La fe en tiempos de crisis


Esta semana estaré predicando en el aniversario de la Iglesia Círculo Cristiano Filadelfia, una iglesia amada de Santa Ana. Me han pedido que les hable acerca de que debemos hacer como cristianos ante la inminente crisis económica que ya estamos viviendo. He estado oyendo mucho a mis colegas de púlpito, y me preocupa solo hablar de lo negativo que se nos viene encima. Creo que todos ya sabemos eso, así que he decidido hablar más de cómo salir adelante y ejercitar la fe en momentos de crisis. Decidí compartir con los lectores del blog las tres predicaciones que estaré exponiendo este fin de semana. Espero que nos ayude a poder aferrarnos a la esperanza que Dios nos ha dado. Paso pues a mi primera exposición que se basa en la historia de Noé y el diluvio.

 

El Hno Rick Warren puso de moda el mètodo llamado “una Iglesia con Propòsito”  y  su libro “una Vida con Propòsito” ha tenido una extraordinaria aceptaciòn a nivel mundial y doy gloria Dios por eso. Todos aquellos que lo leìmos nos dimos cuenta que programô su libro para un estudio de 40 dìas,  esto debido a que 40 dìas es un tiempo muy simbòlico en la Escritura. Lo interesante del libro es que se constituyó en un libro de los más vendido. Y la mayoría de las familias americanas tenían un ejemplar en su casa. Me imagino que muchas iglesias decidieron no sólo estudiar el libro, sino también su otro libro “La Iglesia con Propòsito”. Es grato saber para que estamos aquí? No es cierto? Nos encanta preguntarle a Dios y nos agrada más recibir respuestas de él.

Sin embargo en mi pregrinaje, me he encontrado con ciertas cosas que parecen no encajar en “La Vida con Propòsito”. Me siento una mañana con un pastor amigo mío, el trabaja en una Institución Evangélica de este país. Después de varios cambios en la estructura administrativa de esta organización, el nuevo líder, otro consiervo decidió marginarlo y sacarlo, después de 12 años de trabajo, fue dejado cesante y aparentemente injustamente por otro consiervo. Esa mañana, veo amargura en su rostro, y tristeza, pero su enojo se vuelca contra Dios. Sin embargo , el está buscando sacar una maestría, y me dice: “El requisíto para obtener la beca de esta maestría es que la persona no debe estar trabajando” Luego añade: Si me dan la beca, será la única forma de saber el propósito de Dios de quitarme mi trabajo de esa manera”. “Será el propósito”. Está en búsqueda del propósito para su despido.  Cuando terminamos la reunión, me subo a mi auto y pienso: ¿Y que si Dios nunca le dice el propósito? Y me estremesco, porque pienso que todos nos sentimos con fe cuando sabemos el propòsito de Dios en algo malo.  Decido examinar en la Escritura más, si realmente Dios dice siempre lo que está haciendo. Y me encuentro con una gran sorpresa. La sorpresa es que en la mayoría de los hombres y mujeres de Dios, hubo tiempos en los cuales, Dios no sólo no dijo porque estaba haciendo algo, sino que muchas veces pareció contradictorio a lo que había dicho que iba hacer. De esta búsqueda nacieron dos libros, uno “Destellos de Luz en Sombra” que es un acercamiento al lado silencioso de Dios, y el otro “La fe en tiempos de  Oscuridad” que es un libro que trata con el lado misterioso de Dios. Espero pronto en algún momento poder publicarlos, porque creo que vienen a dar un equilibrio al triunfalismo permeante en la cultura evangélica del siglo XXI.  Ahora bien, que pasaría si en lugar de hablar de la fe en los 40 días con propósito, podemos hablar de la fe en los 40 días sin propósito? Me gustaría que  fueramos al capìtulo 7 de Génesis y leamos de la Escritura. “Quiero que veamos un versículo que puede ser el centro de la idea que le estoy mencionando:  “Y hubo lluvia sobre la tierra cuarenta días y cuarenta noches” (Génesis 7:17)

Si podemos notar que el vrs. 1 del 7 dice: “Dijo luego Jehová Noé” y si puede usted ver el vrs. 15 del capìtulo 8 volvemos a encontrar “entonces  habló Dios a Noé, diciendo”. ¿Sabe cuanto tiempo ha pasado desde el 7:1 al 8:16 han pasado 14 meses. Son más de 400 días. Se puede imaginar, que pasaría en el arca. Noé solo tenía información acerca de los 40 días que llovería, pero no hay ningún registro que Dios le haya dicho que tendría que pasar 400 días en la misma nave. ¿Por qué esta falta de información? Lo más curioso es que si notamos , los métodos de Noé para ver si puede salir del arca, son casí de adivinación y de naturaleza humana, puesto que no hay ninguna instrucción divina para que Noé haga algo.

¿Cómo seguiría tu fe, si no recibes de parte de Dios respuestas, en más de 400 días? Bueno veamos como podemos manejar este silencio de Dios. Acompañeme en la siguiente parte del mensaje.

 

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s