Reflexiones sobre la Santa Cena III parte


III. En tercer lugar veamos las prácticas de la  adoración por medio de la Santa Cena.

A.                      La primera práctica  es enfocarse en nuestra DECISION (11:17-22)

Note que el pasaje comienza exhortando a la congregación a que practique decisiones bíblicas y profundas. Es obvio que dentro de la Iglesia en Corinto se estaban dando ciertos abusos. Así que Pablo quiere corregir esos abusos con prácticas más bíblicas y santas.  Cuáles son esas decisiones que deben tomar ellos.

1.      Deben decidir corregir las divisiones. 11:17-19

El vrs. 19 habla de que cuando esto sucede puede ser beneficioso o con un buen propósito. El texto utiliza dos veces la palabra que tiene que ver con pleitos. La primera es “división” y la segunda es “disensión”. La primera en griego tiene que ver con la palabra “cisma”, y se refiere a una división, ruptura o escisión o desavenencia. Por otro lado la palabra “disensión” es una fuerte opinión de alguien. A veces se utiliza para describir a una secta con una opinión muy polarizada. Es bien importante que notemos que lo que Pablo muestra es que se es permitido tener opiniones encontradas, pero no divisiones. El peligro de una persona desendiosa es que puede llevar al pleito y a la división. Por eso Pablo establece un criterio, que esa lucha hasta sectaria manifestara quienes son los aprobados o espirituales en el Señor.  Así que esto tenía que ver con las relaciones

 

2.      Deben decidir corregir las falsas acciones. 11:20-22

 

En el 11:20 Pablo dice cuando se reúnen para encontrarse. Los primeros cristianos  tenían un festival de amor conectado con la Santa Cena, durante el cual se reunían para comunión  y una verdadera comida. Allí ellos enviaban y recibían comunicación  de otras iglesias, y colectaban dinero para las viudas y los huérfanos. Aparentemente algunos de los miembros más acomodados no estaban compartiendo sus alimentos  y los consumían con una actitud de avaricia y glotonería antes de que los pobres se aparecieran. (21) Si el propósito del festival del amor no se estaba cumpliendo era mejor que comieran en casa (v. 22).  La segunda cosa tenía que ver con las celebraciones.

 

B.      La segunda práctica debe enfocarse en nuestra DOCTRINA 11:23-26

1.      Nuestra doctrina debe enfocarse en la proclama  de Jesús. (11:23-24)

El tema de la Santa Cena tuvo muchas implicaciones a nivel histórico. Grandes debates se dieron con relación a este enfoque. ¿Cuáles son los fundamentales? Primero está La Visión Católico Romana ¿Cómo funciona esto? Los Católico Romanos hablan de transubstanciación y enseñan que durante la consagración hecha por el sacerdote, el pan y el vino son transformados real y milagrosamente en la sangre y el cuerpo de Cristo, literalmente. Comer este pan transubstanciado y beber de este vino transubstanciado trae gracia salvadora al alma. La segunda visión es la La Visión Luterana Los Luteranos hablan de consubstanciación y enseñan que el pan y el vino no cesan de ser pan y vino, pero que la real y literal presencia del cuerpo físico y la sangre de Cristo está presente junto con los elementos naturales cuando son consagrados en adoración.  La tercera es la visión  Reformada  Nuestra visión (llamada visión Reformada) es que el pan y el vino son emblemas o símbolos del cuerpo real y literal de Cristo quien fue crucificado en la historia y que hoy está en el cielo a la derecha del Padre. Pero creemos que hay una real alimentación espiritual de Cristo por fe – no de su cuerpo físico, sino de su presencia real y espiritual. Y aún cuando un creyente puede nutrirse a sí mismo, en cualquier tiempo y lugar, de la presencia de Cristo en su palabra, hay una nutrición especial ofrecida al tomar la Cena del Señor y escuchar la predicación de la palabra de Dios. Históricamente hubo un gran debate entre Lutero y Zwinglio  basado en  Juan 6 Quizás podamos ver esto con mayor claridad en Juan 6. Aquí es donde Martín Lutero y Ulrico Zwinglio tuvieron discrepancias en el Coloquio de Marbug de 1529. Lutero citó el verso 53, “Entonces Jesús les dijo: ‘En verdad, en verdad os digo: si no coméis la carne del Hijo del Hombre y bebéis su sangre, no tenéis vida en vosotros.”‘ Y luego citó 1 de Corintios 11:24, “Esto es mi cuerpo,” y hasta lo escribió con tiza en la gran mesa de la conferencia durante el debate. Su reclamo era que se corrompería la Palabra de Dios si al decir “Esto es mi cuerpo” significara “Esto simboliza mi cuerpo.” Volvía a Juan 6:53 – ¡debemos “comer la carne del Hijo de Dios!”  Pero Zwinglio, por otra parte, quien tomó el punto de vista que nosotros abrazamos, señaló Juan 6:63 como explicación de las palabras de Jesús. Jesús dice, “El Espíritu es el que da vida; la carne para nada aprovecha; las palabras que yo os he hablado son espíritu y son vida.” Se exasperó ante la repetición de Lucero sobre “Esto es mi cuerpo,” y dijo, “En este texto permanezco firme, ‘La carne para nada aprovecha.’ Le apremio a volver al texto. Conmigo tendrá que cantar al son de otra melodía” (Reformers in Profile, ed. B.A. Gerrish, p. 139 [Perfil de los Reformadores, ed. B.A. Gerrish, p.139])  Creemos que Zwinglio estaba más cercano a la verdad. “El Espíritu es el que da vida; la carne para nada aprovecha; las palabras que yo os he hablado son espíritu y son vida.” En otras palabras, cuando Jesús dijo en Juan 6:53 que debemos “comer la carne del Hijo del Hombre,” no quiso significar que la carne literal beneficie en algo, aún si esto fuese posible. Lo que él quiso significar fue que sus palabras eran espíritu y vida. Nos alimentamos de la carne y de la sangre de Jesús espiritualmente, no físicamente.  Un último señalamiento a esta forma de interpretar la Cena del Señor. En 1 de Corintios 11:25 Pablo dice, “tomó también la copa después de haber cenado, diciendo: ‘Esta copa es el nuevo pacto en Mi sangre.’ No he escuchado a nadie decir que la copa sea literalmente el pacto. Ni que el pacto sea el vino en la copa. El nuevo pacto es el compromiso de Dios de salvar hasta lo último a quienes confían en Jesús. La copa de vino (o jugo) representa este pacto porque la sangre de Cristo lo compró para nosotros. No se convierte en el pacto.  Pero el mayor énfasis está en que Pablo dice que fue el Señor Jesús quien lo instruyó. Note como se enfatiza en lo que Jesús dijo.

 

2.      Nuestra doctrina debe enfocarse  en el proceso de Jesús.  11:25-26

 

a). La humanidad de Cristo

Debemos repetir este proceso debido a su simbolismo. Es importante entender que la belleza de la vida cristiana está en el desarrollo de la misma. La vida es el interesante proceso que trae lo que es el crecimiento en todas las áreas de nuestra existencia. El proceso de formación en la vida cristiana tiene cuatro etapas. Encontramos las cuatro etapas determinantes del proceso de la vida el día que el Señor Jesús compartió con sus Discípulos el Pan y el Vino. En Mateo 26:26  y Lucas 24:30 Jesús estableció un proceso. Pablo no lo menciona pero es importante tomarlo de los textos de los evangelios para entender este proceso. Allí dice que Jesús  tomó…..bendijo……partió…y…dio. Parecerá un trabalenguas pero présteme atención a este proceso. Primero el Señor nos toma, segundo luego nos bendice. Así que Dios  no bendice lo que primero no toma. Tercero una vez que Dios bendice, El  parte lo que bendice. Debemos entender que Él no parte lo que primero no bendice. Finalmente en cuarto lugar todo lo que él parte lo comparte pero Dios no  no da lo que primero no parte. Veamos más detenidamente este proceso. Primero EL SEÑOR PRIMERO NOS TOMA. La palabra tomar aquí es del Griego Lambano: Que quiere decir: Recibir. Tomar. Tomar con la mano para usar. Tomar una cosa para ser llevada. Tomar sin violencia. Remover. Tomar lo que es de uno- hacerlo de uno y no dejarlo ir. Reclamar. Tomar posesión- apropiarse. Recibir sin rechazar. Escoger. Así que eso significa que Jesús nos buscó primero y nos tomó. No fuimos nosotros, fue él. Jesús nos ama tanto que nos reclama.  Por eso en Lucas 15:3-7 nos muestra la parábola del pastor que dejo 99 para buscar la oveja 100. Jesús nos ama tanto que nos valora. En Lucas 15:8-10 nos lo demuestra con la parábola de la mujer que perdió una moneda y barrió toda la casa para encontrarla. Jesús nos ama tanto que nos perdona. Lo expresó en Lucas 15:11-32 con la parábola del Hijo pródigo. Jesús nos ama tanto que nos selló- Efesios 4:30 nos lo dice que nos selló con su Espíritu. A Mateo lo tomó detrás de la mesa de cobro de tributos. A Zaqueo lo tomó de un árbol. A la Samaritana la tomó a la orilla de un pozo. A Abraham lo tomó de la casa de su padre. A Pedro lo tomó en la orilla del mar. A Pablo lo tomó camino de Damasco. y ¿a ti? ¿De dónde te tomó?. Nosotros sabemos muy bien de donde Dios nos tomó en su misericordia. Él nos toma con propósito. Pero en segundo lugar  EL SEÑOR NOS BENDICE…..PERO NO BENDICE  LO QUE PRIMERO NO TOMA. El texto griego dice de bendecir: Del Griego: “Eulogeo”. Bendecir- Celebrar con alabanzas. Invocar bendiciones. Consagrar una cosa con solemnes oraciones. Pedir una bendición de Dios sobre algo. -Hacer que algo prospere. -Hacer feliz. Rompamos la costumbre de sólo pedir bendiciones sin disfrutar lo que  ya tenemos. Pablo nos dice lo que ya tenemos en Cristo.  Pablo dice Efesios 1:3-14 que somos su herencia, hemos sido adoptados, nos bendijo con toda bendición espiritual en los lugares celestes, etc. Pedro nos ratifica lo que ya hemos recibido. “Todas las cosas que pertenecen a esta vida a la piedad, nos han sido dadas por su divino poder, mediante el conocimiento de aquel que nos llamó por su gloria y excelencia” II Pedro 1:3-10. La primera vez que tuve una computadora en mis manos, no me imaginaba todo lo que se podría hacer con ella. Gasté meses sólo usando el procesador de Palabras, hasta que mi hijo me mostró que podía hacer muchísimas cosas más que eso.  Muchos no se imaginan todo lo que somos y tenemos en Cristo. Cómo hemos sido bendecidos por él. La demostración de una vida que comprende las bendiciones recibidas de Dios, se ve en una vida que alaba y bendice y adora genuinamente al Señor.  Pablo desde una cárcel escribe a los filipenses demostrando  su aprecio por todo lo recibido por el Señor. El Señor tomó a Pablo y lo bendijo. El Señor tomó a Abraham y lo bendijo: “Te bendeciré y en ti  serán benditas todas las naciones de la tierra”. Una vida que no aprecia las bendiciones recibidas se demuestra por una vida que pide más y más y se queja y lamenta de lo que no recibe. Nuestra oración ya no debiera estar tan llena de peticiones y debiera ser mas como la oración de Pablo en Efesios 1:15-23.  “Por esta causa también yo, habiendo oído de vuestra fe en el Señor Jesús y de vuestro amor para con todos los santos, no ceso de dar gracias por vosotros, haciendo memoria de vosotros en mis oraciones, para que el Dios de nuestro Señor Jesucristo, el Padre de gloria, os dé espíritu de sabiduría y de revelación en el conocimiento de él; que él alumbre los ojos de vuestro entendimiento, para que sepáis cuál es la esperanza a que él os ha llamado, cuáles las riquezas de la gloria de su herencia en los santos y cuál la extraordinaria grandeza de su poder para con nosotros los que creemos, según la acción de su fuerza poderosa”. Pero en tercer lugar EL SEÑOR TODO LO QUE BENDICE…..ÉL LO PARTE. Una vez más la expresión en griego para  partir  es  “Klao”. Quebrar…Partir. Nos gusta mucho lo primero y lo segundo….pero rehusamos lo tercero. ¿Es cierto que Dios nos parte?  ¿Por qué nos parte? Nuestra vida es como una semilla- Dentro de la cáscara dura de nuestro yo se encuentra la vida..la vida de Dios y la vida no puede salir, si la cáscara no es partida.   Juan 12:24-25. El Señor tomó a su hijo- lo bendijo y lo partió. El Señor tomó a Pablo, le bendijo y lo partió. El Señor tomó a Abraham, lo bendijo y lo partió, cuando le pidió su hijo. Hebreos ll -  Nos gusta la lista con nombres que fueron bendecidos pero nos importa poco a lista de los sin nombre que fueron partidos. Hebreos 11:36-40. Jamás rehusemos el ser quebrado porque estaremos deteniendo el proceso de maduración y desarrollo. Si rehusamos Dios continuará una y otra vez hasta que al fin nos rindamos su soberana voluntad. ¿Cómo sabemos si alguien no ha permitido que Dios lo parta?  Cuando culpamos a  la gente, las circunstancias, los eventos, el Diablo y a Dios de nuestro dolor y  no miramos la mano del Señor para formarnos. Dios trata con nosotros es un manera en que quiebra la cáscara pecaminosa  de nuestra alma para liberar nuestro espíritu a fin de que esté bajo el control de su espíritu. Cuando el quebrantamiento ocurre, la belleza, el poder y lo todo lo maravilloso que fue desarrollado dentro de nosotros es revelado. Pero una cuarta y última cosa es que  EL SEÑOR NOS COMPARTE….PERO EL NO COMPARTE LO QUE PRIMERO NO PARTE. La expresión en griego para dar es “Didomi”.  Dar algo a alguien.  Extender. Dar algo para ser religiosamente observado. Comisionar. Primero tomó…luego bendijo…después partió y por último dio. El Señor primero tomó a su hijo, luego lo bendijo, después lo partió y por último nos lo dio como el Cristo resucitado que aún vive y está con nosotros y en nosotros. El Señor tomó a  Pedro a la orilla del mar, lo bendijo cuando le dijo “Bienaventurado eres Pedro”, lo partió cuando le dijo: “Esta noche me negarás” y por último nos lo dio como un Pedro Nuevo luego de su plática en Juan 21. El Señor tomó a Pablo, lo bendijo, lo partió en la cárcel y nos lo dio como el Gran Apóstol Pablo. El Señor tomó a Abraham, lo bendijo, lo partió y por último nos lo dio como el Padre de la Fe. ¿En cuál etapa te encuentras?  ¿Sólo buscas la bendición? Rehúsas el ser partido? Entonces no podrás ser compartido. Nunca sacrifiques lo hermoso de tu interior por conservar intacta la vasija exterior de su existencia. Dios primero nos toma Todo lo que él toma lo bendice Él no bendice lo que primero no toma De esa manera su palabra lo dice. Dios todo lo que bendice lo parte Él no parte lo que primero no bendice Porque cuando el bendice
Él prepara el camino para lo que él parte. Dios todo lo que parte lo comparte,
Él no comparte lo que primero no parte. Porque cuando él te parte
Está pensando luego a quien darte. La vida es un proceso
Proceso que es divino Del nacimiento al deceso Dios nos madura como el buen vino. Nos gusta que él nos tome, Festejamos cuando él bendice, Resistimos cuando él nos parte Y nos negamos cuando nos comparte. Detener todo el proceso Es algo que yo no puedo Pues él trabaja sin receso Día a día hasta que quieto quedo.
Dios nos ha introducido en su hermoso proceso. ¿En cuál de estas etapas nos encontramos? Este no es un proceso que sucede una sola vez en la vida. Es un ciclo que termina y vuelve a comenzar. Cada vez que Dios nos va llevar de un ministerio a oro. De una experiencia a otra, de un escalón a otro. Nos vuelve a tomar, nos vuelve a bendecir, nos vuelve a partir y por último nos da. Que puedas ver con tus ojos espirituales las bendiciones que Dios ya te ha dado, es el deseo de su hermano y amigo.

b) La autoridad de Jesús

El vrs. 25 nos muestra que tipo de autoridad tenemos en el Señor. Es un símbolo que habla de copa. Las copas siempre han sido asociadas con juicio. Esta copa tenía que ver con la muerte de Jesús, esta es una autoridad legal. Pero en segundo lugar es un nuevo pacto en su sangre. Esto significa que la copa no sólo está asociada con la muerte sino que también con la vida. Nos habla de una autoridad real. Habría una nueva dispensación. Dios trae una cosa nueva. Dios siempre es así. Pero finalmente nos habla de una autoridad leal, que se tiene por que anunciamos al mundo lo que Jesús hizo y hará.

III.                La tercera práctica debe enfocarse en nuestra DEVOCION  11:27-34

       A.   Enfocarse en la devoción que desea corregir prácticas vergonzosas. 11:27-29

    La expresión sobresaliente en este contexto es la palabra “indignamente”. Note que es un adverbio y no un sustantivo. Todos somos indignos, pero podemos andar indignamente. ¿Qué significa esta expresión? La palabra es anoxios y significa, del vulgo, indocto, no instruido. Es decir que es inferior a la calidad y mérito de alguien o no corresponde a sus circunstancias. Es obvio que dentro del contexto se habla de borracheras, glotonerías, pecados sexuales, pleitos, etc.

 

       B.   Enfocarse en la devoción que desea corregir prácticas pecaminosas 11:30-32

Esto implica que de alguna manera algunas personas habían muerto debido a un sobrenatural juicio de Dios en la iglesia de Corinto. Este tipo de juicio resalta que la cena del Señor no debía tomarse livianamente, ya que es el nuevo pacto que le costó la sangre a Jesús. No es un ritual sin significado ni superficial, sino una ordenanza dada por Dios para ayudar a fortalecer nuestra fe. Probablemente también se enfoque en un pecado no confesado. Según el mismo pasaje hay por lo menos 8 cosas que evidencia que yo estoy tomando la cena indignamente. Primero en envidia y división (1 Corintios 11:18).   Segundo reunirse con la motivación equivocada (v.17) Tercero en glotonería y borrachera (v 21-22). Cuarto en irreverencia (1 Corintios 11:22).     Quinto en irrespeto al pobre y al necesitado (1 Corintios 11:22). Sexto no discerniendo el cuerpo y la sangre del Señor (v 27-30) séptimo por tomarlo como un hombre no salvo con pecado en la vida y sin hacer una apropiada confesión (1 Corintios 11:27-30). Y octavo por tomar la cena sin antes haberse juzgado a si mismo para escapar del juicio de Dios. (1 Corintios 11:31-32).

Conclusión

En resumen, la santa cena  posee implicaciones, pasadas, presentes y futuras. Es una proclamación de su glorioso acto de perdón, muriendo en la cruz por nosotros, en el pasado, una declaración de su permanente proximidad en el presente y un pronunciamiento de nuestra firme esperanza de su pronta venida en el futuro.  Además la cena del Señor envuelven el práctico significado de las tres principales virtudes: fe, esperanza y amor. Por medio de la cena, nos reafirmamos en la gloriosa salvación que es nuestra por fe, volvemos a expresar nuestro amor por nuestros hermanos al concentrarnos y reflexionar en un solo Cuerpo, y nos regocijamos en la esperanza de la pronta venida de Cristo. Por medio de su perfecta observación, nosotros proclamamos (presente) la muerte del Señor (pasado) hasta el día de su regreso (futuro).  Y mientras que algunos han hecho de la cena del Señor un acto literal y de sacrificio, otros lo han hecho meramente simbólico y conmemorativo. Sin embargo, de acuerdo al Nuevo Testamento, la cena del Señor no es un sacrificio perpetuo ni un vacío ritual. Por el contrario, la cena del Señor es una realidad espiritual. Esto es decir que el Espíritu Santo está en él presente, revelando al Cristo viviendo en los corazones de sus santos amados cuando cenan con él por medio de una hogaza de pan y un vasito de vino.

 

About these ads

4 pensamientos en “Reflexiones sobre la Santa Cena III parte

  1. Hola hermano que tal. Me llamo Daniel tengo 18 años y soy evangélico, he leído ”Malicia en el país de las teologías: La gran comisión” y estoy de acuerdo en varios puntos. Entonces eso significa que podemos nosotros los cristianos escuchar música secular (obviamente sabiendola seleccionar) porque ya sabemos a que nos atenemos, esos artistas seculares cobran y mucho pero pues es su trabajo. Comparando a los ”artistas que expanden su ministerio” con los seculares, ese no es su trabajo sino llevar la palabra de Dios. Me gustaría que me diera su punto de vista ya que siendo joven pues estoy en duda, y también me gustaría saber si ha cambiado de opinión ya que ese artículo es del 2008.
    Le envío saludos desde Tabasco, México.

    • Hola Daniel como estas? Pues pienso que tienes la libertad de escuchar la música que desees, aunque es obvioque hay un tipo de música que sus contenidos y mensajes harán que tu espíritu se contamine, puedes selccionar la musica que quierae oir. MI opinión de ese artículo se mantiene, y si buscas en otras entradas de mi blog hallarás más sobre ese tema y actualizado. Así que puedes tener la libertad de escuchar la música. Bendiciones
      Romeo

  2. Mi estimado Hermano Romeo de nuevo saludos y felicitaciones y muchas gracias por los temas contemporaneos y oportunos para la reflexion, me gusta mucho el enfoque del tema sobre la Santa Cena.
    Tengo una peticion muy especial para ud. y es si puede hacer una serie de reflexiones desde el punto de la realidad social, economica, espiritual, etc. del libro de Ruth, consideraria un aporte significativo en nuestro contexto, estare pendiente… Bendiciones y adelante

    • Hola y bendiciones, espero cumplir su deseo más adelante, para que podamos descubrir que dice Dios en ese libro. Saludos

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s