que Pablo dice: “Pues el propósito de este mandamiento es el amor nacido de corazón limpio, buena conciencia y fe no fingida”. Para Pablo una muestra del carácter del hombre de Dios es el amor. Pero, ¿qué tipo de amor? Hay tres palabras corazón, conciencia y fe. Cada una de ellas tiene un calificativo. El corazón  debe ser limpio, la conciencia debe ser buena y la fe no debe ser fingida. ¿Cómo se evalúa el carácter de un hombre de Dios y verdadero proclamador de la Palabra de Dios? Veamos primero el corazón limpio. ¿Qué es esto?  El griego dice “katharos kardía” El orden es al revés en el original, haciendo un énfasis en “katharos”. El diccionario define “katharos” como sencillo, sin contaminación y sin doblez de espíritu. Es un corazón que no se ha contagiado de nada que le impida acercarse a Dios. Significa “puro” o “limpio”, es una de las grandes palabras griegas. Se encuentra veinticuatro veces en el NT, pero, antes de ser una palabra adoptada por el cristianismo, ya tenía una rica variedad de significados, todos los cuales contribuyen al significado que tiene para nosotros. Por ejemplo con Homero, comenzó significando “físicamente limpio”, en el sentido en que el cuerpo de un hombre o las prendas de vestir están limpios.  Después significa “puro”, en el sentido de libre de mezcla. A menudo se usa respecto del agua clara; algunas veces se aplica a la luz del sol y al viento limpio; es la palabra para el pan “blanco”; se emplea regularmente con respecto al cereal que ha sido aventado, y también se aplica a los metales sin alear y a los sentimientos sencillos. (http://www.freewebs.com/seventhunders/pureza.htm). Cada una de estas ideas contribuye con algo a la formación del pleno significado cristiano de la palabra. Por otro lado  Katharos se usa en el sentido de “libre de deudas”. Un hombre que ha pagado todas sus cuentas e impuestos, y del que nadie tiene que reclamar nada, es katharos. Hacer a  alguien Katharos es descargarlo de alguna deuda o eximirlo de algún gravamen. También Katharos significa “libre de culpa y contaminación”. Se usa respecto de las manos inocentes y de un cuerpo y de un alma moralmente limpia. Otro significado es   “ceremonialmente limpio”, es decir, apto para acercarse a Dios o para el culto de Dios. En este sentido, se utiliza con referencia al altar, al sacrificio, al adorador que ha llevado a cabo correctamente el ritual y a los días en que deben ofrecerse los sacrificios. Katharos describe algo propio del servicio de Dios. Significa “de sangre pura”, “genuino”. Así, se dice de alguien cuya raza es pura y de una sentencia cuya autenticidad no puede ponerse en tela de juicio. Se usa respecto de un documento que ha sido corregido y está “libre de errores. Hay cuatro vocablos griegos a los cuales se asocia katharos muy a menudo: Alethinos, que significa “real”, “genuino”, como opuesto a lo irreal y, podríamos decir, a lo fraudulento; amiges que significa “puro”, “simple”. Esta palabra se usa, por ejemplo, respecto del deleite puro y, también, respecto del rollo que contiene la obra de un solo autor. (c) Akratos, que describe el vino puro, no adulterado con agua. Es puro en el sentido de “neto”, completamente natural. Akeratos, que es la palabra para describir al oro sin mezcla alguna, al cabello que nunca ha sido tonsurado, al prado que no ha sido segado y a una virgen cuya castidad jamás se ha puesto en duda. Por tanto, si todas estas palabras se refieren a lo que es puro, libre de toda mancha y mezcla de mal. (http://www.freewebs.com/seventhunders/pureza.htm)¿Cómo, pues, traduciremos: Maestros de katharoi de corazón? Podríamos pensar de la siguiente manera: Son aquellos cuyos móviles no tienen mezcla alguna, cuyos pensamientos son absolutamente sinceros, aquellos que son completamente ingenuos. ¡Qué llamamiento al autoexamen hay aquí! Cuando examinamos nuestros móviles con honestidad, nos sentimos humillados, porque encontrar un móvil sin mezcla alguna es lo más raro del mundo. Pero el reto es para el maestro  cuyos motivos son tan puros como el agua clara, y cuya ingenuidad le induce a hacer todo como si fuera para Dios. He aquí el modelo por el cual esta palabra, katharos, y esta exhortación  exigen que nos rijamos.  Ahora lo segundo es una “buena conciencia”. La expresión es suneidesis, literalmente, uno conociendo  con (sun, con; oida, conocer), esto es, un conocimiento (con uno mismo), el testimonio dado de  la propia conducta por la conciencia, aquella  facultad mediante la cual llegamos a saber la  voluntad de Dios, como aquello que está dispuesto  para gobernar nuestras vidas.(Palabras del NT, J. Vine página 234) Es decir es aquel proceso de pensamiento que distingue lo que  considera moralmente bueno o malo, alabando lo  bueno, condenando lo malo, y así impulsando a hacer  lo primero, y a evitar lo último (Ro. 2:15); actuando de  una cierta manera debido a que la conciencia lo demanda (Romanos 13:5). Cuando  Dios creo al ser humano le dio una conciencia  para que se condujeran de forma  correcta; sin embargo, cuando ésta no  cumple adecuadamente su función, las personas  viven desagradablemente ante Dios. La función de la conciencia es de juez, que tomando como ejemplo el gobierno en un país, se relaciona con el poder judicial. Ahora bien, así como en un país si el poder  judicial es corrupto y no realiza correctamente su función se generan problemas políticos, económicos y de corrupción; así también cuando estábamos apartados del Señor nuestra conciencia era corrupta y no realizaba su función; ejemplo de ello es que cuando cometíamos pecado, no éramos redargüidos. Sin embargo, aún estando en el Señor la  conciencia puede dejar de cumplir su función, por  ello hay cristianos que, viviendo en pecado, no se  conducen de forma agradable a Dios. Lo primero que el Señor hace en nuestra vida en cuanto a conciencia es ponerla en un estado neutro,  es decir que no es buena ni mala. Un ejemplo de ello es que cuando alguna persona llega al Señor y  miente, es redargüida; porque la conciencia empieza a hacer su función. El problema es que muchos cristianos  permanecen en este estado de neutralidad a pesar de  que el propósito de Dios es que avancemos en el  proceso de perfección; sin embargo, algunos caen en u proceso de carnalidad, o involución. El primer paso en la involución de la  conciencia es la conciencia débil, sin fuerza y sin  aliento que es consecuencia de la falta de  conocimiento de la Palabra, lo que expone a la  conciencia a ser contamina fácilmente con diversas  cosas, como por ejemplo: – Comida, 1 Co. 8:7-12; 10:25-29; Col. 2:21 – Ropa, Col. 2:21 – Objetos, Col. 2:21 La conciencia débil conduce a la persona a contaminarse, 1 Co. 8:7 expresan la voluntad popular o a someter a todos los poderes públicos al  cumplimiento de la ley, también a controlar la legalidad de la actuación  administrativa, y finalmente a ofrecer a todas las personas la tutela efectiva en el  ejercicio de sus derechos e interés legítimos.  Es curioso que débil se traduce de asthenes que significa: Enfermo,  debilidad, poca fuerza, impotente, más débil,  indeciso,  sin fuerza y sin aliento (Strong, OB: 772) Por otro lado está la conciencia sucia, 1 Corintios 8:7.  La conciencia es sucia cuando siendo débil se  contamina y mancha por el pecado en general; éste  tipo de conciencia no puede emitir juicio, porque no  es imparcial ni adecuada; también puede seguir  ensuciándose por: – El pecado, Lv. 16:30. – La fornicación, Ap. 17:4; Os. 6:10. El apóstol Pedro da las características de las  personas que son suciedades y manchas (1 P. 2:10-13). Algunas de las consecuencias de que la  persona tenga este tipo de conciencia son: – Conducidos a la impiedad, 2 Ti 2:16. – No mantienen el misterio de la fe, 1 Ti. 3:9: No pueden guardar la fe y como consecuencia se  apartan del Señor, yéndose en pos de falsas  doctrinas. Otro tipo de conciencia es la  conciencia mala, Hebreos 10:22 La mala conciencia se caracteriza porque está llena de afán, lo cual no permite que la Palabra de  Dios crezca, haciéndola infructuosa (Mt. 13:22); esto  puede ser por: – Buscar las riquezas, Pr. 23:4. – Envidia, Mt. 20:15. – Falta de perdón, Mt. 18:32 [RV 1909, 1960]. – Golpear a los consiervos, Mt. 24:49 [RVA]. – Infidelidad, He. 3:12 [RV 1909]. – Incredulidad [RV 1960]. La Biblia indica que el corazón debe ser  purificado 7  por medio de la sangre de Jesucristo de: – Obras muertas, He. 9:4. – Ofensas, Hch. 24:16. Algunas de las consecuencias de la mala  conciencia son: – Naufragar de la fe, 1 Ti. 1:19: El estado  opuesto a la buena conciencia es la mala, por ello  quienes desechan la buena conciencia, naufragan en  cuanto a la fe. Son personas que no saben en quien  han confiado, se apartan del Señor y son llevadas por  vientos de doctrinas. Por otro lado la buena  conciencia se traduce de agathos que significa de buena  constitución o naturaleza, útil, saludable, agradable, amable, festivo, feliz y excelente (Strong: 18) 13 Recta se traduce de kalos que significa recto, honradamente, honroso, mejor, bien y  bueno. Los maestros deberán tener esta conciencia y evitar las otras conciencias

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: