Salmo 119:49-56: Acuérdese de acordarse IV parte


III.                    En tercer lugar cuando PASE POR MOMENTOS DIFÍCILES NO OLVIDE ACORDARSE DE CANTAR (53-54)

 

Hay por lo menos tres esferas en donde David desarrollo un hábito de adorador. El primero fue  en  medio de la ansiedad, “horror se apoderó de mí”, en medio de la carnalidad, “los inicuos, se alejan de tu ley”, en medio de la frialdad. Veamos en primer lugar:

A.     Cantar en medio de la ansiedad

  Hemos visto cómo David lidiaba con la aflicción y las burlas. Nos ha  enseñado a llevar la Palabra de Dios en oración delante de Dios y el poder de recordar lo que Dios ha hecho en el pasado. Estas dos condiciones no son nuestros únicos enemigos en la vida. A veces la vida misma nos abruma. Al mirar a nuestro alrededor vemos un mundo repleto de maldad. No importa cuán fuerte sea usted, habrá veces que la sensación de desesperación ante la iniquidad se hace más fuerte de lo que pensamos que podemos sobrellevar. David se sintió de esta manera: «Horror se apoderó de mía causa de los inicuos que dejan tu ley» (Salmo 119:53). David también sabía qué hacer ante esta situación.  « Cánticos fueron para mí tus estatutos en la casa en donde fui extranjero » (Salmo 119:54). ¿Alguna vez se ha sentido sobrecogido por el horror de la iniquidad? La expresión horror es un calor interno, rabia caliente. David se sentía demasiado ansioso y enojado por la actitud de los inicuos Para alguien que ha alcanzado un cierto nivel de madurez, esto puede ser más difícil de encarar que la aflicción o las burlas. Es precisamente nuestra sensibilidad espiritual lo que provoca en nuestro interior la repulsión ante el pecado. David amaba a Dios tanto que no podía evitar el sentirse apoderado por el horror al ver a aquellos que abiertamente violan la verdad divina. «Horror se apoderó de mía causa de los inicuos que dejan tu ley» (Salmo 119:53). Esto contrasta agudamente con muchos de nosotros que hoy día nos hemos acostumbrado a la vileza que nos rodea. Es necesario establecer un equilibrio muy delicado. Nunca podemos llegar a pensar que el pecado es aceptable. El creyente no puede transigir con el pecado. Al mismo tiempo, no podemos dejarnos apoderar del horror del pecado a tal grado que nos tornemos inútiles o deprimidos al punto de perder de vista nuestro verdadero objetivo de proclamar el evangelio. Casi quinientos años después de la muerte de David, su reino se había desintegrado. Un poco antes, las diez tribus del norte habían sido conquistadas por los asirios. Luego, en el año 586 a.c., una tercera ola de tropas babilonias atacó a Jerusalén, lo cual produjo la destrucción final de la ciudad, la cual había estado bajo el dominio de los babilonios desde el año 606 a.c. Algunos de los judíos cautivos que fueron llevados a Babilonia escribieron el Salmo 137. Uno puede imaginarse lo devastados que estaban. ¿Cómo es que semejante cosa podía haber llegado a ocurrir? Este salmo refleja emociones muy poderosas. Sus palabras manifiestan la amargura y el horror que Sentían en sus corazones. Estos cautivos habían obedecido los primeros dos principios que aprendimos. Habían recordado la Palabra de Dios y recordaron sus poderosas obras antiguas. Sabían que Babilonia no escaparía a la ira de Dios, tal como los edomitas no escaparon de ella. Sin embargo, aún les quedaba otra lección por aprender. Ellos habían permitido que el enemigo les robara su gozo. Ya no tenían cánticos en su interior. « ¿Cómo cantaremos cántico de Jehová en tierra de extraños?»¿Cómo sería posible cantar? Aquí es donde David descubrió una verdad preciosa. Cuando se veía apoderado por el horror a causa de la iniquidad, había aprendido a tener un cántico en su corazón.

B.      Cantar en medio de la carnalidad

David se veía acompañado o por lo menos era testigo de dos tipo de personas altamente carnales. Primero estaban los “inicuos”, esta expresión refleja al sucio, malvado y perverso así como criminal”. Esta expresión es para las personas que están totalmente alejados de Dios, pero que también tienen una actitud desafiante. David se sentía horrorizado al ver tales personas. Los segundos tienen que ver con personas que conocían la ley, pero que se alejaban de ella. Eso significa que habían dos tipos de carnalidades, una correspondía a los que no eran hijos de Dios y los segundos a los que si eran hijos de Dios.  Dos fuentes de horror para nuestra vida y salud cristiana proceden de estos dos grupos, de los inconversos y de los que tienen mal testimonio.

C.      Cantar en medio de la frialdad

«Cánticos fueron para mí tus estatutos en la casa en donde fui extranjero» (Salmo 119:54).

David comprendía el poder de la alabanza, y se había comprometido a dirigir su alabanza a Dios en todo momento. «Mi corazón está dispuesto, oh Dios; cantaré y entonaré salmos; esta es mi gloria» (Salmo 108:1). Pero, ¿qué de esas horas y esos días que el salmista describe en el Salmo 119:53, en los que el horror se apodera del corazón? ¿Acaso podemos alabar a Dios realmente en esos tiempos? El compromiso de alabanza de David era profundo y no dependía de las circunstancias. «Bendeciré a Jehová en todo tiempo; su alabanza estará de continuo en mi boca» (Salmo 34:1). No olvide que el libro de los Salmos era el himnario de los hebreos. Su hermosa poesía se cantaba. Algunos de los cánticos más bellos se escribieron en los momentos más tenebrosos de la vida de David. ¿Acaso David había aprendido a motivarse psicológicamente? ¿Acaso estaba haciendo uso de «pensamientos positivos» a través de canciones? ¡De ninguna manera! El contenido de un cántico es tan importante como la melodía del canto. «Cánticos fueron para mí tus estatutos». David podía mantener sus emociones bajo control porque había aprendido a cantar la Palabra de Dios. Si usted examina los salmos de David, descubrirá que su contenido tiene mucho del Antiguo Testamento. Era la meditación de David sobre la ley de Dios lo que produjo sus cánticos en la noche. Los niños pequeños comprenden este concepto. La forma más fácil de memorizar las Escrituras es ponerle música y cantarla. Esta es la forma más alta de meditar. Mientras la melodía permanezca en su mente, también lo hará la Palabra de Dios  que compone su letra. Tendemos a olvidar este poder que tienen los cánticos cuando nos volvemos adultos. Aparte de cantar en público en un servicio de adoración, pensamos que el cantar es algo que está por debajo de nuestro nivel de sofisticación. Sin embargo, el poder de los cánticos todavía trabaja en nuestras vidas, queramos reconocerlo o no. ¿Cuántas veces se ha visto usted tarareando ese canto pegajoso que ha oído decenas de veces en la televisión o la radio? ¿No es cierto que cumple su cometido? ¿No preferiría usar ese tiempo para implantar la Palabra de Dios en su subconsciente? Trate de recordar los himnos y coros que usted conoce cuya letra se basa en palabras de las Escrituras. Tal vez se sorprenda de ver cuántos versículos ha aprendido de manera indolora. ¿Por qué no hacer un esfuerzo consciente? Cuando está solo delante de Dios, cántele su palabra. Si necesita ayuda, hay muchos cancioneros disponibles hoy día que tienen cantos cuya letra se compone de palabras de las Escrituras. El crear un libro así, en el cual los cantos sean la Biblia con música, sería un gran proyecto para los individuos con talento musical de una iglesia. Luego, cuando usted se encuentre en ese momento de tinieblas, con el horror del pecado de este mundo cercándole por todos lados, ¡cante! Algo especial ocurre. La Palabra de Dios con música puede levantar su espíritu en una manera inigualable. Mientras el barco Titanic se hundía, el aire se llenó con himnos a Dios. Algunos sobrevivientes luego indicaron que hallaron fuerzas especiales en el cántico que había en sus corazones en ese momento tenebroso. Tenemos de considerar otro elemento clave del versículo 54 antes de seguir adelante. David habla de cantar los estatutos de Dios «en la casa en donde fui extranjero». Los cánticos de David cobraron un significado más profundo porque David comprendía que este mundo no era su hogar; él sólo era peregrino aquí. Es mucho más fácil cantar si comprendemos que la maldad de este mundo sólo es temporal. El mundo mismo es sólo un hogar temporal para nosotros. No importa cuán mal se pongan las cosas en este mundo, no estaremos aquí mucho rato. Es por esto que podemos hallar consuelo y fortaleza al cantar la Palabra de Dios. El cantar las Escrituras nos recuerda constantemente que nuestra ciudadanía verdadera está en los cielos. Aun nuestros cuerpos son temporales. Así como Abraham vivió en un tabernáculo (tienda), nosotros también. Pablo dijo: «Porque sabemos que si nuestra morada terrestre, este tabernáculo, se deshiciere, tenemos de Dios un edificio una casa no hecha de manos, eterna, en los cielos» (2 Corintios 5:1).Aun la amenaza de daños corporales no puede arrebatarnos los cánticos del corazón, si comprendemos que nuestro cuerpo es apenas una tienda temporal. ¿Qué lugar ocupa la alabanza en su vida? ¿Cree que el cantar es sólo cosa de niños? ¿Cómo cree que David respondería ante tal posición? ¿Tiene una manera mejor de manejar el horror deprimente que frecuentemente acompaña al ser expuesto a la maldad de este mundo? Existe una progresión que sucede en nuestras vidas: hechos, fe y sentimientos. Empezamos con la verdad de la Palabra de Dios. A esa verdad le añadimos nuestra fe, al actuar sobre ella cuando la cantamos en nuestros corazones. Los sentimientos apropiados son resultado de la fe en los hechos divinos. A nosotros nos gusta invertir el orden de esas cosas. Muchas veces queremos experimentar los sentimientos sin dar un paso de fe en la Palabra de Dios primero.

Anuncios

Publicado por

enrique60

Actualmente trabajo en la Escuela Panamericana, soy salvadoreño 55 años y soy pastor de la iglesia Comunidad Bíblica

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s