¿Es el divorcio un pecadoimperdonable? : La clausula de excepción II parte


Ma­teo es cuidadoso en incluir esta cláusula porque quiere restringir el divorcio entre los judíos conver­tidos. En contra de los temores, hoy, de algunos que creen que el permitir el divorcio por fornica­ción es debilitar seriamente la moral cristiana, Mateo vio el efecto de la inclusión de esta cláusu­la de excepción bajo una luz totalmente opuesta. Al indicar la única excepción de Cristo, sabía que para muchos esto tendría el efecto de apretar las clavijas de la moralidad en la Iglesia. Es instruc­tivo que la inclusión por Mateo del pasaje que si­gue (Mateo 19:10 y ss.) demuestre precisamente qué clase de reacción hubo por parte de los dis­cípulos (que eran, probablemente, representantes típicos de otros en su sociedad): Los discípulos le dijeron: «Si así es la condi­ción del hombre con su mujer, no conviene casar­se» (Note que Jesús está hablando de personas casadas y no comprometidas) (Mateo 19:10).       Es evidente que la respuesta de los discípulos indica que esta excepción única, en la sociedad de aquel tiempo, se consideraría como una severa restricción sobre las prácticas del divorcio. Ahora bien, vayamos a la cláusula en detalle. Veámosla en sus dos formas: Primera «…a no ser por causa de fornicación» (Mateo 5:32). Segunda «… salvo por causa de fornicación»     (Ma­teo 19:9).   La forma de la cláusula difiere en los dos luga­res en que aparece (en el original), pero el conte­nido básico y la intención son los mismos. Proba­blemente hay una respuesta más formal en Mateo 19:3 (donde Cristo usa logos = «base, causa» como contestación a la aitia = «causa o razón» de los fariseos. Por fortuna no hay ningún problema con respecto a la evidencia textual de estas cláu­sulas, y apenas se halla alguien que dispute su genuinidad. Pero ha surgido toda clase de problemas con referencia a las cláusulas; éstos (en gran parte) tienen que ver con asuntos de interpretación. Por ejemplo: a) algunos se han preguntado si la ex­cepción que permite el divorcio se extiende no sólo al divorcio, sino también al nuevo casamien­to, o sea, que lo permite, b) Luego, algunos han tomado la palabra porneia (fornicación, pecado sexual) y han afirmado que la cláusula se refiere a la disolución de un compromiso, pero no al ma­trimonio. Consideremos primero si la cláusula de excep­ción se refiere también tanto al nuevo casamiento como también al divorcio. La respuesta es que sí. No hay manera de separar las dos ideas de Mateo 19:9 y Mateo 5:32. En el primer pasaje Jesús dice que se comete adulterio si uno se casa, a menos que el divorcio de la previa mujer haya sido por causa de fornicación de ella. Éste es el punto bá­sico de toda la afirmación sobre el adulterio. Ade­más, en el último, a la mujer divorciada y a su se­gundo marido se les advierte que van a cometer adulterio, a menos que ella fuera divorciada por fornicación. Quieras que no —y algunos se resis­ten a admitirlo— esto es lo que dijo Cristo. No voy a discutir este asunto con más detalle, si alguno quiere tener mayor conocimiento de este análisis le sugiero leer el libro de John Murray: “Divorcio y nuevo matrimonio” que es un excelente trabajo en cuanto a esta exégesis. Sin embargo podemos citar dos afirmaciones sumarias de Murray: «En otras palabras, hay que observar que en esta frase, tal como está, el pensamiento no queda completo sin el verbo principal, moi-chatai («comete adulterio». Este cometer adulterio es el pensamiento dominante en este pasaje, y es por completo indefendible su supresión (p. 40).

Y: «El tema de que se trata, pues, es quitar de delante y volverse a casar, en coordinación, y esta coordinación no puede ser alterada en forma alguna» (p. 41). La argumentación que lleva a estas dos con­clusiones es sólida y convincente. Ahora bien a fin de responder a la segunda objeción —que el uso de la palabra fornicación indica que Jesús hablaba de la disolución de un compromiso, no de un matrimonio, hemos de considerar (entre otras cosas) el significado del término fornicación (por­neia) y de adulterio (moichao). Algunos consideran que son equivalentes, y creen que se puede usar uno u otro indiferentemente. Pero un estudio cuidadoso del uso de estas palabras, tanto en el Antiguo Testamento como en el Nuevo (incluido el uso de la Septuaginta), revela que hay una dis­tinción clara entre ellas. Fornicación se refiere al pecado sexual de cualquier clase; adulterio es la infidelidad hacia el marido o la esposa en el ma­trimonio.        El que haya esta confusión sobre la palabra for­nicación es comprensible. En muchos países legalmente, la palabra fornicación ha llegado a signi­ficar pecado sexual cometido por personas no ca­sadas, frente a adulterio, que significa pecado se­xual implicando a una persona casada. Sin em­bargo, esta distinción no debe considerarse válida en la Biblia, como equivocadamente algunos creen que es. No era una distinción bíblica. En realidad, los escritores de la Biblia usan la pala­bra fornicación (porneia) para describir el pecado sexual en general, y en la Biblia se usa en casos de incesto (1.a Corintios 5:1), homosexualidad (Judas 7) y aun adulterio (Jeremías 3:1, 2, 6, 8; aquí una adúltera casada es divorciada a causa de su forni­cación; ver los vv. 2, 6, de la Septuaginta) como fornicación. (Por ejemplo si vemos  Apocalipsis 2:20, 23. Por otro lado en 1.a Corintios 10:8 se dice que 23.000 personas cometieron fornicación. ¿Eran todos ellos no casados? ¿Sólo personas no casadas cometían peca­dos sexuales? Se puede ver también el uso de porneia en la Septuagin­ta en Ezequiel 16:23; Oseas 2:3, 5 y Amos 7:17. Éstos y otros pasajes (algunos de ellos serán mencionados más tarde) de­muestran el verdadero uso bíblico de porneia (hebreo zah-nah.) Más tarde, en los pasajes, Él realmente dice algo sobre el adulterio. Pero nótese bien que en ambos pasajes los dos términos son usados de modo consecuente y cuidadosamente distinguidos. Es interesante el hecho de que la palabra adul­terio hace siempre referencia a más del pecado se­xual. El pacto matrimonial está siempre a la vista. Además de la noción de infidelidad sexual, el adulterio se refiere a la violación del pacto de compañía, mediante la introducción de otro en el cuadro. Esta tercera persona aparece en escena a fin de proveer compañía (generalmente de natu­raleza sexual, si no siempre) en vez de la esposa o el marido «de la juventud» de uno. Aunque algunos equiparan adulterio y fornica­ción, es equivocado hacerlo. Con frecuencia uno oye citada mal la cláusula de excepción: «Excepto por adulterio.» Pero, como hemos visto, esto está mal. Aunque en el contexto de Mateo 5 y 19 el adulterio se halla en la mente del que lee la cláu­sula de excepción, ésta en sí no pone el énfasis (en este punto) sobre el efecto del pecado sexual (adulterio), sino sobre el pecado mismo: el acto por el cual uno infringe el pacto matrimonial. Tanto en Mateo 5 como en 19 el permiso de Jesús a un cónyuge para el divorcio se basa en el acto de infracción (el pecado sexual, porneia), no en su efecto (adulterio) ¿Por qué se centra Jesús en el acto? Porque quiere cubrir todas las posibilidades. Declara que la fornicación (el pecado sexual) es la base sobre la cual uno puede pedir carta de divorcio, porque la fornicación cubre el incesto, la bestialidad, la homosexualidad, el lesbianismo y el adulterio. El hablar sólo del adulterio podría tender a estre­char demasiado el foco. La mayoría de las traducciones modernas tra­ducen porneia por las palabras «pecado sexual», evitando de este modo la confusión. Todo pecado sexual condenado como fornicación queda in­cluido.

About these ads

Un pensamiento en “¿Es el divorcio un pecadoimperdonable? : La clausula de excepción II parte

  1. tengo una duda: muchos cristianos dicen que la parte inocente puede volverse a casar (en caso de infidelidad), sin embargo la biblia no hace esta distinción. Entonces quiere decir que si uno se divorcia “biblicamente” puede casarse cuantas veces quiera al deshacer su matrimonio a través de un pecado sexual cuando se canse de su actual relación?

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s