Solo para los afligidos: De la batalla al botín a la bendicion


Estaba pensando en este versículo que hallé en mi lectura “De lo que habían consagrado de las guerras y de los botines, para reparar la casa de Jehová.” (1 de Crónicas 26:27). Este versículo pienso que abre a una verdad profunda y que transforma la vida. Habla de botines que solo pueden ser ganados en batalla. Pero que una vez que estos botines son ganados, deben ser dedicados para la edificación espiritual, en el caso del pasaje específicamente  de la casa de Dios. Creo que si entendemos la poderosa verdad detrás de este versículo, entenderemos porque el Señor permite intensa guerra espiritual en nuestras vidas. Muchos cristianos creen que una vez que son salvos, sus luchas han terminado, que la vida será un suave navegar. Nada puede estar más lejos de la verdad. Dios no tan solo permite nuestras batallas, sino que él tiene un propósito glorioso con ellas en nuestras vidas. Sin embargo a veces no logro colectar en mi vida esos botines y crecimiento espiritual que debería tener. El versículo tiene cuatro grandes verdades, que debemos entender para poner en práctica toda la intención del pasaje en esta ocasión. La primera verdad la describe la frase “de las guerras”, esto me habla de la realidad de mi caminar en Dios. La segunda frase es la expresión “de los botines”, me habla de la capacidad en el caminar con Dios. La expresión “habían consagrado” habla de la fidelidad en el caminar con Dios. Y finalmente la expresión “para reparar la casa de Jehová” me habla de la integridad en el caminar con Dios.

I.                    Veamos en primer lugar LA REALIDAD del hombre de Dios.

Es importante notar que el texto habla de “las guerras”. Primero es una palabra plural. No es una sino varias. ¡Dios preparó a David en la adversidad!! La adversidad no es el motivo que te va a destruir sino el que te va a levantar, pero lo que me gusta de David es que era un hombre temeroso de Dios y en toda dificultad que se presentaba ante él, buscaba a Dios y le consultaba. Dice la Biblia que mientras estaba huyendo David del rey Saúl fue y se escondió en una cueva, que es la cueva de Adulam y se juntaron con él todos los afligidos, todo el que estaba endeudado, todos lo que se hallaban en amargura de espíritu y fue hecho jefe de ellos. Cuando era un adolescente le dijeron que iba a ser rey y ahora que tenía alrededor de 30 años estaba huyendo y en vez de tener un ejército tenía un grupo de mafiosos que lo seguían. ¡¡Todos los inicios son pequeños!! No desprecies tu condición actual, no desprecies las pequeñeces, sé fiel en lo poco y Dios te pondrá en lo mucho. David estaba en el horno de fuego, estaba siendo purificado, estaba siendo templado…después de 20 años de haber sido ungido para ser rey se transforma en jefe de un grupo de 400 amargados, endeudados y afligidos y su palacio era una cueva, la cueva de Adulam!! A muchos de nosotros nos gusta leer el relato de las victorias de David, del palacio de David, de las grandes guerras que ganó David pero pocos nos ponemos a observar los 40 años de desierto que vivió David. Eso significa que la vida del hijo de Dios es una constante batalla y lucha. Debemos entender esa realidad, mientras vivamos tendremos muchas batallas que se repetirán una tras otra. Podemos ver en la Biblia personaje tras personaje que estuvo expuesto a constantes batallas en el transcurso de sus vidas.  Veremos algunos ejemplos de esto más adelante y comprenderemos que cada uno de los hombres y mujeres de Dios tuvieron el mismo procedimiento que el de David.

II.                  En segundo lugar veamos la CAPACIDAD del hombre de Dios

Esta expresión “botines” nos habla de que detrás de cada batalla que un hijo de Dios tiene hay algo que conquista y que enriquece como resultado de la batalla. Así que, ¿Cuáles son “los botines de guerra?” Los botines son saqueos, pillaje, bienes tomados por los vencedores. Aquí está el principio que Dios quiere que entendamos: Nuestro Señor está interesado en mucho más que hacernos victoriosos. El quiere darnos el botín, los bienes, las riquezas espirituales de nuestra guerra. Debemos salir de la batalla con vagones llenos de recursos. A esto es que Pablo se refiere cuando él dice, “Somos más que vencedores por medio de aquel que nos amo.” (Romanos 8:37).

Todos los botines ganados en la batalla son dedicados al mantenimiento del templo de Dios .David tenía la misma actitud reverente hacia los botines tomados en guerra. Lo vemos en un decreto que él hizo cerca del final de su vida. David terminaba de asignar a su hijo Salomón para que le siguiera en el trono de Israel. Y ahora él había reunido a los líderes de la nación, para imponer un orden divino para sostener la casa de Dios. ¿Cuáles recursos usarían ellos para esta obra piadosa? “De lo que habían consagrado de las guerras y de los botines, para reparar la casa de Jehová.” (1 de Crónicas 26:27). Déjame arreglar la escena. Después de cada victoria militar, David tomaba los botines y los acumulaba en abundancia: oro, plata, bronce, madera, dinero demasiado numeroso para contar. Y él tenía un solo propósito en mente: usar estos botines como recursos para construir el templo. Cuando las Escrituras hablan del mantenimiento del templo, el hebreo original significa, “para reparar la casa, para fortalecer y consolidar lo que fue construido.” En resumen, estos recursos eran para mantener el esplendor original del templo. La vida de David ofrece un ejemplo del propósito de Dios en que tomemos botines. Mientras David y su ejército estaban lejos, los amalecitas saquearon su pueblo de Siclag. Estos invasores intrusos tomaron a todas las mujeres y niños y quemaron todo el pueblo. Cuando David regreso, él “se angustio mucho; porque el pueblo hablaba de apedrearlo…mas David se fortaleció en Jehová su Dios.” (1 Samuel 30:6). ¡Hablar de guerra espiritual! Esto no era tan solo un ataque contra David. Fue un asalto a todo dar contra el propósito eterno de Dios. Una vez más, el diablo estaba detrás de la simiente de Dios. Nosotros sabemos que el Mesías profetizado debía venir a través de los descendientes de David. Y ahora Satanás se había llevado a cada mujer y niño a través del cual esa simiente podía venir. Amados, este es el enfoque de toda guerra espiritual: el enemigo siempre ha estado decidido a destruir la simiente de Cristo. Y ese hecho no ha cambiado, aun 2,000 años después de la Cruz.  Satanás aun esta para destruir la simiente de Dios. Y él hace esto atacándonos a nosotros, la simiente de Cristo, y maquinando para quitarnos nuestro testimonio. David se sintió amenazado cuando escucho el refunfuñar de sus hombres. Ellos querían apedrearlo por haber dejado vulnerables a las mujeres y los niños. Pero David sabía que su corazón estaba bien con Dios, y la Escritura dice que él se fortaleció en el Señor. Inmediatamente, este hombre de fe salió y persiguió a los amalecitas. Y rápidamente los alcanzo, rescatando a cada persona y posesión que fue tomada: “David lo recupero todo” (1 Samuel 30:19). El y sus hombres no perdieron nada, “así de hijos como de hijas, del robo, y de todas las cosas que les habían tomado;” (30:19). Todo contado,  a ellos no les faltó una bolsa de frijoles. Sin embargo, los amalecitas habían saqueado otros pueblos también. Así que David tomó todo ese botín en su posesión también: “Tomo también David todas las ovejas y el ganado mayor; y trayéndolo todo delante, decían: Este es el botín de David.” (30:20). Como Abram, David fue más que vencedor. Él hizo más que simplemente sobrevivir y cuadrar. Eso es porque Dios tenía más para David que un testimonio de victoria. Cuando este hombre regresó con su familia, él también tenía grandes rebaños de ovejas, chivos, camellos y ganado, como también vagones llenos de plata, oro, joyas, ropas y utensilios domésticos. ¿Qué hizo David con todos estos botines de guerra? Esto nos lleva al tercer concepto.

 

Anuncios

Publicado por

enrique60

Actualmente trabajo en la Escuela Panamericana, soy salvadoreño 55 años y soy pastor de la iglesia Comunidad Bíblica

One thought on “Solo para los afligidos: De la batalla al botín a la bendicion”

  1. Dios lo bendiga, es tremenda palabra, anoche en nuestra infinidad con Dios nos entregaba un botín y a través de esta reflexión o estudio estamos entendiendo Lo que Dios nos quiere decir
    Gracias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s