Un tratado sobre ¿qué es ser cristiano?: Gálatas

Corre el año 50 y hay señales de tormenta en el cielo teológico de Pablo, ha escuchado que su amada iglesia en el territorio de Galacia está siendo perturbada por doctrinas extrañas y legalistas. Me parece increíble que la segunda revelación del Espíritu Santo a su nueva comunidad sea también el primer escrito de Pablo. ¿Como inicia su carrera como escritor Pablo? La inicia con celo y pasión defendiendo lo que más ama: la gracia de Dios. En su primera carta Pablo hablará con mucha emoción pero de una manera directa. Se atreverá hasta insultar a los que están perturbando la obra de Dios, comenzada hace algunos años por el en esa región En muchos sentidos Gálatas es la epístola más colorida del Nuevo Testamento, dominando en ella el lenguaje gráfico y enérgico. Si la has leído, estoy seguro de que te habrás sentido impresionado por su vigor. Al estudiar un libro suelto de la Biblia, vale la pena tener en cuenta dónde y cómo encaja en el todo. Repasemos, por tanto, la estructura general antes de comenzar este estudio del mensaje de Gálatas. Podemos dividir la Biblia según sus divisiones naturales del Antiguo y Nuevo Testamento para averiguar lo que contribuye cada Testamento al mensaje supremo de las Escrituras. Ese mensaje central es, esencialmente, que toda la revelación de Dios, en otras palabras, la Biblia entera, nos ha sido dada con el propósito de que nos convirtamos en seres humanos completos en Cristo. Ese es su fin. La Biblia nos ha sido dada con el propósito de que podamos experimentar todo lo que Dios deseaba para el hombre en el principio, para ser totalmente llenos y colmados por Dios mismo. Con este fin en mente, el Antiguo Testamento contribuye con el tema de la preparación, el fundamento. El Nuevo Testamento contribuye mediante la nota de la realización y de hecho hace que nos enfrentemos con la persona de Jesucristo, que es él mismo el programa y el plan de Dios para hacer que la vida sea completa para nosotros. Como puede que recuerden, existen varias divisiones en el Nuevo Testamento. Los Evangelios y el Libro de los Hechos nos presentan a Jesucristo. Cada uno de los Evangelios ofrece un aspecto diferente de su vida. Los hechos enlaza las presentaciones de Cristo en los Evangelios con la manifestación actual que existe hoy en el mundo, mediante su Cuerpo, que es la Iglesia y que es Cristo obrando, Cristo en la vida humana. A continuación, las Epístolas nos ofrecen una explicación de Jesucristo, de su persona, su obra y su significado, todo ello claramente expuesto, a fin de que podamos entender y captar su sentido. Las Epístolas están divididas además en tres grupos principales. Las cuatro primeras: Romanos, Primera y Segunda Corintios y Gálatas, expresan la verdad de “Cristo en nosotros, de lo que representa que Jesucristo viva en nuestro interior. La segunda división, que abarca el resto de las Epístola hasta Filemón, gira en torno al tema “vosotros en Cristo, el significado del hecho de que hemos sido creados para ser parte de su Cuerpo. Estas Epístolas explican la obra de la Iglesia y la iglesia tal y como debe de ser. El tercer grupo, empezando con la epístola a los Hebreos e incluyendo las epístolas dirigidas a Santiago, Pedro, Juan y Judas, son las epístolas que describen la palabra operativa “fe, explicando lo que es la fe, cómo actúa, por qué sufre y aquello con lo que se enfrenta en la vida. La fe es el medio por el cual todo cuanto Cristo es en nosotros y todo lo que tenemos en él se manifiestan en nuestra experiencia. La última división del Nuevo Testamento es el libro de Apocalipsis, que se destaca por sí mismo como la gran consumación de lo que Cristo ha venido a hacer en el mundo. En él se describe la gran escena en la cual todo tocará a su fin y la obra de la redención se habrá realizado. Aquellos de ustedes que hayan leído esta breve epístola detenidamente se habrán dado cuenta de que está íntimamente relacionada con las epístolas de Romanos y de Hebreos. Estas tres epístolas del Nuevo Testamento forman lo que podríamos considerar como un comentario inspirado de un solo versículo de Habacuc, uno de los libros del Antiguo Testamento. Fue precisamente a ese profeta del Antiguo Testamento al que Dios le transmitió la gran verdad “el justo vivirá por la fe. (Hab. 2:4) Las tres epístolas citan este versículo “el justo por su fe vivirá (Romanos 1:17; Gálatas 3:11; Hebreos 10:38). Es interesante que cada una de ellas muestre un aspecto diferente o enfatice el versículo de manera distinta. En Romanos lo que se enfatiza son las palabras “el justo. Pablo explica detalladamente lo que significa ser justo, cómo el hombre es justificado ante Dios y es declarado justo en Cristo. Fue esta epístola la que finalmente libró a Martín Lutero de su terrible legalismo. En Hebreos lo que se enfatiza son las palabras “por la fe. Esta es la gran epístola de la fe, que culmina con la sección memorable del capítulo 11, a la que se ha llamado “los héroes de la fe. Finalmente, en el caso de Gálatas, lo que se enfatiza es “vivirá”, es decir, qué quiere decir vivir como una persona justa, siendo justificada en Cristo. Esta es la epístola acerca de la libertad, que es la más completa expresión de vida. Así que Gálatas aborda la cuestión de cómo es la auténtica vida cristiana. En realidad Gálatas es una propuesta a tener una verdadera identidad cristiana. La respuesta se caracteriza por una sola palabra “libertad. El cristiano es llamado a la libertad por Jesucristo y lo que pretende esta epístola es que los cristianos descubran la libertad de los hijos de Dios de acuerdo con todo lo que Dios ha planeado para el hombre, en lo que se refiere a la libertad y al gozo. El propósito es la libertad de nuestros espíritus humanos en su máxima expresión, limitados tan solo en lo que sea necesario para que podamos existir en armonía con los propósitos de Dios. Por lo tanto, esta epístola ha sido llamada “El Decreto de los Derechos de la Vida Cristiana o la “Carta Magna de la Libertad Cristiana la “Proclamación de la Emancipación de todas las formas del legalismo y de la esclavitud en la experiencia cristiana. Con este trasfondo procederemos a evaluar los elementos que Pablo muestra que nos dan nuestra identidad cristiana. En pocas palabras Pablo trata en su primer tratado con la pregunta ¿Qué es ser cristiano? Y creo que es una pregunta pertinente para nosotros en esta época donde se ha abaratado tanto esta palabra.

El consejo pastoral de Pedro a una iglesia que sufre 4 parte

La tercera declaración de Pedro tiene que ver con la IFLUENCIA DEL CRISTIANO del cristiano. Pedro trata a continuación alguna de los aspectos más prácticos de la vida, sobre cómo deben vivir como ciudadanos. Aquellas personas vivían en el Imperio Romano y sometidas a persecución, a pesar de lo cual tenían ciertas obligaciones. En el capítulo 2, versículo 11 en adelante, trata acerca de estas obligaciones.
La forma de influir en nuestras responsabilidades civiles. Nos dice que como ciudadanos debemos de someternos al gobierno y a los poderes existentes. El versículo 17 dice: “Honrad a todos; amad a los hermanos, temed [amad] a Dios y honrad al rey (o al emperador)” ¿A qué emperador? ¿A Nerón, que arrastraba a los cristianos detrás de sus carros, que les quemaba como antorchas en sus jardines? ¿Que honren al emperador? En estos días cuando los jóvenes, incluso en ocasiones los jóvenes cristianos, creen que tienen derecho a tomarse la ley en sus propias manos, desobedeciendo a los poderes establecidos, haciéndolo en el nombre de Dios, debieran leer este pasaje y recordar que era acerca del emperador que estaba causando tantísimas aflicciones entre los cristianos, sobre el que Pedro escribía estas palabras “honrad al emperador.
La forma de influir en nuestras responsabilidades laborales. A continuación habla acerca de los siervos. “Siervos, estad sujetos con todo respeto a vuestros amos. [No les hagáis el boicot ni os rebeléis ni hagáis demostraciones contra ellos]…no solamente a los que son buenos y comprensivos, sino también a los severos. Porque esto es aceptable: si alguien soporta aflicción y padece injustamente por tener conciencia de Dios.” Y a continuación les recuerda el ejemplo dado por el Señor Jesús, diciendo: “eso fue lo que él hizo. Dice el versículo 23: “Cuando le maldecían, él no respondía con maldición.” “Se encomendaba al que juzga con justicia.
La forma de influir en las relaciones matrimoniales. Después de esto, habla sobre el hogar. De la misma manera que el Señor tuvo que soportar el trato injusto que le fue dado, dice: “Asimismo vosotras, mujeres, estad sujetas a vuestros maridos.” A pesar de que no siempre tengan razón. “Vosotros, maridos, de la misma manera vivid con ellas con comprensión…” (v. 7) a pesar de que en ocasiones se metan con el marido, le molesten y le den la lata “dando honor a la mujer de la misma manera que vosotros, los cristianos, debéis de honrar a este monstruoso canalla que ocupa el trono de Roma, donde Pedro dice: “vosotros maridos…honrad a vuestras mujeres. Dice el versículo 8: “Finalmente, sed todos de un mismo sentir: compasivos, amándoos fraternalmente, misericordiosos y humildes. Esa es la marca del cristiano en la sociedad.”
La tercera declaración es sobre el PRECIO DEL CRISTIANO. A continuación hallamos este difícil pasaje acerca de los espíritus en la cárcel y el bautismo que nos salva y todas estas cosas con las que muchos se han estado debatiendo, pero la clave de todo el pasaje está en el capítulo 3, versículo 18. “Porque Cristo también padeció una vez para siempre por los pecados, el justo por los injustos, para llevarnos a Dios… Esa es la clave. Esto lo hizo con el propósito de llevarnos a Dios. Cristo tuvo que soportar los sufrimientos, viniendo en la carne y muriendo en la carne. Todo esto lo hizo para llevar a cabo el gran fin para poder llevarnos a Dios. Esto le recuerda a Pedro la manera en que era predicado el evangelio en los días de Noé y cómo el Espíritu de Cristo, hablando por medio de Noé, predicando a las gentes de aquella época a fin de llevarlos a Dios, pero se negaron, por lo que el arca apareció como una imagen de la vida del Señor Jesucristo para llevarlos por encima del diluvio del juicio y llevarles a Dios. El bautismo, que también es una imagen relacionada con el arca, nos salva ahora de la misma manera que Noé se salvó gracias al arca. El bautismo (no el que se lleva a cabo por inmersión, y lo dice, no para quitar la suciedad del cuerpo, sino el bautismo del Espíritu que nos sitúa en el arca de la seguridad, que es nuestro Señor Jesús) es lo que nos salva ahora como una súplica a Dios de la clara conciencia por medio de la resurrección de Jesucristo. Si lee usted el pasaje bajo esa luz, creo que no tendrá usted ninguna dificultad con él. De modo que Pedro concluye este asunto del sufrimiento, exhorta a los cristianos a que recuerden que a pesar de que anden en honestidad y fidelidad ante Dios, no viviendo como lo hacen los gentiles y todos los escritores bíblicos dicen esto: “ya no debéis de vivir como lo hacen los gentiles, sino devolviendo bien por mal. Esa es la idea. No debemos de preocuparnos por nuestra propia satisfacción ni nuestros derechos. Nos preocupamos tanto que la verdad es que nos sucede lo que nos merecemos y ese es el espíritu de la época en la que vivimos, en la que se lucha por los derechos propios, que recibamos lo que nos merecemos, pero no es ese el espíritu de un cristiano y es preciso que nosotros, los cristianos, lo aprendamos y empecemos a comportarnos sobre esa base porque hasta que no comencemos a comportarnos como cristianos, no daremos ningún testimonio ante la ley. Si empezamos a insistir en nuestros derechos, aunque sea de maneras insignificantes, anulamos el poco testimonio que hayamos dado. Posiblemente haya leído usted la historia del niño que estaba preocupado por todo el trabajo que tenía que hacer en casa. De modo que una mañana dejó junto al plato de desayuno de su madre una lista de algunas cosas: por segar el césped $ 1.00, por limpiar mi dormitorio 50 centavos, por pasar la escoba al patio 50 centavos, y algunas cosas más y luego sumó el total y colocó allí la factura al lado del plato de su madre y ella lo leyó. No dijo nada, pero a la mañana siguiente el niño encontró una lista al lado de su plato, que decía: por lavarte la ropa, ni un centavo, por hacerte la comida, nada, por ordenar tu habitación, nada y otra serie de cosas. A continuación hizo la suma del total y escribió debajo: “sin cobrar nada, hecho por amor y lo colocó junto al plato de su hijo. Ese día el niño hizo todo lo que tenía que hacer en la casa sin la menor queja. Había entendido el mensaje de su madre. Eso es lo que debe de hacer el cristiano, devolver bien por mal y esta epístola de Pedro va dirigida a personas que se están viendo sometidas a un verdadero castigo.
La última declaración tiene que ver con la COMUNIDAD ECLESIAL. La última sección trata acerca de la vida en el Cuerpo de Cristo. Es una sección que es de una gran ayuda y empieza en el capítulo 4, versículo 7: “El fin de todas las cosas se ha acercado…” Y si eso se aplicaba a aquella época, imagínese hoy en día. Por lo tanto… ¿Qué es lo primero que deberíamos hacer ahora? ¿Qué pasaría si viniese el Señor el año que viene? ¿Qué sucede si nos encontramos ya en el fin de los tiempos? “El fin de todas las cosas se ha acercado. ¿Qué es lo primero que se debería decir? Pedro dice:
Primero estabilidad espiritual. “…sed, pues, prudentes y sobrios en la oración. Sobre todo, tened entre vosotros un ferviente amor, porque el amor cubre una multitud de pecados. Hospedaos los unos a los otros sin murmuraciones. Cada uno ponga al servicio de los demás el don que ha recibido, como buenos administradores de la multiforme gracia de Dios.” Ese es su programa para el fin de los tiempos. A la vista del mundo no parece exactamente impresionante, pero lo es a la vista de los cielos y esto es lo que hará que se cumpla la voluntad de Dios. “…para que en todas las cosas Dios sea glorificado en Jesucristo.”
En segundo lugar estabilidad emocional. Y luego habla acerca del sufrimiento y la manera de regocijarse, porque compartimos los sufrimientos de Cristo, no para sufrir como si fuésemos hacedores de maldad, sino para regocijarnos por el hecho de que Dios está obrando.
En tercer lugar estabilidad congregacional. Pedro habla a continuación sobre el ministerio mutuo de los ancianos para con los miembros y los miembros los unos para con los otros. Y concluye su epístola diciendo (10): “Y cuando hayáis padecido por un poco de tiempo, el Dios de toda gracia, quien os ha llamado a su eterna gracia, quien os ha llamado a su eterna gloria en Cristo Jesús, él mismo os restaurará, os afirmará, os fortalecerá.” ¿Se puede pedir algo mejor que eso? “A él sea el dominio por los siglos, amen.” Esas son, realmente, palabras maravillosas para personas que viven al final de una época, ¿no es cierto? Tomémoslas en serio.

El consejo pastoral de Pedro a una iglesia que sufre 3 parte

La segunda declaración de Pedro tiene que ver con LA CONVICCIÓN ESCRITURAL. A continuación Pedro dice que esto ha sido ya anunciado por los profetas del Antiguo Testamento. Esto no es algo que alguien ha soñado o se ha imaginado, algo que se ha sido fabricando por alguna mente fantasmagórica. No se trata de ninguna fábula, como dice un poco más adelante, sino que es una verdad que ha sido anunciada y que se confirmó exactamente tal y como había sido pronosticado. Sucedió de ese modo y podemos depender de ello. Así que de esta manera nos anima por el hecho de que tenemos este testimonio interno y además el testimonio del exterior. Esta es la base sobre la que descansa la fe cristiana, en cualquier época y en cualquier momento.
Así que Pedro nos muestra que basándonos en esto debieran producirse ciertos cambios en nuestra vida como resultado de ello. Si esto es lo que somos, lo que debemos de hacer de un modo u otro sería relacionarse con eso o de lo contrario no nos está sucediendo a nosotros. Todo lo que él dice y todo lo que nos dice continuamente el Nuevo Testamento es se lo que eres. Eso es todo. Sea sencillamente tal y como es usted, sin ser hipócrita porque es ser lo que no es usted, así que sea usted lo que es.
Hay tres cosas que destaca en esta epístola de cara a aquellos cristianos y a nosotros mismos.
La primera convicción escritura es la que dice caminen en santidad: “sed santos. ¿Qué se le ocurre a usted al oír la palabra santo? ¿Se imagina usted a una persona con la cara muy larga y amargada? ¿Se la imagina como una persona tan piadosa que no hace más que repetir frases piadosas y hablar acerca de cosas religiosas? Es decir es tan santa que se ha ¿esterilizado como un cirujano antes de una operación? ¿Es eso lo que significa la santidad para usted? Pues la verdad es que no ha entendido usted, ni mucho menos, el verdadero significado del término si es así como piensa usted.
¿Sabe usted de qué modo se refiere el Antiguo Testamento a la santidad? Lo llama “la belleza de la santidad” y hay algo precioso acerca de la persona que es santa porque la santidad representa algo “completo y esta es una persona completa. Para mi los ingredientes de la “integridad o totalidad son básicamente la perseverancia. Es una persona que tiene puesta la vista en una meta, en una persona a la que seguir y esa persona es profunda y totalmente importante para él, hasta el punto de que no hay nada más que le interese que no esté relacionado con esa persona en concreto. Eso es la perseverancia y la dedicación y hay algo de atractivo en ello. Siempre que se encuentra usted a un hombre del ejército que se siente orgulloso del cuerpo al que pertenece puede ver usted la clase de perseverancia a la que me refiero. Está orgulloso de pertenecer al ejército y anda y habla como un soldado. Hay esa misma calidad en el cristiano que entiende a su Señor. Es santo, en el sentido de que vive consagrado y además tiene paz consigo mismo. No está luchando con nadie y ciertamente no lucha consigo mismo, sino que tiene absoluta calma y se siente amoldado. No se molesta y enfada con todo lo que le rodea ni se desmorona y eso es la santidad. No se pasa la vida pensando en si mismo, pensando en lo que le gusta, lo que le interesa y le consuela, sino que piensa en los de los demás y cómo les va. Son personas de lo más amables y da gusto estar con ellas. A mi me encantan las personas santas y daría cualquier cosa por ser santo. ¡Sería tan maravilloso venir a la iglesia!
Si hablamos de integridad entre la iglesia Latinoamericana, reprobamos el examen. Hay tanto abuso. Esta semana supe de una iglesia que trajo a un conferencista costarricense para una campaña de varios días. Por alguna razón una persona que tiene acceso a lo íntimo del liderazgo de esta iglesia, me mencionó que este “hermano” es especialista en recoger fondos. Pero el pone de requisito que el 40% de lo que se recoge sea para él. Y esa semana los hermanos de la iglesia hasta dieron sus casas “para sembrarlas en el reino de Dios” pero lo que no saben es que la está sembrando en el reino de este visitante y del pastor local. Las cosas que se ven en este país.
La segunda convicción escritura es caminen en temor. Note lo que Pedro dice: “conducíos con temor. Sí, lo dice. (Vers. 17-19):
“Y si invocáis como Padre a aquel que juzga según la obra de cada uno sin hacer distinción de personas, conducíos con temor todo el tiempo de vuestra peregrinación. Tened presentes que habéis sido rescatados de vuestra vana manera de vivir, la cual heredasteis de vuestros padres, no con cosas corruptibles como oro o plata, sino con la sangre preciosa de Cristo…” Me gusta la traducción de la versión Libro del Pueblo de Dios, de la última parte: “vivan en el temor mientras están de paso en este mundo. ¿Notó lo que dice? Estamos de paso. Esta es la correcta traducción la frase “peregrino”. Mi nombre es Romeo, y es de origen latino “Romaeus”, es decir romero, se utilizaba para llamar “Aquel que era peregrino” o “Aquel que iba a Roma por devoción”. De allí que la definición de Romeo es “peregrino”. (http://www.euroresidentes.com/significado-nombre/r/romeo.htm) Es decir no sólo estoy de paso por que Pedro lo dice, sino porque mi nombre e identidad lo establece. Siempre recuerdo el significado de mi nombre cuando estoy pasando por circunstancias difíciles.
¿Qué quiere decir con eso de que nos “conduzcamos con temor? ¿Y que relación tiene con ser peregrino? Quiere decir, como es natural, sentir un sincero respeto por la clase de Ser que es Dios, recordando con quién está usted tratando. No está usted tratando con otro hombre que se deje engañar por sus acciones o sus actitudes, sino que está usted tratando con Uno que le conoce usted más a fondo de lo que se conoce usted a sí mismo y él no hace acepción de personas y no puede usted comprar su favor. No puede usted engañarle para que le trate de manera diferente de lo que trata al resto de las personas. No puede usted convertirse tampoco en su favorito porque Dios no actúa de ese modo. Si se porta usted con él como un libertino astuto, los resultados con los que él dice que se tendrá usted que enfrentar le sucederán igual que a cualquier otra persona. Por otro lado el “temor” tiene mucha relación con “estar de paso” debido a que un día daremos cuenta cuando lleguemos a nuestro verdadero hogar. ¿No le da temor pensar que un día Dios nos pedirá cuentas? Esto es lo que a muchos se nos olvida, y cuando amamos este mundo como si fuéramos a vivir para siempre en él, nos olvidamos que estamos de paso y que rendiremos cuentas a nuestro Dios Esa clase de Dios nos conoce tan bien que nos produce como una sensación de temor, ¿no es así? Eso es precisamente lo que quiere decir Pedro. Comportaos con temor, recordando que está usted tratando con Uno al que no es posible engañar y, por lo tanto, sea usted sincero, recordando que ha sido usted comprado, no con cosas que los hombres usan en el mercado, sino con algo que ninguna otra persona podría haber dado, la preciosa sangre de Jesucristo.
La tercera convicción escritural caminen diferente. Pedro nos dice que, como resultado de todo ello, debemos de ser sacerdotes. Nos dice en el capítulo 2, versículo 4:
“Acercándoos a él, la Piedra Viva, que fue ciertamente rechazada por los hombres, pero delante de Dios es elegida y preciosa, también vosotros sed edificados como piedras vivas en casa espiritual para ser un sacerdocio santo, a fin de ofrecer sacrificios espirituales…”
Por cierto que esa es la respuesta a la pregunta que muchas personas hacen hoy en día. ¿Qué quiso decir Jesús cuando le dijo a Pedro: “Mas yo también te digo que tú eres Pedro; y sobre esta roca edificaré mi iglesia, y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella? Como es lógico, sabemos que la palabra “Pedro ” significa “roca y que la Iglesia Católica nos dice que lo que quiso decir Jesús fue que iba a edificar su iglesia sobre Pedro, pero Pedro dice que “no y él estaba allí, así que debía saber lo que se decía. El nos dice “Jesús es la roca. Y cada creyente que viene a Cristo es como una piedra edificada sobre esa roca, esa gran roca subyacente, sobre la cual Dios está erigiendo el edificio llamado hoy iglesia. Pero Jesús es esa roca y usted está edificado sobre él, como piedras sobre una gran roca, a fin de que pertenezca usted al sacerdocio, dice Pedro, con el propósito de ofrecerle algo a Dios, algo que Dios desea y quiere ardientemente. ¿Y qué es eso? ¿Qué es lo que puede usted darle a Dios que él no tenga? Piense en ello. ¿Qué podemos usted y yo, simples seres humanos en este gran universo, dar a Aquel que lanzó las estrellas al espacio y que además sea algo que él quiere muchísimo?. ¿De qué se trata? Pedro nos lo dice en el versículo 9:
“Pero vosotros, sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido, para que anuncieis las virtudes de aquel que os ha llamado de las tinieblas a su luz admirable.” Eso es lo que Dios quiere. El quiere que hable usted acerca de lo que él ha hecho por usted y que le cuente a otros cómo es él en su opinión y que ofrezca usted un sacrificio a Dios, que es como un holocausto de olor fragante y que tiene el sabor de la adoración frente a él.
El ser diferente en América Latina se limitó a incorporar un vocabulario evangélico. O a apartarse de los vicios sociales o amistades mundanas. Sin embargo para Pedro ser diferente es ser portavoces de un Dios vivo que transforma todo los ámbitos de la vida de un creyente, de tal manera que puede ser una “piedra viva” que aporta estabilidad en la sociedad donde es puesto. En resumen somos diferentes por que nuestra convicción y autoridad es la Escritura, somos personas de contracultura porque ponemos en práctica las instrucciones de nuestro manifiesto del Reino que es la bendita Palabra de Dios. Mientras más bíblicos seamos más nos separaremos de la cosmovisión del mundo, y más diferentes seremos.

Lecciones del aposento alto: Derribando los obstáculos de nuestra intimidad con Cristo 2 parte

El primer paso para un nivel de mayor profundidad con Dios es derribar el espíritu de la religiosidad, o la representación cristiana. Es decir dejar de un lado las apariencias de cristianos. En pocas palabras ha llegado la hora de dejar usar máscaras. Por todas partes del mundo encontramos gente que está cansada de las apariencias religiosas. Un dato curioso es que fue Jesús quién sacó ese espíritu de religiosidad de su comunidad. Así que ha llegado la hora de ser real, de dejarnos de tantas mascaradas y desfiles religiosos. No podemos tener un nivel más profundo con El Señor si seguimos con nuestros esquemas humanos y saturados de liturgia denominacional. Hoy decía en el estudio que teníamos, que ha llegado el momento de evangelizar a los evangélicos. Sin embargo el segundo paso para un nivel mayor de profundidad es recuperar la gloria de Dios en lo que hacemos. Note los detalles del texto. Como lo mencioné anteriormente, en dos versículos se menciona 5 veces el concepto “glorificar”. En la primera parte del pasaje aparece la palabra gloria de la siguiente forma: “εδοξασθη (edoxasthe). Es un verbo aoristo, indicativo. La traducción debería ser •”ahora se glorificó” dando a entender que llegó el cumplimiento de todo un proceso de glorificación. La traducción de “doxa” es reputación, esplendor, peso. En el NT se usa exclusivamente para Dios. Muchas personas piensan que glorificar a Dios, es con palabras. He escuchado en cultos de alabanza, orientarnos para que “le demos la gloria a Dios”. En otros momentos he escuchado que tiene que ver con lo que hacemos. En este momento la lección de glorificación que Jesús está dando a sus discípulos, es que con la salida de judas “el ser glorificado” tiene que ver con morir en la cruz. Es en términos de sufrimiento y renuncia. ¿Cómo glorificamos a Dios entonces? Cuando renunciamos a nuestras comodidades y aceptamos las exigencias de morir en una cruz. En este sentido, glorificar a Dios es con ser menos y descender. ¿Entonces en donde quedan hoy los conceptos tan arrevesados que tenemos de lo que es darle gloria a Dios? Por ejemplo hay muchos “salmistas” que han hecho un gran ministerio para glorificar a Dios. Pero esto es contradictorio, porque si es grande no es para la gloria de Dios sino para la del hombre. He escuchado personas que dicen que sus edificaciones deben ser muy grandes porque tienen un Dios grande y al ver las grandes cosas que tenemos vamos a testificar que tenemos un Dios extraordinario. Pero ahí tienen a Cristo el sabe que glorificar a Dios será en una cruz y desamparado. ¿Cómo se puede glorificar a Dios así? Mucha de la gente de la prosperidad, cuestiona la pobreza, diciendo que si eres pobre no glorificas a un Dios rico. ¿Pero entonces donde queda el modelo de Jesús aquí? Buscando en la red me encontré un dato acerca de una iglesia en los USA (el artículo aparece en el blog “después del domingo”, que por cierto es un buen blog): “La Primera Iglesia Bautista de Central Florida gastó $1 millón de dólares en la fabricación de una cruz de 200 pies de altura en su propiedad, con el único propósito de que la gente de esa comunidad supiera que hay una iglesia en ese lugar, y así atraer a nuevos miembros.” La estrategia me parece tan insólita como la decisión de construir tan exagerada estructura pues no creo que nadie escoja una iglesia por la altura del campanario o el tamaño de una cruz. Además, pienso que la única gente que llegarán a ver la cruz son los turistas y los curiosos que se detendrán sólo el tiempo suficiente para tomar una foto y seguir de largo; después de todo Disney World se encuentra a unas pocas millas de distancia. Yo no sé ustedes, pero no creo que me uniría a una iglesia que manejara sus recursos de esa manera; me parece un desperdicio de dinero y un mal ejemplo para la comunidad. De hecho, la construcción de esta estructura ha sido motivo de polémica en el área de Orlando, donde está ubicado este monumento, particularmente en vista de la situación económica que envuelve en este tiempo a la nación. El cierre de muchos negocios y el resultante incremento en el desempleo amenaza con crear un verdadero caos en muchas comunidades, donde ya se comienza a sentir los efectos de la debacle del sistema financiero de EE.UU. En tiempos difíciles la iglesia debe estar lista para ministrar a los que se quedan sin trabajo, sin hogar y sin comida, esa es la misión de la iglesia, eso es glorificar a Dios. Creo que nuestro Señor hubiera visto con buenos ojos una cruz más pequeña y económica, donde la mayoría del dinero se hubiese invertido para solucionar los problemas de muchas familias que no saben cómo van a alimentar a sus hijos el día de mañana. Ese es el verdadero cristianismo, el que demuestra compasión por el prójimo y el que nos da la oportunidad de testificar de nuestra fe a través del amor en acción; lo demás es ostentación y vanagloria.¿Qué piensan ustedes? Vean las imágenes y decidan. Hasta aquí hoy.

Discusiones acerca del liderazgo contemporáneo: ¿Maxwell o Jesús?

Hace algunos años se desarrolló un proyecto de John Maxwell que se le llamó “Un millón de Líderes”. Se pretendía formar esa cantidad de líderes. No sé si a estas alturas se logró (creo que fue en el 2005 que se inició) con la meta. ¿O mejor dicho como se levanta un millón de líderes? He leído mayoría de los libros de Maxwell y me parecen muy bien elaborados, con excelencia, sólo que implementan un estilo de liderazgo que a mi criterio está lejos del ideal bíblico. Así que en esta serie de artículos deseo que nos aproximemos a este tema quizás desde otra óptica o cosmovisión. Es decir mi interés no es de llevar el lente moderno de administración a la Biblia, sino dejar que ella hable por sí misma. Indudablemente le debo a Wolfang Simson, Frank Viola, Gene Edwards y al Proyecto “Estrella de Mar” la enorme influencia en lo que a continuación van a leer. De hecho mi propósito es que todos ustedes puedan conocer a estos autores como los pioneros de estas ideas que aquí analizo, repito y reproduzco. Estoy muy identificado con sus pensamientos, no porque sean hombres de importancia (aunque lo son) sino porque me han demostrado que la Biblia es la única fuente de sus esfuerzos. Han sido para mí como detonadores en mi reflexión, agua en mi sed espiritual y mapa en mi peregrinaje espiritual. Bueno comencemos de una vez. Empezaré diciendo que si vamos a las raíces de la doctrina moderna de la “cobertura”,(ver artículo en este blog de “Está la cobertura cubierta por la Biblia) descubriremos que descansa sobre una noción jerárquica de liderazgo y autoridad repleta de altos cargos. Esta noción fue tomada de las estructuras que pertenecen al sistema de este mundo en vez del reino de Dios. Como tal, carece de fundamento Bíblico y es inválida. Expliquemos esto un poco más. La estructura de liderazgo jerárquico que caracteriza a la iglesia Occidental, se deriva de lo que podríamos llamar una mentalidad posicional. Esta manera de pensar otorga autoridad en términos de espacios para llenar, descripciones de trabajo objetivas que realizar, títulos para lucir, y rangos que hacen valer sus privilegios. La manera de pensar posicional muestra un gran interés en estructuras explícitas de liderazgo, oficios y jerarquías. De acuerdo a este marco, “pastor”, “anciano”, “profeta”, “obispo”, etcétera Son títulos que constituyen oficios eclesiásticos. Por contraste, la noción de liderazgo del NT está arraigada en una mentalidad funcional. Describe a la autoridad en términos de cómo las cosas operan orgánicamente (es decir, por medio del Espíritu de vida). Asigna un alto valor a los dones especiales, contribución peculiar, madurez espiritual y servicio sacrificado de cada miembro. Enfatiza las funciones en vez de los oficios, las tareas en vez de los títulos. Su interés principal está en actividades tales como pastor-ear, profet-izar, supervis-ar, etcétera Para decirlo de otro modo, el pensamiento posicional depende de sustantivos, mientras que el pensamiento funcional acentúa los verbos. En el marco posicional, la organización de la iglesia se modela según las estructuras de los corporativos empresariales y militares que forman parte y parcela de nuestra propia ontología cultural. En el marco funcional, la organización de la iglesia se funda en el ministerio mutuo de cada miembro, de acuerdo a sus dones diversos. Es común que en las iglesias orientadas en un marco posicional/jerárquico exista una maquinaria política que funcione detrás del escenario, que promueva a gente diversa a posiciones de poder eclesiástico. Es habitual que en las iglesias orientadas funcionalmente se manifieste la responsabilidad mutua y la interacción colegiada de sus miembros diversos, a medida que escuchan juntos al Señor y se afirman unos a otros en los dones que han recibido del Espíritu. En una palabra, el modelo de liderazgo mundano está basado en una orientación posicional/oficial, mientras que el modelo de liderazgo Bíblico está fundamentado en una orientación orgánica/funcional. Existe una afinidad natural entre el modelo de liderazgo posicional/jerárquico y el concepto de “cobertura protectora”. Por otro lado un estudio cuidadoso a la enseñanza de Jesús con respecto al tema de la autoridad nos ayudará a clarificar los temas fundamentales que están detrás de la moderna doctrina de la “cobertura”. Consideremos cómo el Señor contrastaba el modelo jerárquico de liderazgo del mundo Gentil con el liderazgo en el reino. Después de que Jacobo y Juan le pidieron que les concediera los asientos de poder y gloria más altos al lado de Su trono, Jesús contestó diciendo,
Sabéis que los gobernantes de las naciones SE ENSEÑOREAN de ellas, y los que son grandes EJERCEN sobre ellas POTESTAD, MAS ENTRE VOSOTROS NO SERÁ ASÍ, sino que el que quiera hacerse grande entre vosotros será vuestro servidor, y el que quiera ser el primero entre vosotros será vuestro siervo; como el Hijo del Hombre no vino para ser servido, sino para servir, y parea dar su vida en rescate por muchos. (Mat. 20:25-28)
…Los reyes de las naciones SE ENSEÑOREAN de ellas, y los que sobre ellas TIENEN AUTORIDAD son llamados bienhechores; MAS NO ASÍ VOSOTROS, sino sea el mayor entre vosotros como el más joven, y el que dirige, como el que sirve. Porque, ¿cuál es mayor, el que sienta a la mesa, o el que sirve? ¿No es el que se sienta a la mesa? Más yo estoy entre vosotros como el que sirve. (Lucas. 22:25-27)
De modo significativo, la palabra Griega traducida “ejercen potestad” en el texto de Mateo es katexousiadzo que es una combinación de dos palabras Griegas: katá, que significa sobre, y exousiadzo, que significa ejercer autoridad. (En el texto de Lucas, el significado es el mismo, aunque se emplean palabras ligeramente diferentes). Lo que Jesús condena en estos pasajes no es a los líderes opresores como tales, sino a la forma jerárquica de liderazgo que dominaba al mundo Gentil. Esto merece repetirse: ¡Jesús no estaba condenando solamente a los líderes tiranos; estaba condenando la forma jerárquica misma de liderazgo! ¿Cuál es la forma jerárquica de liderazgo? Es el estilo de liderazgo fundado en la pobre idea de que el poder y la autoridad fluyen de arriba hacia abajo en una estructura social de cadena de mando. El estilo de liderazgo jerárquico está basado en un concepto mundano del poder. Esto explica por qué es común a todas las burocracias tradicionales, desde las formas corruptas señor feudal-vasallo y amo/esclavo hasta las esferas altamente estilizadas y reguladas de las sociedades militares y corporativas del primer mundo. El estilo de liderazgo jerárquico, si bien a menudo no es cruel, es perjudicial para el pueblo de Dios. Reduce las relaciones humanas a asociaciones estilo comando, algo que es ajeno a la práctica y al pensamiento del NT. Lamentablemente, este estilo de liderazgo, que se emplea en todas partes en la cultura pagana, ha sido adoptado en incontables asambleas Cristianas hoy en día. Si examinamos cuidadosamente la enseñanza de nuestro Señor acerca del estilo de liderazgo Gentil bosquejado en Mateo 20:25-28 y Lucas 22:25-27, se harán evidentes estos marcados contrastes:
• En el mundo Gentil, los líderes operan sobre la base de una estructura social política, al estilo cadena de mando (= un sistema jerárquico). En el reino de Dios, el liderazgo es una función de docilidad parecida a la de un niño, y un servicio sacrificado.
• En el mundo Gentil, la autoridad está basada en la posición y en el rango. En el reino, la autoridad está cimentada en un carácter piadoso. Jesús empleaba las frases, “será vuestro servidor” y “sea… como el más joven”. Ser, por lo tanto, precede al hacer, y el hacer surge de ser. En otras palabras, la función sigue al carácter. Los que sirven, hacen así porque son siervos.
• En el mundo Gentil, la grandeza se mide por la prominencia, el poder externo y la influencia política. En el reino, la grandeza se mide por la humildad interna y la servidumbre externa.
• En el mundo Gentil, los líderes se aprovechan de sus posiciones cuando gobiernan a los demás. En el reino, los líderes rechazan todo tipo de reverencia especial y se ven a sí mismos como “el más joven”.
En suma, la implementación de estructuras jerárquicas que caracteriza el espíritu de los Gentiles, está en pugna con el Cristianismo del NT. Nuestro Señor no se anda con rodeos cuando declara Su implícito desprecio hacia la noción Gentil de liderazgo, porque claramente dijo: “mas entre vosotros no será así”. Considerándolo todo, no hay lugar en la enseñanza de Jesús para el modelo de liderazgo jerárquico que caracteriza a la cultura pagana.
Sin embargo Jesús también contrastó el liderazgo en el reino con el modelo de liderazgo que caracterizó al mundo religioso de los judíos. En el texto que sigue, el Señor ofrece una expresión particularmente vívida de la perspectiva de Dios con respecto a la autoridad, en contraste con el concepto religioso:
Pero no permitan que a ustedes se les llame ‘Rabí’, porque tienen un solo Maestro Y TODOS USTEDES SON HERMANOS. Y NO LLAMEN ‘PADRE’ A NADIE EN LA TIERRA, porque ustedes tienen un solo Padre, y él está en el cielo. NI PERMITAN QUE LOS LLAMEN ‘MAESTRO’, porque tienen un solo Maestro, el Cristo. El más importante entre ustedes será siervo de los demás. Porque el que a sí mismo se enaltece será humillado, y el que se humilla será enaltecido. (Mat. 23:8-12)
Recogiendo el contenido de la enseñanza de Cristo en este pasaje, tenemos lo siguiente:
• En el clima religioso de los Judíos existía un sistema de clases formado por los religiosos, especialistas estilo gurú y los no especialistas. En el reino, todos son hermanos de la misma familia.
• En el mundo Judío, a los líderes religiosos se les otorgan títulos honoríficos (p. ej. Maestro, Padre, Reverendo, Pastor, Sacerdote, Ministro, etcétera). En el reino no hay distinciones de protocolo que oscurecen el incomparable sitio de honor que corresponde a Jesús y que empañan la revelación del NT la cual contempla a todos los cristianos como ministros y sacerdotes.
• En el mundo Judío, se exalta a los líderes a posiciones de prominencia en un despliegue de poder. En el reino, los líderes encuentran su trabajo en la toalla sencilla del servicio y el modesto lebrillo de la humildad.
• En el mundo Judío, el liderazgo se fundamenta en el status, el prestigio y la posición titular. En el reino, el liderazgo se arraiga en la vida interior y el carácter. (La manía tan común de otorgar “doctorados” honoris causa a un incontable número de clérigos es sólo un ejemplo de cómo la iglesia moderna refleja aquellos valores de liderazgo que van en contra del reino de Dios).
En resumen, hay un gran abismo entre el liderazgo de acuerdo con Jesús y lo que vemos a guisa de “liderazgo Cristiano” en la mayoría de las iglesias modernas. El Señor asestó el golpe de muerte tanto al modelo de liderazgo Gentil/político que está basado en una idea de autoridad jerárquica estilo comando, así como al modelo de liderazgo Judío/religioso que se funda en una idea de autoridad posicional y titular. Ambos sistemas impiden el progreso del reino de Dios, suprimen la funcionalidad del sacerdocio de los creyentes, rompen la imagen de la iglesia como una familia, y ponen severas limitaciones al Gobierno de Cristo en Su asamblea. Por estas razones “no será así” entre los que llevan el nombre del Salvador.

Pastores de la hora undécima: El ocaso del pastor asalariado

Hace un tiempo (cuatro años casi) decidí dejar la iglesia institucional como fuente del sostenimiento de mi ministerio. No sé si algún día Dios me lleve otra vez a depender de ese tipo de fuente de sostenimiento. Quién sabe, Dios tiene la última palabra. Sin embargo eso trajo complicaciones pues, el haber sido adiestrado sólo en esa área, me cerró toda fuente de ingreso. Así que me la he visto a palitos para sostenerme. Sin embargo Dios ha ido perfeccionando y adiestrándome para depender de él. Mi tesis ha sido que los pastores asalariados de una iglesia nunca podrán lograr los cambios necesarios y ordenados por Dios, debido a que se les paga un salario. Y ese pago hace que la junta, el consistorio o directiva que los contrata tenga dominio sobre ellos. De esa manera podrán fijar las reglas del juego sobre la vida de un pastor. Sin embargo, si uno se sale de ese parámetro es libre para tomar las decisiones que El Señor le muestra realizar. En pocas palabras el liberarse de un salario eclesial genera más autoridad y poder de decisión sobre una iglesia local .Entonces ¿cómo hace para sobrevivir un pastor si se sale de la iglesia institucional? Bueno, de eso se van a tratar los siguientes artículos que voy a escribir. Es mi apreciación que el mover de Dios hoy en medio de esta crisis nos es chantajear espiritualmente a los hermanos para que den más, de lo poco que ya tienen, sino que las iglesias y los pastores deberán a aprender a confiar en que Dios es nuestro sostén. Empezaré utilizando el primer concepto que Dios me mostró para este tiempo. Lo llamaré “pastores de la hora undécima” Y lo basaré en Mateo 20:1-15 Empiezo citando este versículo “Alzaré mis ojos a los montes: ¿De dónde vendrá mi socorro? Mi socorro viene de Jehová, que hizo los cielos y la tierra. Salmos 121:1-2 y lo retomaré más adelante pero ahora ¿quiero seguir con esta pregunta con esta pregunta: Te arriesgarías a ser un obrero de la undécima hora? ¿Si Dios te llama a ir a su viña pero no sabes de donde vendrá el dinero que harás? ¿Seguirás haciendo su trabajo? En Mateo 20: 1-15 Jesús relata la historia de algunos obreros que se contrataron a varios tiempos del día. Se contrataron algunos al salir el sol a estos se les dice claramente cuanto se les va a pagar, pero otros más tarde en el día y se les prometió no se les dice cuanto se les va a pagar. Solamente se fueron con la promesa de que “se les pagaría lo que era justo” He tomado a los de la hora undécima como la pauta de mi reflexión porque son los que llegan a trabajar en el estado más crítico y con una situación de esperanza ya casi en las últimas. Así que también se les dijo a los obreros que se contrataron en la undécima hora, casi al final del día que trabajaran sin ninguna promesa de dinero. Tenían que confiar que el jefe no se aprovecharía de ellos. En Mateo 20:15 el mismo amo dijo “soy generoso”, así reflejando la naturaleza verdadera de nuestro Padre Celestial. Además en la parábola del hijo pródigo, Lucas 15,11-31, el hermano mayor muestra una actitud amarga pero el padre revela en el verso 31 como es el corazón generoso y amable de Dios. Ahora la parábola dice que el amo de la viña se aparece para cancelar a sus obreros lo que había prometido. El texto dice “cuando llegó la noche”, es decir cuando ya era el momento en que toda labor cesaba. Habrá un momento en que Dios dará la retribución. Pero creo que según el reloj profético de Dios la hora es las 11 y 55 minutos. A la medianoche el Señor Jesús vuelve. Así que muchos de los obreros que Dios llamará a participar en la última cosecha en esta hora, la undécima tampoco tendrá sueldos fijos. El tiempo que hoy vivimos nos está retando con este concepto, Dios está llegando a los momentos finales de su historia y está invitando a sus siervos, a que dejen de estar ya confiando en sus salarios fijos y comiencen a moverse como los de la hora undécima, confiando no en lo que perciben sino que están bajo el dominio de un Señor bueno y generoso. Así que no te preocupes si no sabes lo que hacer. Puedes aprender de otros porque durante 2.000 años muchos han caminado así. Dios sabe muy bien como sostener a su pueblo y lo que hizo antes es lo que hará de nuevo. Eclesiastés. 1.9. Aún es posible que este pasaje de la hora “undécima” no sea sólo para “pastores” sino para todos los cristianos que han entendido que deben servir a Dios y confiar que en sus casas habrá un Dios bueno y generoso que los sostendrá. Quizás podríamos plantearnos entonces una segunda pregunta en este instante. ¿Como vive un hombre y mujer de Dios en estos días? Dios sabe que es muy caro vivir en el mundo de hoy pero tener lo suficiente para vivir no es el punto. La norma de Dios es que tengamos una suficiencia para nosotros y además disfrutar una abundancia para ayudar a otros. 2 Corintios 9,8-11, de este pasaje hablaré en la próxima entrega. Muchos tienen un modelo clásico de percibir ingresos. Básicamente es así: “Mi iglesia tiene que suplirme todo o no puedo hacer el trabajo o ministerio”. Este es el modelo clásico occidental que da sueldos a los pastores y misioneros de la iglesia. No lo criticamos porque así se ha alcanzado más de la mitad del mundo en los últimos doscientos años. Agradezcamos a Dios por todas las iglesias que apoyan el evangelio así. Pero hay un problema grave porque en las iglesias del mundo en desarrollo no se ve posible este modelo. Tienen a muchos obreros dispuestos pero poco dinero para pagar sus evangelistas, pastores o misioneros. Por tanto no todo el mundo puede esperar el placer de ser sostenido con un sueldo. De todas maneras no hay dinero suficiente en todo del mundo para pagar a los ejércitos que quieren servir al Señor en el mundo en desarrollo. ¿Qué pueden hacer? Otros tienen lo que he llamado el plan de Lázaro. Lázaro, en Lucas 16:19-22 es un pobre que tiene muchas heridas y gasta cada día esperando que un rico salga de su casa. Sabemos que Lázaro tenía fe en Dios porque cuando murió se fue al seno de Abraham. Sin embargo el rico no creyó y cuando murió cayó al infierno. Porque no podemos ser hombres y mujeres de Dios como Lázaro ¿Qué recibe un mendigo? Pues recibe muchas heridas físicas y emocionales del rechazo de otros. La gente le desprecia y evita cualquier contacto con el ‘ojo a ojo’. Total que recibe solo unas pocas monedas que la gente tira en su dirección. Así que ¿Vale la pena, tener una filosofía como esta? Hay muchos pastores sobre todo en el mundo en desarrollo que también han adoptado el plan de Lázaro con el fin de levantar fondos. Mandan cartas y fotos al Oeste contando historias tristes y procuran torcer el brazo del lector. Presentan a Cristo como un mendigo pidiendo con sus manos en lugar de presentar el Cristo auténtico que tiene sus brazos extendidos en la redención del mundo entero. Su Jesús puede salvar al mundo pero no puede suplir una comida para su siervo. Tonterías. Sin embargo sucedió algo glorioso con Lázaro, un día el mendigo murió. Así dice Lucas 16.22. Si por casualidad todavía vive en tu corazón o mente, pues meterle de nuevo en su tumba. No esperes, hazlo ahora. Retomando el Salmo 121. Es sorprendente cuántas personas lo citan así: “Alzo mis ojos a los montes, ¿de dónde viene mi socorro? Mi socorro viene del Oeste o viene de la iglesia, o de los que tiene dinero en la iglesia, el dueño del cielo y la tierra” ¿Ves la equivocación? Claro, nuestra ayuda sólo viene del Señor. Así que quita tus ojos del Oeste; quita tus ojos de cualquier hombre lo rico que sea, y fíjalos solo en Jesús, de quien llegará nuestra ayuda. De todas maneras las historias tristes no realizan mucho; es mejor orar que Dios te abra el sostén. Puedes conocerle en Juan 10,11-15.En este pasaje el falso obrero busca el puesto de ser pastor no porque ama al pueblo más bien le gusta la idea del título y el apoyo económico. Es un pastor falso porque cuando se acerca el lobo de adversidad, se pone a huir y las ovejas perecen. Hay muchas iglesias que se han destrozado por tales hombres. Hay iglesias en las ciudades que van tentando a los pastores nativos a unirse con ellos por dinero. Solo un asalariado llevaría sus ovejas a otro amo, así que si un sinvergüenza te viene con una oferta como esa, dile que no estás en venta. No basta todo el dinero del mundo para comprar a un hombre de Dios. Hablaremos de esto en seguida pero sigue un principio importante que tienes que aprender. En Juan 5:1-9 conoces a un minusválido que no ha estado ‘válido’ por muchos años. Cuando Jesús le preguntó el porque contestó con tres razones:
• No tengo a nadie que me ayude.
• Estoy intentando llegar a la solución
• El estanque es imposible para mí
• Siempre hay alguien que recibe la bendición antes que yo

Para este hombre salir del problema en el que estaba dependía primero de que alguien le ayudara, es decir si tan solo tuviera a alguien. Es probable que esto fuera verdad. No tenía a nadie. Es decir ninguna fuente humana de provisión. Segundo estaba intentando llegar a la solución pero como no podía movilizarse entonces siempre le ganaban. Esto implica que las personas como este paralítico no sólo dependen de las personas para salir de su problema, sino de los buenos recursos para lograr salir de su problema. Hay muchos líderes, obreros y pastores que están considerando salir de su problema económico ministerial confiando en las personas de su iglesia, o confiando en los recursos de sus iglesias. Sin embargo están paralizados e infelices. Un tercer argumento es que el paralítico está confiando en el estanque milagroso para que ser sanado de su parálisis. Y aunque podría tener algún tipo de resultado en la vida de muchos de los que estaban en ese lugar, el propósito de Dios no era que se sanara por el estanque sino por el poder de Jesucristo. Para mí el estanque es una metáfora de los lugares tradicionales de sanidad y recuperación física y económica. Aquí vuelvo al tema del inicio. ¿Cuáles han sido los estanques de Siloé tradicionales para los obreros y pastores? El salario de sus iglesias. Y si bien es cierto han servido ha llegado un momento como los de la hora undécima que Dios no quiere que seamos levantados y sostenidos por los medios tradicionales de sanidad y restauración económica. Y un último argumento tiene que ver con que el paralítico dice: “otros descienden antes que yo” Para el su tristeza estaba en ver a otros sanarse y obtener restauración en el estanque antes que el”. Esto significa tener la visión limitada. Es pensar que un solo lugar Dios puede bendecir materialmente. Es decir muchos pastores están en la iglesia y se mantienen en la iglesia porque de allí comen, pero si pudieran irse lo harían. ¿Y porque no se van? Porque piensan que el “estanque es su única fuente de salvación” . Están tan limitados en su visión de a quien sirven y quien los sostiene. Y aunque el estanque es sostenido “espiritualmente por un ángel” es decir no es un medio carnal o malo, hay uno mejor. Los pastores no se dan cuenta que si venden su ministerio porque creen que la iglesia es la que les provee, nunca podrán levantarse y caminar derecho con Jesús, orgullosos de servir a un Jesús que tiene poder de proveer aparte del “estanque de Siloé”. Y aquí está el reto de la hora undécima. Hoy pro primera vez, las iglesias están teniendo serios problemas financieros. Sus •”Estanques de Siloé” ya no se están moviendo. ¿Qué harán las iglesias para sostener a sus líderes o pastores? ¿Confiarán en que el sostén es de Dios o de ellos? Yo doy gracias a Dios por la crisis económica que existe, porque nos llevará a pastores y líderes a confiar en Jesús y en su carácter para sobrevivir. No deberíamos tener miedo a quedarnos sin trabajo o fuente de sostén porque Jesús es nuestro sostén y el nos ha prometido que nunca nos dejará ni desamparará. Para el paralítico todos sus argumentos eran válidos y quizás te ha pasado algo semejante, lo mismo que ha pasado a muchos. Como pasó a él, ahora Jesús te esta hablando. El paralítico escuchó al Señor, le obedeció, recibió su sanidad y por la gracia de Dios salió a una vida útil. Cuál es el procedimiento de Jesús para proveer a esta paralítico. Nota el texto. Lo primero que veo en el método de Jesús es que el sabe mi necesidad. Dos cosas veo que ocupa Jesús. Uno dice “lo vio acostado”…supo que llevaba mucho tiempo”. Dios sabe en que posición estas y cuanto tiempo llevas padeciendo. Yo no puedo pasar por desapercibido que este “amo de la viña” sabe en que condiciones estoy. La segunda cosa que veo en Jesús es que Jesús me desafía a evaluar las motivaciones de mi corazón. Le dice: ¿quieres ser sano? Ahora esta palabra en el griego es interesante, no es la palabra común para sanidad. La expresión es “juguéis”; de la base de que significa saludable, bien (en cuerpo); y se usa figurativamente como fiel (en doctrina):-sanar, sano. La raíz de esta palabra es la que compone la palabra castellana “higiene”. El diccionario de la Real Academia dice de higiene: Parte de la medicina que tiene por objeto la conservación de la salud y la prevención de enfermedades. Limpieza, aseo de las viviendas, lugares públicos y poblaciones. ~ privada. Aquella de cuya aplicación cuida el individuo. ~ Pública. Aquella en cuya aplicación interviene la autoridad, prescribiendo reglas preventivas. En realidad la traducción de la versión inglesa expresa mejor la traducción. La KJV traduce: “Do you want be made whole” La traducción sería ¿“deseas se hecho completo, cabal? La implicación de la palabra y la pregunta y la evidencia en el 5:14 implica que Jesús le está llevando al hombre a hacer un análisis no sólo si quiere ser sano sino la razón por la que está enfermo y finalmente que su sanidad va más allá de meramente caminar y dejar su lecho. Es un encuentro para restaurarlo completamente tanto física como espiritualmente. La tercera cosa que Jesús hace es obviar mis argumentaciones válidas y verdaderas. Para Jesús, aunque los argumentos del paralítico son reales, no tienen relevancia. Si notan ustedes el texto, Jesús ni les hace caso, ni se compadece ni le dice al paralítico, pobrecito. ¿Por qué esta indiferencia a sus quejas? Porque el está allí presente así que todo lo demás no tiene sentido estarlo repitiendo. Jesús no fomenta un espíritu lastimero ni quejista. La cuarta cosa es que Jesús ordena levantarse de donde estoy. El no da detalles de la sanidad, ni como lo va a hacer. Simplemente ordena y las cosas suceden. El hombre fue motivado por la palabra dinámica de Jesús obrando en su vida. Para seguir con la metáfora, debemos retomar el concepto de la hora “undécima” y el sostenimiento del obrero hoy por fe. Todos nosotros debemos estar conscientes cuando entramos al servicio de Jesús que el conoce mis necesidades. El sabe en que condición estoy. En realidad es el único que lo sabe. Así que si el es el único que sabe exactamente mi necesidad, debo reenfocarme en El como la fuente de mi provisión. Segundo Jesús hoy está evaluando las motivaciones del corazón de sus verdaderos siervos. ¿Qué tanto necesito para vivir? ¿Lo que exijo como sostén en realidad es lo que necesito? Veremos la filosofía de Pablo acerca de que era lo que necesitaba para sobrevivir en el ministerio en el próximo artículo. Si somos honestos muchos bajo la bandera “de que somos siervos “y que merecemos lo mejor, estamos fomentando un espíritu de codicia y de materialismo. Obviamente cuando hablo de lo anterior estoy pensando en los pastores de las iglesias de la urbe, que ven el ministerio como una forma de lucrarse y que pastorean iglesias que pueden (por obligación?) pagar salarios altos. La zona rural es otra cosa, pero también se aplica el principio del análisis de nuestras motivaciones para entrar el ministerio. La tercera cosa es que a Jesús no le interesan mis argumentaciones válidas con relación a mi solución de la crisis. Pueden ser valederas pero no son importantes para Jesús. Por otra parte Jesús quiere con su obra en nosotros no solo obra económicamente o sacarnos de la crisis, el quiere hacer una obra completa de sanidad e higiene espiritual en nuestras vidas. Muchas veces nuestra actitud lastimera y postración en realidad es un resultado de nuestros propios problemas éticos, como lo fue para este paralítico. Finalmente mi dependencia en Jesús es un caminar por fe confiando en la autoridad de su palabra. ¿Le creeremos a Jesús? Quiero hacer un llamado a todos mis consiervos y consiervas que por un salario en la iglesia institucional aguantan todo tipo de maltrato y vejámenes. NO lo permitas. Dios te llamó a ti y el te sostendrá. Talvez en tu situación Jesús te esté llamando a renunciar, pero tienes miedo de cómo vivirás. No te preocupes, estás siendo llamado a ser un obrero de la hora undécima, que no se te dice cuál es tu salario, pero que tu dueño te dice que es bueno y generoso, y te pagará con creces.

La primera conferencia pastoral de Pablo: La proclamación del pastor

“Y ahora, he aquí yo sé que ninguno de todos vosotros entre quienes he pasado predicando el reino de Dios, verá más mi rostro, por tanto yo os protesto en el día de hoy, que estoy limpio de la sangre de todos porque no he rehuido a anunciaros todo el consejo de Dios” (Hechos 20: 25-27)
A medida que comenzamos en el vrs. 25, encontramos a Pablo diciendo a los pastores de que ellos no lo volverán a ver nuevamente, lo que ocasionó tremendo dolor a todos. En los vrs. 37 y 38, dice que todos lloraron cuando el dijo esto. Su amor por el como padre espiritual era probablemente más grande que el amor por su propios padres naturales (1 Cor. 4:15), porque en los tres años que Pablo estuvo en Efeso, y de el crecimiento de esa iglesia nacieron otro número grande de congregaciones. Así que estos líderes se entristecen en sobremanera cuando Pablo le anuncia que “no verán más su rostro”. Pero lo que ellos no sabían es que verían otra vez el rostro de Pablo. Después de que el sale de prisión, el volverá una vez más (1 Tim. 1:3; 2 Tim. 1:15-17). Pero ninguno lo sabía en ese momento, así que Pablo creía que el no los volvería a ver más! En esta porción el tema de Pablo es su predicacion. El va tocar el tema con las palabras: “limpio de la sangre de todos”. En los vrs. Previos vimos que Pablo está evitando la guía del ES en su vida, determinando, aún a pesar de las advertencias, ir a Jerusalén. No obstante, lo que está a punto de compartir con sus pastores contiene una de las más grandes evidencias de sabiduría para el ministerio que encontramos en el NT. En el vrs. 26 dice: “Yo os protesto el día de hoy que estoy limpio de la sangre de todos”. Y usted se preguntará, “¿Qué significará la palabra sangre aquí?” En Levíticos 17:11 la Biblia dice que “la vida de la carne esta en la sangre…” Esto significa que la vida del ser humano la encontramos en su sangre. Por tanto la sangre representa la vida de la persona. Así que Pablo está diciendo que el es “puro” (libre) de la responsabilidad de la vida de estos hombres a lo que ministró. No le gustaría ir a dormir en la noche sabiendo que usted esta libre de la responsabilidad de su gente? Pablo le va decir como hacerlo en los siguientes versículos. “Porque no he rehuido a anunciaros todo el consejo de Dios”. La palabra “rehuido” es nuevamente la palabra “hupostello”, cuya discusión presentamos en el vrs.20 Pablo está diciendo: “No he guardado nada de ustedes. No he enrollado las velas y me he acomodado a una predicación cómoda. Les he anunciado con pasión y fuerza la palabra de Dios. Cuando usted presencia todo el mensaje que Dios le ha dado desde su Palabra, cuando usted no retiene nada entonces usted esta libre de la responsabilidad de la vida de su congregación. Después que usted ha entregado el completo consejo de Dios a su gente entonces la responsabilidad de vivir para El Señor es de ellos. ¿Sabe usted qué es lo malo con la mayoría de la congregaciones. Ellas son emocionalmente lisiadas. Son dirigidas por sus emociones y ellas giran totalmente alrededor de que “cómo se sienten en el momento”. Ellos orarían a Dios si “sintieran el deseo” ellos estudiarían la Biblia “si sintieran el deseo. Ellos también hablaran del pastor o de cualquiera en la congregación si “ellos sienten” que no están haciendo un buen trabajo. Camina por sus emociones. La marca de un creyente maduro es el hecho de que ha tomado una completa conciencia de su responsabilidad de vivir bajo los estatutos de la Palabra de Dios en todas las áreas de su vida. Cuando ellos se equivocan o fallan, su primera pregunta es: “Dios en donde me perdí? Pero el creyente inmaduro camina indeciso y en la carne. Cuando se equivoca, culpa la iglesia o alguien más. Es la falta del pastor por no predicar bien, o culpa de la congregación porque no es muy amorosa. Pablo en 2 Corintios 6:11-13 menciona el hecho de que el se ha entregado con todo y con toda Palabra de Dios, pero que los Corintios no han crecido. En este sentido lo que Pablo les dice, es que ellos son un grupo carnal e inmaduro. Parafraseando lo que pablo dice es que: “no es mi falta que ustedes no hayan crecido espiritualmente. Ustedes no están siendo estorbados por mí. ¿Por qué? Porque yo les he dado toda la Palabra que Dios ha puesto en mi ser. Ahora la responsabilidad para sus vidas en sus manos. Una de las mayores razones por los cuales Pablo sin reserva podía declarar que estaba “limpio de la sangre de todos” la encontramos en el vrs. 27 “No he rehuido a declararles todo el consejo de Dios. Y esto significa toda área de doctrina encontrada en la Biblia. Algunos ministros enseñan la Biblia como quien da un paseo en bicicleta, solo ministran en una o dos áreas de la Biblia, que por supuesto son sus partes favoritas. Pero Pablo está diciendo a los pastores de Efeso que ellos deben enseñar todo el consejo de Dios, toda área que la Biblia toca, porque de esa forma realmente están cumpliendo a cabalidad su responsabilidad de ministrar a su gente. Cuando un pastor, enseña sólo unas pocas doctrinas e ignora el resto de Las Escrituras, no sólo producirá una congregación sin balance, sino que “la sangre” de ellos estará sobre su cabeza. Por ejemplo si el pastor se rehúsa a predicar del nuevo nacimiento (Juan 3:3; Rom 10:9-10), y por tanto ninguna de su gente recibe la salvación, Dios le pedirá cuentas a ese pastor. Como pastor, necesita entregar todo el consejo de la Palabra de Dios, no sólo partes que le gusten. Debe enseñar tanto del AT como el NT. Pablo encomendó al pastor en Colosas (Epafras) para que orara que su congregación “estuvieran firmes, perfectos, y completos en todo lo que Dios quiere” (Col. 4:12). Usted solamente puede orar de esa forma por su gente, si usted está predicando y enseñando toda la voluntad de Dios, la cual es La Palabra de Dios. Muchos ministros rehuyen a predicar ciertas áreas de la Palabra de Dios porque esas áreas han sido llevadas a extremismos por otros ministros. Los pastores podrán haber visto como muchas personas han sido dañadas por tales doctrinas, así que se mantienen al margen y no tocan esos temas. Algunas veces otros ministros, se mantienen alejados de ciertas doctrinas que son controversiales o que tratan situaciones con situaciones muy privadas de nuestra vida; y en otras oportunidades evitan ciertos temas de la Escritura porque los consideran aburridos. Jesús comparó la Palabra de Dios como “nuestro pan diario” o la comida diaria que debíamos ingerir para tener nuestra salud y tener energía para ser productivos. Como la comida en la vida natural, la Biblia contiene toda clase de comida espiritual, desde el pollo frito y sorbete hasta verduras. El pastor que verdaderamente ama a su congregación y desea ver en ellos excelencia en cada área de sus vidas, predicará y enseñará todo lo que la Biblia dice. Cuando vengan los temas controversiales o esas áreas que otros han llevado hasta los extremas, los estudiará y enseñará a su gente lo que la Palabra de Dios dice. Cuando llegue a áreas más íntimas, el sorteará estos temas con confidencia y seguridad, confiando en que Dios les dará sabiduría para presentar la verdad de una manera correcta. Y cuando venga el tiempo de enseñar áreas en que la Palabra de Dios parece menos excitante, el orará para que los ojos de él y de el entendimiento de su gente sea alumbrado y enriquecido por estas importantes doctrinas. Usualmente cuando un pastor tiene gran entusiasmo por lo que está enseñando, su entusiasmo será contagioso, y su congregación se entusiasmará también. No olvide que Dios quiere que la congregación tenga una dieta balanceada, esto significa que debemos “enseñar todo el consejo de Dios”. Después de decir lo anterior, Pablo se dirige a un nuevo pensamiento: “Por tanto mirad por vosotros y por todo el rebaño en que El Espíritu Santo os ha puesto como Obispos, para apacentar la iglesia del Señor, la cuál el ganó por su propia sangre” (v.28) Por este momento quiero que nos saltemos la parte: “mirad por vosotros, pues le dedicaré un tiempo más amplio en el próximo estudio. Nos vamos a centrar en la parte: “Mirad…por todo el rebaño en que El Espíritu Santo os ha puesto por obispos, para apacentar la iglesia de Dios” La palabra griega “os ha puesto” es tithemi, lo cuál significa decretar, delegar, establecer y la palabra griega para “obispos” es “episkopos” que significa sobreveedor o supervisor. Este verso dice que El Espíritu Santo decreta o señala al pastor a ser un supervisor del rebaño y eso implica que El da al pastor la visión para cada iglesia local en particular. El vrs. 28 continúa con “apacentar la iglesia de Dios”. La palabra griega para “apacentar” es “poimen” que significa pastor o pastorear, y que implica una clara referencia para predicar y enseñar la Palabra de Dios a su gente. Este versículo da dos áreas de responsabilidad para el pastor: uno, predicar y enseñar la Palabra de Dios (apacentar) y dos; recibir y llevar la visión de Dios para la iglesia (dirigir). Dios me ha llamado para ser pastor, lo cual implica que la mayor parte de mi tiempo debe ser gastado en estudiar la Palabra de Dios, y a medida que estoy en su presencia, en oración, recibo la dirección y la visión de Dios para mi iglesia. Es interesante notar que en Efesios 4:11, no hay pausa entre pastor y maestro en el griego. Literalmente la mayoría de los eruditos están de acuerdo que “pastor” es un título y “maestro” es la función del pastor. Algunas personas piensan que un pastor primariamente es un consejero. Aún cuando es correcto para un pastor dar consejos, pero eso no es su mayor llamado. Su responsabilidad primaria es estudiar la Palabra de Dios y orar. Entonces los podrá liderar a su gente en la voluntad de Dios y alimentarlos correctamente con la Verdad. Cuando enseño la palabra de Dios desde el púlpito, estoy haciendo mi trabajo más efectivo, porque estoy alcanzando más gente. Estoy haciendo mi primaria labor. : alimentar al rebaño. Romanos 15:20 dice: “Y de esta manera me esforcé a predicar el evangelio…” Hay un esfuerzo en predicar, estudiar, orar y enseñar la Palabra de Dios. Esta lucha es en contra de Satanás y la carne a medida que tratamos de pasar tiempo con Dios. Satanás se opone al ministerio más que cualquier otro. He escuchado gente que me ha dicho: “nunca he tenido tanta oposición como cuando me dedico al ministerio de la Palabra. El enemigo sabe que el tiempo que pasamos ante Dios, producirá conocimiento de la Biblia y nos dará un poder sobrenatural en el ministerio. Satanás se opone a este tipo de ministerio sobrenatural porque los resultados son enormes. Cuando muchas personas tienen sus necesidades espirituales suplidas, muchas tendrán impacto en el reino de Dios. Así que el Diablo tratará de obstaculizar al pastor para que invierta tiempo en el estudio y en la comunión con El Espíritu Santo. Si el no logra distraerlo de su responsabilidad primaria, estará cimentando su ministerio en una base sólida y de gran bendición a su gente. Por otro lado anteriormente vimos que el pastor está libre de la sangre de todos los hombres, cuando no ha rehuido a nada, cuando ha predicado todo el consejo de Dios. Y también debemos saber que si alguien tiene necesidad, y el pastor falla en suplir toda esa necesidad, dejando de enseñar todo lo que Dios le haya dado, El Espíritu Santo se lo garantizo, dirigirá a otro para ministrar a esa persona en el pasillo, en la entrada de la iglesia, o en el parqueo. ¡Nuestras fallas no atan a Dios! Y eso nos introduce al siguiente punto en este verso”…para apacentar la iglesia de Dios, la cuál el ganó con su propia sangre”. Deseo que usted note que la responsabilidad final para sostener el rebaño recae en Jesús, porque el la compró con su propia sangre y la iglesia le pertenece a El. El es el jefe de los pastores, el máximo Pastor. Si sus subalternos cometen errores, si el pastor falla en alguna forma, Jesús verá para que esa iglesia o esos miembros sean ministrados por alguien más. El pastor debe recordar que la gente no son sus ovejas! Ellas son llamadas la iglesia de Dios. Su trabajo es dirigirlos y alimentarlos de la forma en que El Espíritu Santo le dirija y luego dejarlos que ellos crean y vivan para la gloria de Dios. El pastor no compró la iglesia. Dios lo hizo. Por tanto, Jesús es el legítimo propietario. El la compró con su preciosa sangre, así que eso hace a todos los creyentes muy preciosos para El. Que tremendo privilegio es, cuando Dios da aun pastor la solemne responsabilidad de velar y alimentar su más preciosa posesión. Usted me preguntará, ¿cómo puedo dormir por las noches? Puedo dormir en paz solamente porque se que primeramente ellos no son mis ovejas, ellos no son mi gente y en segundo lugar, yo “estoy limpio de la sangre de ellos” porque no he dejado de enseñarles todo lo que El Señor me ha dado en su Palabra. Dios me ha llamado para encontrar alimento para ellos, y me ha dado un lugar para que lo encuentre. Lo único que el me demanda es que lo haga en oración, lo encuentre, lo prepare y lo ponga enfrente de la oveja. Luego le dejo a ellas la responsabilidad de que lo coman, y a Dios para que haga el resto. No puedo sanar a nadie. No puedo salvar a nadie. No puedo restaurar la familia de nadie. Todo lo que puedo hacer es orar y presentar la Palabra de Dios, esperando que El Espíritu Santo la traduzca y supla las necesidades de la gente. Yo solo hago mi parte y dejo que Dios haga la suya, orando para que las ovejas lo reciban todo. Es por eso que puedo dormir en paz “limpio de la sangre de todo hombre” ¿Y usted?