Un noviazgo ideal con dosis de realidad: La historia de Jacob y Raquel IV parte

III.                    Tercer acto:  LOS PROBLEMAS DE LA RELACIÓN (Génesis 29:19-30)

Después de pasar por el prospecto a la propuesta nos encontramos con los problemas o las realidades de la relación. Mark Twain dijo una vez: “Los seres humanos son como la luna siempre hay un lado oscuro en ellos”.

 

A.     Detrás de toda idealidad hay una realidad

Notemos que el vrs. 16 dice: “Y Labán tenía dos hijas, el nombre de la mayor era Lea, y el nombre de la menor, Raquel”. “Y los ojos de Lea eran delicados, pero Raquel era de lindo semblante y de hermoso parecer”. Jacob no pudo obviar que no era tan perfecta la situación a la que se iba a enfrentar. El se había fijado en Raquel, ese era su sueño ideal, pero no se dio cuenta de su realidad, que Lea estaba antes que Raquel. La descripción de las dos hermanas es contrastante. Se dice que Lea era de “ojos delicados”, la expresión es “rakak” que se puede traducir de ojos frágiles, ingenuos, sin malicia. Su descripción es muy liviana en comparación con la descripción de la de Raquel. De Raquel se dice: “lindo semblante”, la palabra es “yahpah” y se traduce como apropiado, hermoso, encajando, liso. Por otra parte también dice “hermoso parecer” y se refiere a su rostro, la expresión es mar·’eh que habla de un rostro liso, de muy buena apariencia. Así es que Jacob está enfocado en su Raquel y pasa por alto su Lea. Muchas veces cuando el amor se hace presente nos cerramos a esa realidad que está envuelta en nuestra idealidad. Note que Jacob está tan embelesado que es el mismo quien pone la cuota de años. ¿Porque puso siete años? Pues me imagino que calculó el tiempo para estar estable, o para poder tener ya su propia riqueza. Lo curioso es que su madre le había dicho en Génesis 27:44: “Y mora con el algunos días”. Es decir Rebeca le dijo que se quedara un momento, pero Jacob una vez flechado por Cupido se le olvidó su mamá. ¡Así es el destino de los hijos cuando se enamoran! Se olvidan de los que los trajeron a Luz.  Es más la evidencia es que Rebeca nunca más vio a su consentido Jacob.

 

B.      Detrás de toda apariencia hay malas experiencias

Antes había un programa de televisión que se llamaba hasta en las mejores familias. Dándonos a entender que  los problemas siempre suceden, inclusive hasta en las mejores familias.  Y esto le pasó a Jacob. Note como Labán le muestra su mejor apariencia. En el vrs. 13: “corrió a recibirlo, lo abrazó y lo besó”. Le muestra lo importante que es para él. Luego el vrs. 14 dice: “Ciertamente  hueso mío y carne mía  eres”. Este es una actitud de aceptación.  Luego el vrs. 15 Labán muestra su mejor cara con relación a su ética laboral: “Porque me has de servir de balde”. “Dime cuál es tu salario”. Wow, que buena gente Labán y que honesto y sensible a las necesidades de Jacob. No cabe duda que Jacob tiene suerte de tener un suegro así. ¿Pero será cierto? Todos sabemos que no. La historia más adelante demuestra que Labán no era tan buena gente como aparenta ser aquí. ¿Y qué pensar de Lea? Bueno una mujer callada a la sombra de la belleza de su hermana, se aprovecha, porque sabe que la única forma de encontrar marido es mintiendo y haciendo las cosas de una manera truculenta. ¿Pero y que de Raquel? Pueden ustedes imaginar, que Jacob se ha rifado la vida por siete años por el amor de Raquel, se ha mantenido enfocado solo en ella, ha guardado sus recursos para el día en que la pueda tener, no le ha faltado el respeto. Han platicado y soñado por ese día, y ¿cómo le paga Raquel? Formando un complot con su padre y su hermana. ¿No sería suficiente para que se desilusionara? Es obvio que Laban la convenció pues le pudo haber dicho que a la siguiente semana iba a ser su esposa. Pero, luego Raquel se arrepentiría de por vida, lo mismo que Lea por esta cultura familiar corrupta.

 

C.      Detrás todo sueño hay un despertar

El vrs. 21-23 hablan de el gran sueño, fiesta, vestido, damas, traje regalos, y luna de miel. Pero dice el vrs. 25 “venida la mañana”. Es decir cuando amaneció, Jacob despertó y que vio? Que estaba bailando con la más fea. Indudablemente el despertar es amargo. No te das cuenta de tu realidad hasta que despiertas. Y de repente te das cuenta que en lugar de haber alcanzado tu sueño estás más lejos de lo que soñaste. Estás con la persona que no quieres, que no te gusta y que te hace alejarte de lo que anhelas y deseas. ¿Qué puedes hacer entonces? Puedes ser como Jacob que va y reclama a quien lo engaño. Pero Labán ahora le muestra lo que realmente es. Él le dice “yo no te he engañado” lo que pasa es que no te fijaste en la letra chiquita del contrato. Sólo te fijaste en “los declaro marido y mujer” o “vivieron felices para siempre”. Pero Labán le dice yo te prometí a Raquel por siete años y te voy a cumplir pero lo que no te dije es que antes de darte a Raquel te iba a  Dar a Lea, porque nuestra costumbre es así. NO te mentí sólo te oculté y omití un pequeño detalle. Todos soñamos con la boda y con la noche inaugural del sexo autorizado y bendecido por Dios. Pero se nos olvida que lo que viene después son una serie de despertares que implica más allá de lo que soñamos, y que si no estamos agarrados de Dios podemos sucumbir ante todas las realidades después del sueño.

Hasta aquí las cosas se han complicado. ¿Pero puede notar algo primordial en la narración? Ninguno de los actores ha consultado a Dios, y como consecuencia, Dios no ha metido mano hasta ahora. Pero tendrá que hacerlo para enderezar todo el embrollo.

 

IV.                  Cuarto acto: LAS PROMESAS EN LA RELACION  (29:31-35)

Ya una vez empezó mal el matrimonio es obvio que las cosas resultarán en un caos y conflictos familiares. Por eso es importante no saltarse los principios de Dios porque sino  después se manifiestan los problemas. Es obvio que habría una tensión y preferencia de parte de Jacob en el hogar. Jacob sirvió siete años por su sueño, pero ahora tiene que servir otros siete años por su sueño pero con una realidad en hombros. Note que es importante lo que el vrs. 31 dice con respecto a la promesa de Dios en un hogar conflictivo.

 

A. Dios ve: “Y vio Jehová

Dios no está ausente de los problemas de nuestro hogar. El estará pendiente de sus hijos a pesar de estar tan enredados en sus relaciones familiares. La expresión en Hebreo es “aparecer”, o tomar una decisión después de ser un espectador”. Dios le dijo que iba a bendecir a Jacob en su evento de Betel, ahora Dios va a meter mano. Dios hace muchas cosas importantes. No es apático a los sufrimientos de las personas. El ve, y está pendiente de las injusticias en nuestros hogares. Y no va a permitir más injusticia.

 

B.      Dios es justo: “Lea era menospreciada”

Todo acto de menos valía hacia cualquiera, es desagrado de Dios, por lo tanto Dios no permitirá que menospreciemos a una persona por qué no nos agrada o porque nos estorba. Si tratamos mal a alguien con que nos casamos y no lo queremos, y nos aprovechamos de él, ese es caldo para el Dios Todopoderoso actúa de una manera justa.

 

C.      Dios empareja: “le dio hijos pero Raquel era estéril”

¿Pueden ver esto? Es la fea, la realidad, la que le desagrada la que está pariendo nueva vida. Es Lea la de ojos bonitos pero de mal aliento, la que Dios usa para empezar a bendecir a Jacob. Mientras que el sueño de Jacob, Raquel, es estéril no produce nada. Y así es, no podemos disfrutar de la idealidad y de los sueños si no aprendemos a manejar y valorar nuestra realidad y a quererla porque Dios nos ha bendecido en ella. De Lea vendría el 50% de la bendición del sueño de Jacob y de Dios. Debemos entender que la manera en que manejamos nuestra realidad, producirá mucho en nuestro sueño. De Lea vendría Judá, de Judá vendría David, de David vendría Jesús. En ese sentido Jesús en descendiente de la más fea. ¡Cómo alabo a Dios por la forma en el empareja la cosas en los hogares. Al final en Génesis 49:31 dice que Jacob pide ser enterrado en la tumba donde Lea está enterrada. Jacob al final decidió que lo enterraran con Lea la más fea, y no con Raquel la más bonita.

¿Es esto una vindicación de la fealdad y una condenación de la belleza? Si y no. Dios ama a las mujeres por su corazón y su vida. Pero no tolera que las personas menosprecien a otras por su aspecto físico. Por eso Dios actúo así en este hogar.

Bueno hay más que contar en el caso de Jacob y su hogar, pero eso será en otra oportunidad. Sólo quiero decirle que si un día le toca bailar con la más fea, aférrese a Dios que el puede cambiar su lamento en baile.

Anuncios

Un noviazgo ideal con dosis de realidad: La historia de Jacob y Raquel III parte

II.                    Segunda escena : LA PROPUESTA de la relación (29:8-18)

Debemos notar que Jacob no está en búsqueda de novia, pero Dios se la presenta personalmente, sin que él lo busque. ¿Cómo es el cortejo de Jacob con su futura esposa? ¿Cuál es el tipo de acercamiento  para una relación emocional? ¿Cuáles son las reacciones normales y naturales a la propuesta?.

 

A. Hay un sentido de PRIVACIDAD

Hay que notar que inmediatamente que Jacob mira a  Raquel les dice a los que están o por lo menos insinúa que ahuequen, que se vayan. “Id y apacentad”. Es un deseo nato de estar a solas con la persona que le agrada. Los demás sobran estorban. Esto hasta cierto punto es normal.

 

B.       Hay un sentido de PROTAGONISMO

Dos verbos son importantes y a la vez dinámicos en la historia que leemos.  “vio…movió la piedra”. Este protagonismo tiene que ver con hacerse notar, con un “mírame estoy aquí, existo”. Jacob mueve sólo la piedra y segundo es un “metido” ya que el no debía hacer eso. Viola una costumbre por exhibirse con la muchacha. Hacemos cosas increíbles, arriesgadas para llamar la atención de quién nos ha gustado. A veces son peligrosas y atentatorias contra la misma integridad física de uno, pero de eso se trata de impresionar a quien nos ha impresionado.

 

C.      Hay un sentido PUBLICO

El texto dice: “besó…alzó…dio…a su padre”. Hay varias cosas que me llaman la atención de este pasaje. La primera es el hecho de que a pesar de estar todos en el abrevadero, Jacob besa a Raquel. Este beso es espontáneo y es más de amistad y de parientes. Es un beso sin malicia, y lleno de cariño. Por otro lado no tiene vergüenza de demostrar sus emociones, lo que siente por ella. Es un hombre llorando, que ha sufrido y Raquel le proporciona tal emoción, que no se avergüenza  de mostrar a otros de una manera vulnerable. El muestra lo emocionado que está. 

 

D.     Hay una PLÁTICA

El pasaje nos demuestra que los dos entran en un diálogo más allá de lo emocional. Aunque Jacob está emocionado tiene un tema de conversación.  Habla más allá de la superficialidad actual. Más allá del Ipod, del Facebook, del twitter. Temas tan trascendentes de nuestra juventud actual. Le cuenta toda su vida, le explicó quien era, de donde era, quienes eran sus padres y familia. Su situación actual. Nada le ocultó.  Pero otra cosa es que después de ese diálogo Raquel se va corriendo a contarle a su padre lo que le ha pasado. Ella le contó plenamente acerca de Jacob. Eso significa entonces que hay tiempo también para fomentar la separación, la individualidad. Darse espacio. No ser obsesivo con el ser que amo. Jacob le da libertad y espacio a la muchacha. Así que entonces hay cuatro cosas que demuestran lo que debe tener tu relación al hacerse pública. Primero expresiones físicas, Jacob besa a Raquel. Segundo expresiones emocionales, Jacob alza su voz y llora. Tercero expresiones espirituales, Jacob le contó su identidad espiritual y cuarta, expresiones intelectuales. Es decir la dejó que corriera, se alejara y contara a su padre. Esto habla también que Raquel  es independiente, tiene su propia personalidad, sus características, su espacio y valores. Va donde el papá y le cuenta. Aparte de que ella también tiene su profesión, dice la Escritura que ella era pastora.

 

E.      Hay PROTOCOLOS

La RAE dice de protocolo: “Serie ordenada de escrituras, matrices y otros documentos que un notario autoriza y custodia con ciertas formalidades. También agrega como: “Plan escrito y detallado  de un experimento científico. Un ensayo clínico  o una actuación médica.  Esto significa que hay ciertos procedimientos establecidos  en la agenda de Dios para este tipo de relaciones emocionales. ¿Cuáles son esos protocolos aquí?

 

1.      El protocolo de  los padres (v.13)

Tanto Jacob como Labán se sientan en un diálogo amigable, fraterno y familiar.

 

2.      El protocolo del tiempo. (v.14)

Dice el vrs. 14 “Estuvo durante un mes” No dice que estuvo con Raquel, si notamos bien el texto. Aunque es muy probable que en ese tiempo tuvieran pláticas pero hay ausencia de expresiones físicas. Es un cultivo del amor en el silencio y la espera.

 

3.      El protocolo de la responsabilidad

¿Dime cuál será tu salario? Ya aquí Jacob podrá tomar decisiones basadas no en los que otros hacen por el sino con sus propios recursos, ya puede ofrecer y trabajar para lograr lo que desea con su amada en silencio.

Pero hay otro concepto que me parece interesante. Y es que Jacob mismo pone la cantidad de años y no Labán. ¿Porque haría tal cosa?¿ Quizás consideró que en 7 años podría tener ya los recursos suficientes para mantener a su esposa? Pero en este tiempo se desarrollaría un sentido de responsabilidad en cuanto a la palabra empeñada. Jacob no tiene temor que otro la conquiste, ni la misma Raquel piensa en eso. Y es que cuando Dios ha juntado no lo separara jamás el hombre.

Un noviazgo ideal con dosis de realidad: La historia de Jacob y Raquel II parte

B.     Lo segundo que veo en Jacob es que era DEDICADO

Aquí quiero tomar la expresión que aparece en el vrs. 1 del capítulo 29: “Siguió luego Jacob su camino” A pesar de su tremenda experiencia espiritual, sigue su camino. Es un hombre con un camino y no se parará hasta que ese camino lo lleve a su destino. Está solo, realmente solo pero con anhelos, metas, visiones y propósitos por cumplir y realizar y lo va hacer. Tres cosas tiene en su corazón Jacob que lo hace dedicado.

 

1.      Tiene MOTIVACIÓN

El sabe cómo llegar, sabe su camino, no va al azar. Para lograr las metas que nos imponemos, debes tener pasión por ellas. Debemos caminar sin desanimarnos hasta que lleguemos a los lugares que nos hemos trazado. Caminar sin destino es desmotivante. Sólo el que sabe el camino llegará a su destino. ¿Puedes preguntar a tu futuro prospecto, ¿qué lo hace levantarse por la mañana? Y te darás cuenta de su motivación.

 

2.      Tiene OBJETIVOS

Por lo menos tiene tres grandes objetivos, primero ir a la tierra de los orientales, este es un objetivo bastante general. Segundo quiere llegar a Harán este es un objetivo un poco más específico y finalmente quiere encontrar a Labán. Estas tres metas fueron lo que le llevaron incluso a encontrarse con su futura. Debemos tener metas claras, y cuando los jóvenes empiezan una relación se deben preguntar cuáles son sus metas. No se trata sólo de experimentar las sensaciones emocionales y físicas. No se trata de hablar sólo de sexo o de tener caricias y lo emocionante de la relación a escondidas. Se debe saber hacia dónde van los que se juntas y si tienen metas afines.

 

3.      Tiene ESTRATEGIAS

Cuando Jacob llega a un lugar el inmediatamente sabe que ha llegado o por lo menos está cerca del lugar que busca. ¿Cuáles son los indicadores que el usa para saber si ha llegado? Primero es observando el lugar donde está. Su capacidad de observación le empieza a decir que está llegando a su meta. Pero luego hace preguntas sabias e inteligentes. Note como el pasaje lo enseña.

 

a)      ¿De dónde sois?

Esta es una pregunta de identidad. ¿Esta gente se identifica lo mismo que yo? ¿Son ellos la parte que buscó de Dios? Debemos investigar el ambiente del prospecto, ¿cómo son?, ¿qué piensan, cuál es la relación de ellos con el Dios que yo sigo?

 

b)     ¿Conocéis a Labán hijo de Nacor?

Esta es una pregunta que tiene ver con la intimidad. ¿Qué tanto conoce al hombre que él está buscando? ¿Qué tanto conoce íntimamente la meta que yo tengo?

 

c)      ¿Está bien?

Este es un saludo ausente de egoísmo. Jacob pregunta por la salud del otro. Jacob no es egoísta en cuanto a la búsqueda de su deseo. El piensa en su tío y en el bienestar de él. Es un respeto a las personas y las relaciones dentro de su meta. Nadie puede lograr un sueño de Dios sino hay una buena relación con las personas y con la salud de ellas.

 

Así que tres estrategias tiene Jacob ubicarse en su propósito o en el propósito de Dios. Son tres pilares fundamentales  que toda persona debería intentar antes de dar con el lugar don Dios quiere que estés.  Una pregunta que explora la identidad, es decir como ayuda a tu identidad como hijo de Dios. Una segunda pregunta que explora la intimidad, es decir que tan cerca está de mis metas o de Dios la persona con la que establezco mi relación sentimental o que tanto aprecia el lugar de donde soy.  Y el tercer tiene que ver con una pregunta de integridad, es decir que tanto me hacen mejor las personas y como veo yo porque ellas sean mejores cuando las trato. Que tanto me intereso por el bien de otros.

 

C.      Lo tercero que veo en Jacob es que era GUIADO

 

La expresión que destaca en esta parte de los versículos es la expresión del versículo 6 parte b. “Y he aquí Raquel su hija”.

Esta expresión una coincidencia. Pero Dios le había dicho que iba a estar con él. Les recuerdo lo que escribí anteriormente, Dios le había prometido una descendencia, eso implicaba una pareja. Así que Dios lo está guiando a encontrarse con ella. El texto muestra que soberanamente Dios conjugó el tiempo de llegada de Jacob con el tiempo de llegada de Raquel. ¿Qué habrá pasado por la mente de Jacob? La vio y de seguro que se enamoró de ella, porque un mes después le pidió a Labán que se la concediera y se ofreció trabajar 7 años por el amor de su Raquel. No hay esfuerzo, no hay temor, hay seguridad y sobre una tranquilidad ya que es Dios quien está guiando la vida y las decisiones tanto de Raquel como el de Jacob. Si es la pareja que Dios tiene destinada para tu vida, no habrá fuerza  para que la relación se dé.

 

 

Ahora pensemos esta primera escena desde el contexto de América Latina. Es obvio que nuestros contextos tienen sus peculiaridades y son diferentes a los libros americanos que nos llegan sobre todo dentro del contexto latino. Debemos entender que todos los modelos que nuestras culturas juveniles latinoamericanas observa, vienen de los medios de comunicación social. Las series de televisión y las películas nos dan las pautas para que los jóvenes creen un tipo de relación que es bastante atípica a su realidad. Y no sólo es complicada a nivel cultural sino también a nivel de juventud cristiana. ¿Cuáles preceptos se deben cuidar tanto culturalmente como bíblicamente o cristianamente? Los latinos vienen muchas veces de trasfondos familiares fragmentados. Por otro lado también tienen connotaciones económicas para la relación de noviazgo. La pobreza marcada en América latina no permite seguir los “cánones tradicionales americanos” del cortejo. ¿Qué recursos cuentan los latinos pobre con relación a cortejar con una cena o una salida a la pareja que pretenden? Así que una marcada diferencia entre los contextos latinos y americanos tiene que ver con el cortejo y su capacidad económica. Otra área que es muy marcada es el asunto del nivel de compromiso. Es obvio que aunque hay una subcultura oculta de sexualidad antes del matrimonio en América Latina por lo menos todavía se avergüenzan de una sexualidad incluida per se en el noviazgo. De hecho también la Escritura de Dios aporta aquí parámetros para establecer un rotundo no en cuanto a la sexualidad durante el noviazgo. Una tercera cosa que diferencia a los noviazgos latinoamericanos de los noviazgos americanos es el vínculo con el núcleo familiar. A diferencia de los americanos que se independizan los latinos se dependizan. Muchas veces la familia tiene una tremenda influencia en las relaciones de la futura pareja. Otra cosa tiene que ver con el concepto de la duración del compromiso. Muchos en América Latina todavía piensan a largo plazo y para siempre. Mientras que en América se piensa más en términos prácticos sobre el funcionamiento del matrimonio. Es decir si me siento bien sigo y si no tengo la opción del divorcio.

Por otro lado hay una marcada diferencia entre el machismo latinoamericano y el hembrismo americano. En nuestros contextos latinos es obvia la predominancia del hombre y su falsa superioridad de género. En cambio en los USA es más marcado el movimiento feminista. Por eso la importancia de sentar parámetros bíblicos para nuestras relaciones emocionales.

Un noviazgo ideal con dosis de realidad: La historia de Jacob y Raquel

Muchos de los fracasos en las relaciones de pareja, en los noviazgos, en la vida de “amigovios” (amigovios: dícese de una relación donde no saben si son amigos o novios), amigos con derechos u otro adjetivo que invente­mos, se deben principalmente a que en la mayoría de los casos nadie les dijo o mejor dicho, nadie nos dijo, cómo enfrentar eso a lo que todos llamamos amor.  Las personas nacen, crecen, viven y mueren sin darse cuenta si supieron o no amar, en su larga o corta visi­ta por esta Tierra. Lo peor es que culpamos al destino, a Dios, a la vida misma, a la suegra, a la novia o al dinero. Sin percatarnos  que en muchos casos el problema no está fuera sino dentro de nosotros mismos. Hemos sido capaces de crear un sin número de di­ferentes maneras de relacionarnos, casi incontables, inimaginables, inigualables, incomparables e increí­bles. Tenemos la capacidad de “crear” cada vez más y más, extrañas y nuevas maneras de amar. Por eso me he tomado la libertad de escribir sobre este tema, principalmente para los jóvenes de mi iglesia, pero al publicarlo en mi blog para todos los jóvenes que se vean envueltos en esta etapa de sus vidas. La idea central, de esta reflexión  es tratar de identificar las caracterís­ticas y los rasgos más importantes que tienen los impli­cados en los romances (tanto él como ella) desde la perspectiva de Génesis 29. Es la historia de Jacob con Raquel, y también por consecuencia la de Lea, la hermana menospreciada de Raquel. He tomado estos personajes (reales) de la Escritura ya que al ir desarrollando la historia  los papeles que asumen los actores y actrices de esta narración, muchas veces rayan en lo simpático, loco y atre­vido, pero sobre todo en la dirección y el control de Dios a pesar de nuestras equivocaciones. También quiero que lo pensemos desde el trasfondo latinoamericano que es bastante diferente al anglosajón. Quiero que tomemos el lente de los latinos, ya que la mayoría de documentos cristianos acerca del noviazgo nos vienen desde el contexto americano, y eso ha generado también cierto tipo de confusión a la hora de poner las reglas del juego como hijos de Simón Bolívar. Así que me voy a esforzar por darle cierta identidad latinoamericana. Bueno sin más dilación pasemos pues a la historia y sigamos todo la trama.

Quiero narrar la historia en tres actos importantes o principales. Cada uno de ellos tiene su propio argumento y sus propias líneas de diálogo. Van caminando como en un “crescendo” musical.

 

 

I.                    Acto primero: EL PROSPECTO DE LA RELACIÓN  (Génesis 28:10-29:7)

La historia de Jacob es una historia llena de muchos altos y bajos. En este momento el está yendo para donde sus parientes, precisamente porque ha tenido problemas en su casa con su hermano Esaú. Ha sido por muchos años un niño consentido y cuidado por su madre. Pero ahora la historia es diferente, el va solo y desprotegido, así que tendrá que encontrarse el mismo y tendrá que tener una relación personal con el Dios de su padre Isaac. Es en este viaje en donde comienza su encuentro con la que será su amada. Ahora es muy importante notar que tipo de cualidades se están desarrollando en tú futura o futuro novio y como consecuencia novio. Debes tener mucho cuidado y observar con detenimiento 4 características sobresalientes en Jacob que nos demuestran su preparación para la relación que Dios tenía de antemano para él.

 

  1. A.     Lo primero que veo en Jacob es que él era UBICADO (28:10-22)

Quiero usar la expresión “salió” que aparece en los versículos iniciales de la narración. Dice el vrs. 10: “Salió, pues Jacob de Beersheva, y fue a Harán”. Esto implica que el va movilizándose, y madurando. Está entrando en una nueva etapa de su vida. El va en búsqueda de sus parientes. Su meta principal es llegar donde ellos, quedarse a vivir allí por un tiempo, trabajar y luego regresar a su casa, con su madre y padre.  En ningún momento se nota por la narración del pasaje que Jacob tenga en mente buscar una muchacha para casarse. Es decir esa nos su prioridad. Sino progresar y trabajar en casa de su tío Labán. Aparte de que en los versículos que siguen a continuación, Jacob va a tener un encuentro personal con el Dios de su Padre Isaac. Hay tres cosas que muestran la ubicación de Jacob en este pasaje.

  1. 1.      Su condición espiritual (espiritualidad)  (vrs. 12)

Podemos notar que su espiritualidad se basa en los términos que soñó con Dios, vio a Dios y habló con Dios. En pocas palabras tuvo un encuentro personal con él. Esa experiencia lo marcó de por vida. Una vez podemos insistir aquí que el futuro prospecto o prospecta  deberá tener un encuentro personal con Dios. Es la única manera de poner una base sólido para que se levante una relación emocional saludable. Note las promesas que Dios le hace en el vrs. 13-15. Le dice “Yo soy Dios de tu padre”, es decir soy real Jacob y no una creencia familiar. Segundo le dice “te voy a dar la tierra”, esta era una promesa de recursos materiales, y luego añade tres palabras que me llaman la atención: “descendencia (2 veces), simiente y familias). Es decir el pacto de Dios con Abraham tiene implicaciones de descendencias. Ahora, cuando vi esto me pregunté ¿Qué se necesita para que tenga familia, descendencia y simiente? Un hombre y una mujer. En la promesa, Dios le está diciendo por implicación que una de las consecuencias lógicas de sus promesas es que encontrará con quien procrear.  Note lo importante de las familias para Dios. Hay un marcado contraste entre el deseo de los hombres de tener pareja y el deseo de Dios que uno tenga pareja. Para Dios los conceptos de realización al casarse o satisfacción al tener sexo autorizado no es lo importante, sino la visión espiritual de lo que debe y será mi familia en las manos de Dios. Muchos cristianos piensan con relación al noviazgo demasiado en términos de mi felicidad, de mi realización y mi satisfacción, pero Dios no. El me permite que yo tenga alguien con quien convivir pero su interés primordial es espiritual y el desea que nosotros y nuestras familias sean instrumentos en las manos de Dios.

 

  1. 2.      Su apreciación de la real de su vida (realidad) (vrs. 18)

A pesar de la extraordinaria visión de Dios y de sus grandes promesas. En el vrs. 18 dice que lo único que tenía como real era una piedra. Qué gran contraste con el gran sueño que Dios le había dado. Es que a pesar de tener la bendición de Dios, siempre empezamos por bendecir lo poco que tenemos. Esto nos habla que no debemos pensar en poseer un montón de cosas para encontrarnos con la mujer que amamos. Note que Jacob se asombra que en esa pequeña cosa como es una piedra Dios está allí.  Por las cosmovisiones quizás muy humanas de las relaciones sentimentales que se nos ha introducido en nuestras iglesias, es que las personas se afanan por tener bastante para que puedan casarse bien, pero no se afanan porque Dios esté en lo poco que tienen. Pueden llegar a tener todo y mucho pero sin Dios. Y eso es un pecado serio, y no una base estable para levantar toda una relación sentimental para toda la vida.  Muchas veces deberemos entender que no podremos disfrutar de la abundancia  del sueño sin bendecir la limitación de nuestra realidad. Es más esa pequeñez debemos ungirla y dedicarla a Dios.

 

  1. 3.      Su compromiso con  Dios (practicidad) (v.20)

Note que su espiritualidad y realidad se conjugan en un compromiso práctico de parte de Jacob. Pero es un compromiso también de fe. Primero el asume una petición, que Dios le de prosperidad económica. Luego prosperidad emocional y finalmente espiritual. Pero luego dice que va a apartar el diezmo de todo lo que Dios le dé. En este momento nada de lo que dice que va a dar posee. Sin embargo le cree a Dios y decide ofrecerle su lealtad y compromiso espiritual y práctico. Es un hombre bajo pacto con Dios.   Esto es importante en una relación y en el momento que aparece un prospecto. ¿Se puede notar en él o en ella que son hombres y mujeres de pacto con Dios? ¿Están bajo su autoridad?

Así es que por lo que podemos ver en Jacob está ganando ubicación en su vida. Se puede decir entonces que Jacob era un muchacho UBICADO. Pero viene una segunda característica.

 

 

 

Lo que Job tenìa cuando no tenìa nada II parte

En tercer lugar Job tenía un pariente cercano vivo aunque toda su familia había muerto. “Mi Redentor vive.” Poseía al gran Señor que siempre vive. No era el Cristo muerto de la superstición. «Nuestro Redentor vive.” No era el Cristo despojado de divinidad, de los teólogos mitómanos de la línea liberal. Nuestro divino abogado permanece en el poder de eternidad a eternidad. Y estará allí aún en medio de la muerte. Job tenía un pariente vivo eternamente aunque los otros ya no estuvieran.

En cuarto lugar Job tenía una certeza absoluta en medio de circunstancias muy inciertas. Job dice: «YO Sé…»

 No tenía ninguna clase de duda sobre el asunto. Todo lo demás era dudoso, pero esto era cierto.  Su fe le da certeza. La fe trae segura evidencia. Hace sustancia lo que recibe, y nos lo hace conocer.  Sus pruebas podían hacerle dudar: ¿por qué tenían que ocurrir? Pero éstas no afectaban a su relación con Dios, al amor de su Redentor ni a la vida de su vindicador. ¿Tienes tú este gran privilegio? ¿Obras de acuerdo con esta seguridad? ¿No adorarás ahora mismo a tu amante pariente espiritual? En tiempos de dura prueba los creyentes son: 1) Empujados fuera de sí mismos para mirar a su Dios y Redentor. 2) Impulsados a mirar dentro de sí mismos en cuanto a un conocimiento seguro e indudable: «Yo sé… » 3) Obligados a asirse, por una fe personal,  guiada por la gracia de Dios: «Mi Redentor… » 4) Impulsados a vivir mirando lo invisible, a un Redentor vivo, y su próximo advenimiento. Los santos probados dentro de la mayor oscuridad de la prueba han sido llevados a grandes descubrimientos de verdad confortadora. «La necesidad es la madre del ingenio», se dice. Aquí Job halló, para su propio consuelo, un argumento en favor de la justicia de Dios. Dios no podía dejar a su servidor sincero bajo la calumnia; por lo tanto, si moría sin defensa y pasaban los años y los gusanos consumían su cuerpo, su vindicador se levantaría y el injuriado Job sería totalmente vindicado. Así el Espíritu de Dios reveló al afligido patriarca un futuro estado de vida, un parentesco espiritual glorioso, un juicio futuro, de alguna manera  una concepción primaria o incipiente de la resurrección y una eterna justificación para los santos. Una gran luz vino a través de una estrecha ventana, y Job obtuvo una ganancia infinita para sí y para otros mediante sus pérdidas temporales. Una débil fe es feliz mirando más allá de todas las dificultades, pues las deja detrás. Cuando Marta consideraba a Lázaro muerto de cuatro días y putrefacto, su fe empezaba a fallar; era demasiado tarde para quitar la piedra. Pero la fe, en su fortaleza, después de considerar las imposibilidades, se lanza a vencerlas. Así como Elías, en su disputa con los sacerdotes de Baal, puso todas las desventajas en contra suya, ordenando: «Arrojad agua sobre el sacrificio», e insistiendo: «Poned más y más agua», la fe sabe que no hay dificultades cuando el fuego baja del cielo. Del mismo modo Job dijo: «No importa que me muera y mi cuerpo se corrompa en la tumba, que el fuego consuma mi cuerpo o sea tragado por las aguas o despedazado por bestias salvajes, a pesar de todo me será restaurado.» La muerte será vencida, como el león que mató al profeta y luego «se puso a su lado y no lo devoró»; la fe de Job se burla de las imposibilidades, pasa por alto todas las dificultades físicas. Como Abraham, no considera su cuerpo muerto, sino que cree, por encima y contra toda esperanza; sabiendo que Dios se lo restituiría por la resurrección.  La fe es, o debería ser, estar fuertemente persuadido de lo que uno cree. Es una evidencia, no una conjetura; no una suposición, sino una firme seguridad. Ciertamente, nosotros conocemos lo que creemos. «Nosotros sabemos que has venido de Dios por Maestro” (Juan 3:2). Nosotros creemos y estamos seguros de que Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente (Juan 6:69). «Sabemos que tenemos de Dios un edificio” (2ª Corintios 5:1). «Sabemos que le veremos como El es» (1ª Juan 3:2). «Estad firmes y constantes, creciendo en la obra del Señor siempre, sabiendo que vuestro trabajo en el Señor no es en vano» (1ª Corintios 15:58). Los creyentes de antiguos tiempos nos avergüenzan a nosotros que vivimos en la clara luz del Evangelio. Job vivió mucho antes de que el Evangelio fuera revelado; la redención de  las almas y la resurrección eran en aquel tiempo un gran misterio, revelado raramente a unos pocos. Solamente uno entre millares podía traer este mensaje a un condenado pecador: que Dios había hallado un rescate (Job 33:23).

 

Bueno la vida por la que usted y yo podamos estar pasando nos llevará muchas veces a no tener nada, pero como Job y como hombres y mujeres de Dios, tendremos más de lo que realmente el Diablo nos ha privado. No se desanime, usted tiene hoy más que nunca “Un Redentor que vive”. Bendiciones

Lo que Job tenìa cuando no tenìa nada

Lo que Job tenía cuando no tenía nada

«Yo sé que mi Redentor vive» (Job 19:25).

Cada vez más la aflicción abate a miles de personas en todas partes del mundo. Desde Japón hasta Europa hay mucho sufrimiento. En nuestra nación hay tantas necesidades emocionales, espirituales, económicas, familiares y sociales. Cada día el alto costo de la vida ha ido mermando las esperanzas y los bolsillos de miles de salvadoreños. La gente tiene una actitud negativa, desesperanzada y sin ningún atisbo de luz y de solución a sus carencias y necesidades. Yo mismo he experimentado la depresión y la tristeza de pasar por tiempos de carencia, de falta de empleo y de enfermedades y pobreza. Conozco pastores y siervos de Dios que están sin trabajo, y la están pasando muy mal, debido a esta gran crisis económica. ¿Cómo podemos encontrar alivio en medio de tantas dificultades, de tan desesperanza e insatisfacción nacional? Una vez más creo que la Palabra de Dios nos debe dar la pauta para sentirnos estables en un mundo inestable. Hoy tuve mi meditación en este texto del libro de Job.  Creo que Job cuando dijo esta expresión la estaba pasando re mal, sin esperanza, enfermo,  muerta su familia y por sobre todo sintiéndose abandonado por Dios.  Aunque indudablemente no se trata de importar una doctrina de resurrección en este pasaje, ya que sería extraña a la mentalidad judía en este momento, debemos entender que las dificultades de traducción de estas palabras son muy grandes. En realidad lo que prefiero es  una lectura sencilla que cualquier superior significado que pudiera darse a esta frase mediante un fraude piadoso. Parece que Job, llevado por la desesperación, se entrega a la verdad y justicia de Dios. Nosotros podemos usar estas palabras en el sentido más evangélico y no ser culpables de extremar su sentido; ciertamente no se le puede dar otro sentido ni otro significado. ¿De qué otra esperanza podía obtener Job consuelo sino de una vida y gloria futura? Sigamos las realidades que Job tenía cuando no tenía nada.

 

Lo primero que puedo observar es que Job tenía un verdadero amigo entre sus amigos crueles.

En estos días me he sentido nuevamente como solitario y temeroso de las personas y de lo que pueden hacerme. En el ministerio pastoral puede haber muchas cosas buenas pero también tiene sus aristas. Una de ellas es que la gente que nos rodea es tan voluble e inestable que en un momento podemos gozar de su simpatía pero en cualquier momento se convierten en nuestros más acérrimos enemigos. Esto me lleva a tratar de mantener siempre mi distancia ya que es imposible confiar en alguien. Lo que nos lleva a convertirnos en muy solitarios. Job tenía muchos alrededor suyo pero eran crueles y querían destruirlo, aunque ellos pensaban que estaban ayudando. Sin embargo Job se vuelca a Dios y lo  llama su Redentor y mira a Él en su tribulación. ¿Qué significa esta frase? ¿Cómo lo consuela a Job? Primero la frase hace que Job sienta que Dios es su pariente. Tal es el significado de la palabra hebrea (Rut 4:1-6). El más cercano pariente de todos. Ningún pariente hay tan cercano como Jesús. Nadie tan unido a nosotros ni tan bueno. Se hizo pariente nuestro de un modo voluntario. Nadie le forzó a ser nuestro hermano, lo fue por propia elección; por lo tanto, es más que un hermano. No se avergüenza de los suyos, «no se avergüenza de llamarlos hermanos» (Hebreos 2:11). Aun cuando éstos le abandonaron les llama «mis hermanos» (Mateo 28:10). Lo es eternamente. «¿Quién nos separará?» (Romanos 8:35). Por otro lado el “goel” o Redentor era un amigo que buscaba la vindicación en segundo lugar.  De todos los falsos cargos, abogando por nuestras almas. De todas las burlas y ofensas, pues el que cree en El no será avergonzado ni confundido. De todas nuestras culpas, llevando él mismo nuestro pecado y haciéndonos justos por su justicia. De las acusaciones de Satanás. «¡El Señor te reprenda, oh Satanás!» (Zacarías 3:2). «El acusador de nuestros hermanos es echado fuera» (Apocalipsis 12:10). Pero también ese amigo en tercer lugar es su redentor. Dios lo pasó de su esclavitud personal. De los privilegios perdidos. De sus goces y honores, arrebatados por el enemigo. Es una doble redención, por precio y por poder. En este sentido aunque sus amigos eran crueles, el tenía un amigo en medio de ellos que lo estaba ministrando y redimiendo su dolor. Dios es nuestro amigo, y suficiente para seguir adelante. Sin embargo todavía otras cosas que Job tenía cuando no tenía nada.

En segundo lugar Job tenía una riqueza real en medio de la más absoluta pobreza.

Hay que observar que dice «Mi Redentor». Es como decir: «Lo he perdido todo, pero mi Redentor todavía es mío y vive para mí” Significa: 1. Yo lo he aceptado como tal, entregándome en sus manos.  2. He sentido algo ya de su poder, y estoy confiado de que todo irá bien desde ahora, puesto que El es mi protector. 3. Me asiré a El para siempre. El será mi única esperanza en la vida y en la muerte. Puedo perderlo todo, pero nunca perderé la redención de mi Dios. El parentesco con mi Salvador. Nadie nos puede quitar a nuestro Dios.

Etapas de la familia en los salmos V parte

IV.                    Veamos en cuarto lugar: EL OCASO DE LA VIDA

 He aquí que así será bendecido el hombre Que teme a Jehová. Bendígate Jehová desde Sion, Y veas el bien de Jerusalén todos los días de tu vida, Y veas a los hijos de tus hijos. Paz sea sobre Israel. (Salmo 128: 4-6). ¿Cómo será la vida cuando el polvo se asiente y vuelva la calma? ¿En qué consistirá la recompensa por comenzar y cultivar una familia según la dirección divina? ¿Cómo se sentirá uno en el nido vacío?  Para empezar, seremos “bendecidos” (Salmo 128: 4). Yo interpreto esto como que seremos felices en nuestra propia vida. Tendremos recuerdos gozosos y disfrutaremos de una felicidad mantenida por medio de buenas relaciones con nuestros hijos ya adultos. Además, el salmista afirma que “Jerusalén” será un lugar mejor —esa era la ciudad donde él vivía—: habrá bendiciones civiles como resultado de haber dado a la sociedad un joven feliz y saludable. Las ciudades que nuestra progenie escoja para vivir serán mejores si ellos salen de una familia que los ha preparado para la vida. Y por último: “¡Paz sea sobre Israel!” — ¡Shalom Israel!— Finalmente, la nación será bendecida por Dios. Se trata de algo axiomático: los hogares saludables, bien disciplinados y amorosos, producen personas que hacen al país pacífico y fuerte. Según marche la familia, así va la nación. Cuando las cosas se reducen a lo fundamental, el pulso de una civilización entera depende del latido de sus hogares. En lo referente a criar hijos, todas las sociedades se encuentran tan sólo a veinte años de la barbarie; ese es el período que tenemos para llevar a cabo la tarea de civilizar a los bebés que vienen al mundo en nuestro medio cada año. Esos salvajes no saben nada de nuestro idioma, nuestra cultura, nuestra religión, nuestros valores, nuestras costumbres en las relaciones interpersonales… El bebé tiene una ignorancia absoluta del comunismo, el fascismo, la democracia, las libertades ciudadanas, los derechos de las minorías contrastados con las prerrogativas de la mayoría, el respeto, la decencia, la honradez, las costumbres, las convenciones y las buenas maneras. Para que sobreviva la civilización, hay que domar al bárbaro.

 

Espero que en estos días que estamos agasajando a las madres podamos reflexionar en la importancia de la familia y la manera en que la Escritura la aborda. ¡Feliz día de las madres!