Que quiere: ¿El pan o las migajas?


Jesús tenía una gran compasión por los pobres, aunque sabía que no eran los únicos desdichados. (Cristo también se compadecía de los ricos como Zaqueo y otros cobradores de impuestos.) Cuando Jesús predicaba en las sinagogas de Nazaret, creaba esperanza en los corazones de los despojados y extranjeros. En una ocasión, habló acerca de una viuda que vivía fuera del territorio de Israel; Dios le había mandado al profeta Elías. Después de hablarles de esta historia, Jesús fue a Sidón, a la misma área de gentiles, a la casa de otra mujer no judía para dar sanidad a todos los de su casa. Sidón tenía su propio dios patrón  de la sanidad, Eshmon, con su propio templo. Pero Eshmon no había podido sanar a una niña endemoniada, hija de una viuda (Marcos 7:24-30). La viuda oyó que Jesús estaba cerca, y fue a buscarlo. Los discípulos de Jesús trataron de alejarla; Jesús mismo la puso a prueba. Pero ella insistió hasta que El le contestó su petición. Es muy famosa la cita de San Marcos 7:27: “Deja que los hijos coman primero, porque no está bien quitarles el pan a los hijos y dárselo a los perros. En este pasaje, Cristo describe a personas con derechos y a personas sin ellos. Los “hijos” son el pueblo de Israel, los que tienen derechos. A ellos les pertenecían las promesas del pacto de Dios. Los “perros” eran aquellos que estaban fuera de las riquezas de Israel. Creo que esta es la razón por la que muchas teologías pentecostales pierden el enfoque. Cuando Jesús establece que el pan es de los hijos,  se les olvida que esos hijos a los que se refiere en este contexto son los judíos. ¿Y cuál era la condición de esos hijos? Despreciar ese pan ya que estaban tan acostumbrados a los privilegios que creían que se merecían todo sin tener una obediencia al Pan de Vida. En cambio la mujer siro fenicia está en desventaja, no tiene nada, es una perrilla que  podrá apreciar el milagro y Dios  lo hará porque su petición es por gracia, no lo merece pero cree que Jesús se lo dará precisamente porque no lo merece. ¿Cómo arrebatarle a Dios un milagro de sanidad aunque no lo merezca? Primero, acéptele a Jesús  lo que es usted. Esto es una lucha con la ACEPTACIÓN. ¿Observó la respuesta de la mujer a toda la declaración fuerte de Jesús? ¿Qué es lo que contesta la mujer? ¡Sí! Simplemente ¡Sí! ¿Qué implicaciones tiene esta respuesta? Sí, no está bien quitarles el pan a los hijos (No es hija, ilegitimidad). Sí, hay que dejar que ellos se sacien primero (Hay alguien antes que yo,  prioridad). Sí, soy una perrilla (indignidad). Acepte la decisión de Dios. Segundo aceptele a Jesús lo que El es.  Esto es una lucha con la UBICACIÓN. La expresión que sigue es “Señor”. Simplemente sabe que Jesús es el soberano, que hace su voluntad. Si Jesús lo dice, es porque debe ser cierto. Si él dice que soy un perrillo, más me vale que le crea. La verdad es que no tengo problemas con reconocer lo que Dios dice que soy. Simplemente si él lo dice así es. Ubíquese en la visión de Dios.  Tercero acéptele a Jesús lo que le ofrece. Si El Señor le ofrece migajas, pues escoja las migajas de Dios. Esto es una lucha con la SATISFACCIÓN. Note que la mujer  en realidad le aclara que no le de el pan, que no pretende quitárselo a los hijos, ni tampoco lo quiere desenfocar de su prioridad, solo en su condición de perro, condición que él le ha dado, le de permiso para estar debajo de su mesa y simplemente eso la llenará. Recuerde que en este contexto las migajas son suficientes para expulsar el demonio de su hija. Lo más paradójico de esto es que con el tiempo los hijos perdieron el privilegio del pan y los gentiles ya no sólo recibieron las migajas sino el pan completo. A la conclusión que podemos llegar es que la arrogancia espiritual me roba el pan y me deja con las migajas y la pobreza espiritual desea las migajas pero termina con el pan de Dios. ¿Con quién nos identificamos en esta historia?

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s