Los tres Ananìas: Tres estilos de espiritualidad III parte


Ananías el Religioso: El que busca mejorar su posición personal Nuestro último Ananías también es un judío, devoto en cumplir la Ley y muy respetado por todos sus paisanos. Luego de años de dedicación, de estudio y de trabajo duro había logrado ascender en la escala religiosa judía, y eventualmente fue nombrado sumo sacerdote (Hechos 23:2). El oficio del sumo sacerdote fue creado por Dios mismo, y en aquellos días en que los planes de Dios con el hombre se centraban en Israel, era un trabajo privilegiado y una enorme responsabilidad. Los tiempos estaban cambiando, así como el trato de Dios con los hombres. Pero Ananías no era consciente de estos cambios en los planes Divinos, y seguía aferrado a las riendas del poder. Este poder no era político, puesto que los romanos lo tenían. Tampoco era un poder espiritual, puesto que la naciente Iglesia de Jesucristo la manifestaba. Ananías defendía el único poder que aun podía controlar: la religión organizada y su influencia económica. Hay situaciones cuando el Señor Jesucristo remueve Su candelero (Su presencia – ver Apocalipsis 2:5) de una iglesia local. En estos casos, sus líderes quedan en una posición similar a la de este Ananías. Habiendo sido un fariseo ejemplar y de influencia, la conversión del apóstol Pablo al cristianismo fue un dolor de cabeza para Ananías y los otros líderes religiosos judíos. Inicialmente era Jesús quien había desafiado su autoridad. Ahora los seguidores de Jesús no se sometían a la estructura religiosa judía. La entrega del apóstol Pablo a cumplir su mision de llevar el evangelio de Cristo por todo el mundo, fue interpretada negativamente por estos líderes Judíos: “Hemos hallado que este hombre es una plaga, y promotor de sediciones entre todos los judíos de todo el mundo, y cabecilla de la secta de los nazarenos. Intento también profanar el templo…” (Hechos 24:5,6). Existe un serio peligro en toda agrupación cristiana: confundir el crecimiento espiritual con el avance personal dentro de la estructura. Los cristianos que relacionan su espiritualidad con su posición eclesiástica, trabajan duro para lograr un puesto en la “junta directiva”. Después de llegar a un puesto elevado, sienten que deben demostrar que son dignos de este privilegio. Luego sentirán que deben defender su puesto. Quizás es por esto que el Señor diseño Su Iglesia de tal manera que la máxima autoridad sobre la tierra es dada a los líderes de la iglesia local. Nadie más, excepto Cristo, se encuentra por encima de ellos. ! La Iglesia de Jesucristo no tiene una pirámide grande de autoridades que escalar! Unos anos atrás, recuerdo haber leído que es muy probable que un creyente que viva unos 50 anos entre cristianos sea afectado por una división entre el pueblo de Dios. Una división en una comunidad cristiana siempre es dolorosa, pero es más compleja para aquellos creyentes que aman las pirámides religiosas y las estructuras de autoridad. .Sera posible mostrar “amor fraternal no fingido” y amarnos “unos a otros, entrañablemente, de corazón puro” durante periodos de conflicto? Tal vez podamos afirmar que si, siempre y cuando aquellos con los que no estamos de acuerdo estén dispuestos a someterse a la verdad como nosotros la entendemos (1 Pedro 1:22). Somos propensos a pensar que si un hermano es sincero delante de Dios, debe ver la solución o entender la verdad de la misma manera que nosotros. Con cierta facilidad, nos referimos a los que no están con nosotros como carnales, legalistas, poco espirituales, superficiales o desobedientes. Y nosotros, gracias a Dios, somos los espirituales, los fieles, los comprometidos, los obedientes. En Hechos 23 Pablo es llevado ante el Sanedrín. El apóstol inicia su defensa así: “Varones hermanos, yo con toda buena conciencia he vivido delante de Dios hasta el día de hoy” (Hechos 23:1). En ese momento, “Ananías ordeno entonces a los que estaban junto a él, que le golpeasen en la boca” -!donde realmente debe doler! (Hechos 23:2). Pero, ¿que había dicho Pablo? ¿Porque se enojó tanto Ananías?¿Por que esa agresión contra el apóstol? Para Ananías era simplemente imposible contemplar la posibilidad de que su adversario estuviera actuando con una conciencia limpia delante de Dios. Tal vez si admitiéramos en nuestra mente la posibilidad de que un hermano o hermana pueda tener una interpretacion diferente de una porción Bíblica y sostenerla con una buena conciencia delante de Dios, se reduciría nuestro impulso de “golpearles en la boca”. Ser conscientes de esto nos puede ayudar a practicar el amor sincero en medio de un conflicto. Claro que la verdad es más importante que la conciencia. Antes de su conversión, el apóstol Pablo, por ejemplo, perseguía a los cristianos creyendo que hacia el bien. Al hacerlo, Pablo actuaba mal, estaba equivocado, pero no podemos acusarlo de ser un hipócrita ni un perverso. Ananías y sus amigos religiosos habían tomado la decisión de deshacerse de Pablo. Creían que este era su deber, debido a su posición superior en la pirámide religiosa judía. Ellos acusaban al apóstol Pablo de cosas que ellos suponían (Hechos 21:29). ¿Hicieron juramentos solemnes, ingeniaron estrategias, usaron pretextos, armaron trampas (Hechos 23:12-15). Cuando los romanos transfirieron a Pablo de Jerusalén a Cesarea, Ananias aun sentía que era su deber seguir acusándole. Sentía que al perseguirlo mostraba ser un hombre espiritual. Acompañado por varios ancianos y su abogado Tertulo, “comparecieron ante el gobernador contra Pablo” (24:1). La organización religiosa de origen humano utiliza presiones familiares y sociales y se defiende con “abogados” religiosos. Pero la verdad de Dios, la realidad tal como es, permanece firme e inamovible ante estos ataques. Si usted estuviera en los zapatos del apóstol Pablo, o mejor, en las cadenas del apóstol, .que sentiría usted hacia Ananías? Ananías logro su objetivo de privar a Pablo de su libertad. ¿Era esto justo? ¿Estaba Pablo preparando un plan de contingencia? ¿Buscaría venganza? Para que el apóstol Pablo siguiera siendo útil al Señor, no permitió que su corazón se endureciera con amargura, con ira ni con resentimiento. Santiago nos dice que “la ira del hombre no obra la justicia de Dios” (Santiago 1:20). Por lo menos 3 disciplinas protegieron el corazón del apóstol: 1) Vivía consciente de que el Señor estaba con él (Hechos 23:11); 2) Se conducía de tal manera que pudiera “tener siempre una conciencia sin ofensa ante Dios y ante los hombres” (Hechos 24:16); y 3) Nunca olvido quién lo había llamado y para qué. Estaba limitado, pero no callado. Estaba en cadenas, pero seguía siendo un embajador de Jesucristo (Efesios 6:19,20). ¿Hay raíces de amargura, de ira o de resentimiento en su corazón? No hay nada que las justifique. Estas son un ácido peligroso y contaminante que se produce cuando intentamos defendernos a nosotros mismos. Debemos reconocerlas y confesarlas como pecado. Solo entonces podremos practicar las 3 disciplinas del apóstol que protegen nuestros corazones y nos permiten que Dios nos pueda seguir usando para bendición de otros. El Señor utilizo estas dolorosas frustraciones y limitaciones para reenfocar el ministerio del apóstol Pablo. Al estar preso, el Señor permitió que el apóstol testificará ante el gobernador Félix (Hechos 24:2,10), ante Porcio Festo (Hechos 24:27), ante el Rey Agripa, su esposa Berenice y “tribunos y principales hombres de la ciudad” (Hechos 25:23) y ante muchos en Roma (Hechos 28:30,31). Al estar preso, el apóstol también tuvo más tiempo disponible para escribir cartas apostólicas. ¿Ha perdido usted un ser querido recientemente? ¿Su libertad se ha visto restringida por la edad o por problemas de salud? ¿Está pasando usted por una crisis financiera? Es posible que el Señor desee utilizar estos cambios, el dolor o el conflicto para reorientar su área de servicio. Dele gracias al Señor por Su fidelidad en el pasado. No se quede mirando las limitaciones. Abra los ojos y con calma progrese hacia las nuevas puertas que el Señor le este abriendo. Las palabras proféticas del Señor al segundo Ananías empezaron a cumplirse en la vida del apóstol Pablo: “Instrumento escogido me es este, para llevar mi nombre en presencia de los gentiles, y de reyes” (9:15). 

 

Conclusión

El apóstol Pablo deseaba que todo creyente siga creciendo y madurando, que sea “espiritual” (1 Corintios 3:1). La iglesia local necesita hombres y mujeres “espirituales” (Gálatas 6:1). .Cuál Ananías de los tres describe mejor su manera de ver la espiritualidad? Ser espiritual no es un nivel o un titulo que obtenemos, sino una forma de vivir, un camino que andamos con Jesús. Los primeros cristianos eran “de este Camino” (Hechos 9:2). Adoraban a Dios como seguidores del Camino (Hechos 24:14). La palabra “Camino” sugiere bordes, movimiento y un destino. Nuestra misión no es la de ser popular con aquellos que están parados a los bordes del camino ni la de buscar la aprobación de los que van con nosotros por el Camino – como el primer Ananías. No hay tal cosa como escaleras, pirámides o posiciones privilegiadas en este camino espiritual. No avanzaremos mas rápidamente al condenar otros caminos ni al criticar la manera en que otros cristianos caminan (aunque no sea correcto imitarles). No debemos ser agresivos – como el último Ananías. El Camino es el mismo, pero el paisaje cambia constantemente. Hoy  puede estar soleado, mañana tal vez tormentoso. A veces el camino va cuesta arriba y a veces nos conduce junto a aguas de reposo. Mi querido compañero de viaje, la única forma de crecer, de madurar, de ser más espiritual, es caminar todos los días al lado del Señor Jesús, nuestro guía, disfrutar de Su compañía, aprender a escuchar Su voz y a obedecer Sus órdenes – como el segundo Ananías. Al terminar de leer estas líneas, le invito a que tome un momento y reflexione nuevamente en esas palabras tan conocidas de nuestro Señor Jesucristo: “Yo soy el Camino, y la Verdad, y la Vida” (Juan 14:6).

Anuncios

Publicado por

enrique60

Actualmente trabajo en la Escuela Panamericana, soy salvadoreño 55 años y soy pastor de la iglesia Comunidad Bíblica

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s