Serie de la familia: Ser madre no solo es tener hijos


En cierta ocasión, Teresa de Calcuta fue entrevistada en un programa de la BBC de Londres. El entrevistador estaba fascinado al poder platicar con alguien que irradiaba una paz en el alma, claridad de razonamiento y una gran bondad. Le preguntó  sobre su trabajo humanitario y altruista. Después de la exposición el comentarista dijo: “Su vida señora es un ejemplo a seguir, su perseverancia, su altruismo  su fe, son invaluables, pero para los que tenemos familia  y debemos cuidar y trabajar para atender a nuestros hijos, es mucho más difícil hace lo que usted hace (daño a entender que ella por estar sola podía ocuparse de lo que hacía). Posiblemente este tipo de servicio sea para personas como usted. Con voz firme y segura, Teresa de Calcuta dijo: “No señor, usted se equivoca; yo soy casada, mostró su anillo que simbolizaba su casamiento con su vocación en tanto decía: “Todos los que me rodean son mi familia, son mis hermanos, son mis hijos, por quienes debo velar y cuidar de igual manera que usted lo hace con su pequeña familia”.

En estos días de celebración de las madres  quiero reflexionar  sobre algo que podría cambiar, su perspectiva  acerca de lo que ser madre representa e implica. Se cree que la maternidad es sólo traer niños al mundo. No se pretende minimizar o despreciar el milagro de la vida, pero si hacer notar que ser madre es más que procrea. Podemos afirmar con tristeza que no todas las mujeres que dan a luz a un niño sean necesariamente madres.  Ho descubriremos que significa  ser madre en todo el sentido estricto de la palabra. Dar  a luz a un niño es sólo el primer paso para poder ostentar el título de ser madre. Una persona  cuando obtiene un certificado u oficio, no quiere decir  necesariamente que lo sea por solo tener un papel que lo dice, tiene que encarnarse en esa labor o trabajo  desarrollándolo podrá llegar al punto de decir que es lo que su certificado o título dice que es. Así que quiero que nos centremos en una porción de la Escritura en el libro 1 de Reyes 3:16-28: 16 Tiempo después, dos prostitutas fueron a ver al rey para resolver un asunto. 17 Una de ellas comenzó a rogarle: «Ay, mi señor, esta mujer y yo vivimos en la misma casa. Ella estaba conmigo en la casa cuando yo di a luz a mi bebé. 18 Tres días después, ella también tuvo un bebé. Estábamos las dos solas y no había nadie más en la casa. »Ahora bien, su bebé murió durante la noche porque ella se acostó encima de él. 20 Luego ella se levantó a la medianoche y sacó a mi hijo de mi lado mientras yo dormía; puso a su hijo muerto en mis brazos y se llevó al mío a dormir con ella. 21 A la mañana siguiente, cuando quise amamantar a mi hijo, ¡el bebé estaba muerto! Pero cuando lo observé más de cerca, a la luz del día, me di cuenta de que no era mi hijo».22 Entonces la otra mujer interrumpió: —Claro que era tu hijo, y el niño que está vivo es el mío. —¡No! —dijo la mujer que habló primero—, el niño que está vivo es el mío y el que está muerto es el tuyo. Así discutían sin parar delante del rey. 23 Entonces el rey dijo: «Aclaremos los hechos. Las dos afirman que el niño que está vivo es suyo, y cada una dice que el que está muerto pertenece a la otra. 24 Muy bien, tráiganme una espada». Así que le trajeron una espada. 25 Luego dijo: «¡Partan al niño que está vivo en dos, y denle la mitad del niño a una y la otra mitad a la otra!». 26 Entonces la verdadera madre del niño, la que lo amaba mucho, gritó: «¡Oh no, mi señor! ¡Denle el niño a ella, pero por favor no lo maten!». En cambio, la otra mujer dijo: «Me parece bien, así no será ni tuyo ni mío; ¡divídanlo entre las dos!». 27 Entonces el rey dijo: «No maten al niño; dénselo a la mujer que desea que viva, ¡porque ella es la madre!». 28 Cuando el pueblo se enteró de la decisión que había tomado el rey, todos en Israel quedaron admirados porque reconocieron la sabiduría que Dios le había dado para impartir justicia.

Este pasaje habitualmente se usa para predicar sobre la sabiduría de Salomón. En realidad creo que la intención del escritor bíblico era eso al dejar el registro. Sin embargo creo que también hay una lección sobre lo que es ser madre y lo que no es ser madre. Veamos cómo se desarrolla este tema en el texto.

I.                    En primer lugar al estudiar el pasaje resalta el concepto que ser madre es un DESEO   (vrs. 16-18)

Alguien ha dicho: “Muchas maravillas hay en el universo, pero la obra maestra de la creación es el corazón materno”.”Dios no podía estar corporalmente en todas partes, y por esto hizo las madres” (proverbio judío).En la Sagrada Escritura el amor de Dios es comparado con el amor maternal. La madre posee el divino encanto de darlo todo sin nada a cambio. El rey Salomón (1 Reyes 3:16-28) con su sabiduría hizo resaltar el amor de una madre aunque ésta fuera una prostituta. Se dice que dos personas llegan ante el rey  Salomón para tratar de arreglar una controversia. Es la historia de dos mujeres que en igualdad de condiciones y circunstancias, la Palabra de Dios nos mostrará que una de ella nació para ser madre y la otra aunque tuvo un hijo no supo ser madre. Observemos pues la igualdad de condiciones. El juicio de Salomón a las dos madres es uno de los pasajes más famosos de la Biblia y ha sido pintado y comentado en sermones  multitud de veces.  Así y todo, la información que inicia esta historia es, usualmente, ignorada en estos comentarios populares.

A.     En primer lugar  son MUJERES

A algunos les parecerá extraño y hasta risible que comience afirmando que las dos eran mujeres. Pero he aquí mi punto: En el tipo de sociedad a la que hemos llegado, se está mencionando que hay hombres que pueden ser madres. Y eso es imposible. Se necesita ser del género femenino para desarrollar el instinto maternal.  Lo primero que sabemos además que ambas son  mujeres, incluso antes que son madres, es que son prostitutas (hebreo zonot).  Ellas están ante el rey sin un varón que hable por ellas.  Aparentemente carecen del varón que hable por ellas, ni padre ni, por cierto, marido.  Ellas viven juntas en la misma casa, probablemente por motivos financieras. ¿Por qué esta historia se inicia mencionando, antes que nada, sus profesiones y posición?  Esta es una historia que establece como juez al nuevo rey, pues administrar justicia era uno de los deberes del rey.  Cuando el medio hermano de Salomón, Absalón, busca desplazar del trono a su padre David, comienza ofreciendo justicia a quienes vinieron a la corte de su padre (2 Sam 15:1-6).  Absalón ofrecía acceso a la justicia así como aptitud para resolver las disputas llevadas a su presencia.  Un tema constante de los profetas es proporcionar justicia a los miembros desposeídos de la sociedad: las viudas, los huérfanos y los inmigrantes (Isaías 1:17).

B.      En segundo lugar son PROSTITUTAS

Las prostitutas, probablemente, ocuparían un nivel social aún más bajo que las viudas y los huérfanos. La historia del juicio del rey en 1 Reyes 3 es el único caso incluido para mostrar como juez al nuevo rey.  La mayoría de los lectores entiende el segundo punto de esta historia, que el rey era muy sabio y con un gran criterio, capaz de descubrir lo que estaba oculto y fallar sólidamente.  Pero el primer punto de la historia es sobre el acceso a la justicia.  El rey de Israel que gobierna al pueblo de Israel está sentado para fallar un pleito entre dos prostitutas.  Las prostitutas son mujeres que suelen ser pobres y ejercer una profesión despreciada con pocos derechos y sin acceso al Santuario.  Representan casos extremos entre madres solteras.  Empero, pareciera que tienen derecho a la justicia.  Pareciera que tienen derecho a su día en la corte, incluso la corte del rey.  Sin dinero ni influencia política para comprar el favor del rey, ellas acceden al rey mismo (Walsh 1996, 79-80; Dailey 144; Larue 112). De ese modo, la justicia del rey es medida por su buena voluntad para gastar su tiempo y sabiduría sobre  una disputa entre dos miembros de la escala más baja de la sociedad.  Para ilustrar la justicia del rey, primero  oímos que las litigantes eran lo último de lo último.  Y habiendo establecido la justicia del rey, el escritor continúa2 mostrando la sabiduría de su juicio.  Cuando alaba a la justicia del rey, el autor nos dice algo sobre cómo veía a las  prostitutas: como uno de los puestos más bajos de la sociedad israelita.  Pero una de estas prostitutas también está dotada con una virtud básica pues su instinto maternal le hace  triunfar.  Fuese o no que el autor desease alabar a una de las prostitutas por sus valores maternales, jamás  cuestionó las virtudes humanas básicas de estos miembros despreciados por la sociedad.  La prostituta perdedora  habría querido al niño como sostén en su vejez pero la ganadora deseó que tomase precedencia sobre este sostén,  simplemente,  el derecho del niño a vivir.  El rey, por cierto, estaba confiando en los instintos maternales de la  madre verdadera.  Las prostitutas habrían sido despreciadas pero jamás al punto de que fuesen consideradas  carentes de valores familiares. Este es otro tema de suma relevancia en nuestro contexto latinoamericano. El término prostitución viene del latín “prostituire” que literalmente significa estar expuesto a las miradas del público, estar en venta, traficar con el cuerpo. El termino ramera tiene su origen en los adornos colocados en una rama de árbol que se instalaba en el frontis de las casas donde se ejercía la prostitución (http://tododelaprostitucion.blogspot.com/).

C.      En tercer lugar POBRES

Ambas mujeres se dedicaban a lo mismo. Vivían juntas quizás, por necesidades económicas. Ahora no sé si usted se ha puesto a pensar en el hecho de que estos dos niños cuando crecieran  nacerían con el estigma de ser hijos de prostitutas. Un artículo de un periódico mexicano dice lo siguiente: “La afectación psicológica que produce en un pequeño el saber que su madre se dedica al oficio de la prostitución es severa: Comportamiento socialmente agresivo, probabilidad de más de cincuenta por ciento de que el pequeño en una posterior etapa realice la misma profesión, sicopatías que lastiman al tejido social e indudablemente un desarrollo personal infeliz y con mucha dificultad para adaptarse sana y adecuadamente al medio que lo rodea; la Clínica de Inspección Sanitaria del Gobierno Municipal tiene registradas cerca de 400 mujeres que se dedican a la prostitución, aproximadamente por cada una de éstas, en su “hogar” hay de uno a tres hijos, pequeños que en muchas de las ocasiones ni por sus propios progenitores son atendidos. Este reportaje, tiene la intención única de dar a conocer a la sociedad en general, la problemática que representa para todos, la falta de políticas y programas públicos que abarquen de manera integral la prostitución, pero exclusivamente, el tratamiento que los hijos de las sexoservidoras deberían de recibir para crear en éstos la resilencia -término empleado por la psicología para definir la resistencia mental de una persona en cuanto a los embates que afectan su actitud y comportamiento, provenientes del exterior- necesaria como herramienta de vida para evitar a toda costa que en el futuro inmediato, los “hijos de la prostitución” se conviertan en un lastre social. (http://www.oem.com.mx/elsoldedurango/notas/n1886546.htm). Este fenómeno es muy marcado en todos los contextos. Sin embargo es importante notar que aún en esos arrabales, Dios otorga el don de ser madres.

D.     Son DISTINTAS

La  primera mujer dio a luz un día y con una diferencia de 3 días dio a luz la segunda. Y ambas en similares condiciones. Hasta este momento observamos que todo parece igual, pero ya una vez que sus hijos nacen, el  camino que ambas compartían se divide en cada una, según el desarrollo del amor de madre hacia el hijo. Una tuvo un hijo, pero la otra fue mamá. Ambas mujeres habían compartido muchas cosas, pero esta parte de la historia nos enseña que es ser mamá y que es algo que solo puede provenir de Dios y que a no todas les es dado. Sin embargo es importante saber que Dios puede darlo a quién lo busque y lo pida. La conclusión de este punto  es que no todas las mujeres que procreen un niño pueden desarrollarse hasta ser la madre  que Dios quiere que sea.

Anuncios

Publicado por

enrique60

Actualmente trabajo en la Escuela Panamericana, soy salvadoreño 55 años y soy pastor de la iglesia Comunidad Bíblica

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s