Empresas exitosas según Proverbios III parte


Las langostas cooperativas (30.27)

La tercera cosa pequeña y sabia es la langosta,  «Las langostas, que no tienen rey, y salen todas por cuadrillas » (verso 27). En varios lugares del mundo  hay  un insecto de cuerpo gordo y de color verde brillante al que llamamos langosta. (En Australia, a este insecto se le llama cigarra.) Lo anterior no es lo que el autor tenía en mente. La langosta de la Biblia se parecía más al saltamontes. (Hay pocas diferencias, sin embargo, es probable que usted tenga que ser también un saltamontes para notarlas.) Las langostas también son pequeñas y vulnerables. Tienen poca protección natural. En los países orientales se les atrapaban y se usaban como alimento (vea Mateo 3:4). Por toda la Biblia, los saltamontes y las langostas son símbolos de insignificancia y de debilidad. Cuando los espías israelitas regresaron de espiar la tierra de Canaán, después de ver a los habitantes de esta, diez de ellos dijeron así: «… y éramos nosotros, a nuestro parecer, como langostas; y así les parecíamos a ellos» (Números 13:33). Cuando el salmista habló de su debilidad, dijo: «Porque yo estoy afligido y necesitado…»; «… soy sacudido como langosta» (Salmos 109:22a, 23b). En el texto que nos ocupa, se menciona un aspecto de la debilidad de las langostas, a saber: «… no tienen rey». No hay un rey Langosta, no hay un langosta jefe, no hay un langosta que diga a los demás: «Hagan esto o ya verán». Con todo ello, las langostas son fuertes. En algunos países del mundo, uno de los gritos más temidos ha sido: « ¡Vienen las langostas! ¡Vienen las langostas!». En Joel 2:1–10 se presenta una descripción gráfica de una plaga de langostas. ¿Cuál es la fuente de la fortaleza de las langostas? Proverbios 30:27b dice que «salen todas por cuadrillas ». En el texto hebreo, «por cuadrillas» significa «agrupadas», según una nota el  ejemplar de la KJV. Una sola langosta no es una amenaza; pues puede ser aplastada entre los dedos. No obstante, cuando las langostas se «agrupan», son una fuerza casi invencible. ¿Cómo se aplica a nosotros? Todos tenemos necesidades. Por ejemplo, necesitamos aire, agua y alimento. Una necesidad vital que tenemos es la de relacionarnos con otras personas. La anterior constituye una razón por la cual Dios nos dio la iglesia, para que podamos estar con otros de la misma fe, para gozar de la compañía de los demás, para amar y ser amados. Al igual que las langostas, debemos «agruparnos». ¿Qué lecciones podemos aprender de las langostas? Sería la necesidad de estar conscientes de nuestra función sin que nadie nos obligue a  hacerlas. Por otro lado también podría ser la necesidad de trabajar para la causa de Cristo, incluso cuando nadie nos diga: «Tienes que hacer esto y lo otro», esto es, trabajar sin tener que ser obligado y sin quejarse. Especialmente, debemos aprender cuán importante es TRABAJAR JUNTOS. Salomón escribió lo siguiente: «Y si alguno prevaleciere contra uno, dos le resistirán; y cordón de tres dobleces no se rompe pronto» (Eclesiastés 4.12).

La lagartija persistente (30.28)

En la KJV, a la última cosa pequeña y sabia se le llama «araña». El Pulpit Comentary (Comentario desde el púlpito) dice acerca de  los comentarios sobre «la araña» de Proverbios 30:28, que  la palabra hebrea usada en Proverbios 30:28 «es alguna clase de lagartija,  probablemente la salamandra». ¿«Alguna clase de lagartija»? ¿«Probablemente, la salamandra»? Me pregunté: « ¿Qué es una salamandra?». Hoy en nuestros paises americanos, y en especial en El Salvador se introdujo una pequeña lagartija que come cucarachas llamada Geico. Todos podemos oír su significativo grito (si es que se puede decir que las lagartijas gritan) en nuestras casas. Ahora sea que piense en una araña o en una salamandra, la idea es la misma. Ambas son pequeñas. Ambas pueden ser atrapadas con la mano (verso 28a). La NIV consigna: «Una lagartija puede ser atrapada con la mano». Si son atrapadas, también pueden ser destruidas con facilidad. Sin embargo, dijo el autor de Proverbios 30 «está en palacios de rey» (verso 28b). Mi casa en El Salvador dista mucho de ser un  palacio de un rey, pero en ella hay tanto arañas como Geicos. Si una araña y una Geico son tan pequeños que pueden ser destruidas con facilidad, ¿cómo logran penetrar las moradas, incluso, las de un rey? Lo logran siendo persistentes. En lugar de «atrapas con la mano», algunos manuscritos consignan «se sujetan con sus manos». Tanto la lagartija como la araña tienen gran poder de sujeción. Si yo viera a un amigo  subir por la pared y recorrer el cielo rraso, me sorprendería, pero no me pasaría así con las lagartijas y las arañas pues es de ellas que esperamos tales hazañas. Debido a ello, es difícil mantenerlas fuera de casi cualquier domicilio. Nunca he estado en la casa presidencial, pero puede estar seguro de que algunas pequeñas criaturas trepadoras han estado ahí. Nunca he estado dentro de la Casa Blanca en Washington, DC, donde vive el presidente de los Estados Unidos, pero sin duda, algunos insectos que se arrastran han visitado el lugar. Nunca he estado en Inglaterra y creo que aunque fuera nunca me invitarían a entrar en la casa de la Reina, pero estoy seguro de que las personas de adentro no logran mantener fuera a los diminutos visitantes esporádicos de múltiples patas. Nosotros ¿Qué podemos aprender de la lagartija o de la araña? NO SE RINDA, debemos ser persistente en nuestras empresas, no ceder un terreno ya que al final veremos los resultados. Con la ayuda de Dios, desarrolle su poder de «sujeción». Sosténgase de lo que es importante con toda su fuerza. En la parábola del sembrador, Jesús dijo que la «buena tierra» representa a «los que con corazón bueno y recto retienen la palabra oída, y dan fruto con perseverancia» (Lucas 8:15). A la iglesia de Esmirna le dijo: «Sé fiel hasta la muerte, y yo te daré la corona de la vida» (Apocalipsis 2:10). Pablo escribió: «… pero una cosa hago: olvidando ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que está delante, prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús» (Filipenses 3.13–14).

Así que debemos tener la preparación de las hormigas, la dependencia del conejo, la cooperación de las langostas y finalmente la persistencia de la lagartija. Si estas características estuvieran presentes en una empresa sería una de las empresas más exitosas de este siglo.

About these ads

2 comentarios en “Empresas exitosas según Proverbios III parte

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s