Desarmando las maquinaciones de Satanás: Cuatro grandes Títulos del Diablo 1 parte



La metodología que deseo seguir a esta segunda parte de esta entrega de la serie destruyendo las maquinaciones de Satanás va a comenzar con describir los cuatro títulos mayores que la Biblia le da a el enemigo de nuestras almas. Cada título enfoca un objetivo, un arma, un propósito y finalmente una defensa. Ese es el bosquejo que voy a seguir con fines didácticos, pero también con fines espirituales para que se les quede más claramente y los puedan usar en el momento de su batalla. Empecemos por la evidencia bíblica:

El ha sido homicida desde el principio, y no ha permanecido en la verdad, porque no hay verdad en él. Cuando habla mentira, de suyo habla; porque es mentiroso, y padre de mentira. Jn. 8:44

“…y fue lanzado fuera el gran dragón, la serpiente antigua, que se llama diablo y Satanás, el cual engaña al mundo entero. Ap. 12:9

Pero temo que como la serpiente con su astucia engañó a Eva, vuestros sentidos sean de alguna manera extraviados de la sincera fidelidad a Cristo. 2 Corintios 11:3

Porque muchos engañadores han salido por el mundo. 2Jn. 7

Pero la serpiente era astuta, más que todos los animales del campo que Jehová Dios había hecho; la cual dijo a la mujer: ¿Conque Dios os ha dicho: No comáis de todo árbol del huerto? y la mujer respondió a la serpiente: Del fruto de los árboles del huerto podemos comer; pero del fruto del árbol que está en medio del huerto dijo Dios: No comeréis de él, ni le tocaréis, para que no muráis. Entonces la serpiente dijo a la mujer: No moriréis; sino que sabe Dios que el día que comáis de él, serán abiertos vuestros ojos, y seréis como Dios, sabiendo el bien y el mal. y vio la mujer que el árbol era bueno para comer, y que era agradable a los ojos, y árbol codiciable para alcanzar la sabiduría; y tomó de su fruto, y comió; y dio también a su marido, el cual comió así como ella. Entonces fueron abiertos los ojos de ambos, y conocieron que estaban desnudos; entonces cosieron hojas de higuera, y se hicieron delantales. Gn.3: 1-7

Su primer gran título es EL ENGAÑADOR. ¿Qué tiene en mente Satanás cuando hace uso de este título? Bueno veamos:

1. Con el título de engañador el objetivo de Satanás: su mente

Cuando Satanás quiso conducir al primer hombre y a la   primera mujer al pecado, comenzó atacando la mente de la mujer. Esto queda claro en 2 Corintios 11:3. Pero temo que como la serpiente con su astucia engañó a Eva, vuestros sentidos sean de alguna manera extraviados de la sincera fidelidad a Cristo

¿Por qué le interesa a Satanás atacar su mente? Porque la mente que usted tiene es la parte de la imagen de Dios mediante la cual Él se comunica con usted, revelándole su  voluntad. Es lamentable que algunos cristianos le hayan restado importancia al papel de la mente, porque la Biblia destaca su importancia. No te por ejemplo:

No mintáis los unos a los otros, habiéndoos despojado del viejo hombre con sus hechos, y revestido del nuevo, el cual conforme a la imagen del que lo creó se va renovando hasta el conocimiento pleno. Col. 3:9-10

Esto, pues, digo y requiero en el Señor: que ya no andéis como los otros gentiles, que andan en la vanidad de su mente, teniendo el entendimiento entenebrecido, ajenos de la vida de Dios por la ignorancia que en ellos hay, por la dureza de su corazón; los cuales, después que perdieron toda sensibilidad, se entregaron a la lascivia para cometer con avidez toda clase de impureza. Mas vosotros no habéis aprendido así a Cristo, si en verdad le habéis oído, y habéis sido por él enseñados, conforme a la verdad que está en Jesús. En cuanto a la pasada manera de vivir, despojaos del viejo hombre, que está viciado conforme a los deseos engañosos, y renovaos en el espíritu de vuestra mente, y vestíos del nuevo hombre, creado según Dios en la justicia y santidad de la verdad. Ef. 4:17-24 No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta. Romanos 12:2

Dios renueva nuestra vida mediante la renovación de nuestra mente, que a su vez renueva mediante su verdad. Esa verdad es la Palabra de Dios.

Santifícalos en la verdad; tu palabra es verdad. Juan 17:17 Si Satanás consigue que usted crea una mentira, podrá comenzar a trabajar en su vida para conducirle al pecado. Es por eso por lo que ataca a la mente, y por eso debemos proteger nuestra mente de los ataques del maligno.

Por lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo que justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si -hay virtud alguna, si algo digno de alabanza, en esto pensad. Fil. 4:8

“Si no es cierto”, advierte Pablo, “no dejéis que penetre en vuestras mentes”. En los últimos años, la ciencia ha descubierto muchas cosas fascinantes acerca de la mente humana. Del mismo modo que lo hace una computadora, la mente del hombre puede almacenar datos e impresiones (e incluso emociones), y recordarlos años más tarde. Su mente es capaz de retrotraerse al pasado mediante la memoria, o proyectarse al futuro mediante la imaginación. Sus pensamientos afectan a sus sentimientos y a su voluntad.

Porque cual es su pensamiento en su corazón, tal es él. Proverbios 23:7

El médico dice: “Usted es lo que come”. El psicólogo dice: “Usted es lo que piensa”. Satanás conoce el tremendo poder de su mente, e intenta capturarla para sí mismo.

Tú guardarás en completa paz a aquel cuyo pensamiento en ti persevera; porque en ti ha confiado. Isaías 26:3 Porque el ocuparse de la carne es muerte, pero el ocuparse del Espíritu es vida y paz. Romanos 8:6

Su mente afecta a todo su ser. Aunque no estoy totalmente de acuerdo con la “psicología del éxito”, ni con la teologías “sanadora” de la confesión positiva, tan propias de nuestros tiempos, debo admitir que las actitudes son importantes para conservar la salud y tener éxito en esta vida. El excitante nuevo campo de la “medicina holística” se basa en las influencias de la mente para ayudar al paciente a curarse a sí mismo. Los gerentes de ventas “cargan las pilas” psicológicas de sus empleados con pensamientos de promoción y éxito, igual que hacen los entrenadores de los equipos de fútbol. Aunque lo cierto es que el mero pensamiento no garantiza alcanzar los objetivos, ¡ayuda en el proceso! Así que la mente es un objetivo codiciado por Satanás pero en segundo lugar:

2. Con el título de engañador el arma de Satanás son: las mentiras

Satanás se acercó a Eva como la serpiente, el sutil engañador.

la serpiente antigua, que se llama diablo y Satanás, el cual engaña al mundo entero. Ap.12:9. . . Porque no hay verdad en él. . . porque es mentiroso, y padre de mentira. Jn. 8:44.

Es importante que se dé usted cuenta de los pasos que dio Satanás para convencer a Eva de que se creyera su mentira. [1] Cuestionó la Palabra de Dios. “Así que Dios os ha dicho…” No negó que Dios les había hablado; se limitó a cuestionar si Dios había dicho realmente lo que Eva pensaba que había dicho. La sugerencia de Satanás era: “A lo mejor han malentendido lo que ha dicho Dios. Tienen derecho a volver a pensar en lo que dijo”. Vale la pena darse cuenta de que, mediante esta sugerencia, Satanás está también poniendo en tela de juicio la bondad de Dios. “Si Dios los amara de verdad, no los privaría de nada”. Esta fue la misma técnica que intentó con el Señor cuando estaba en el desierto: “Si eres el Hijo amado de Dios, ¿cómo es que tienes tanta hambre?” [2] Negó la Palabra de Dios. “¡No moriréis!” Hay solo un pequeño paso entre cuestionar la Palabra de Dios y negarla. Por supuesto, ni Adán ni Eva sabían por experiencia lo que era la muerte. Lo único a que podían aferrarse era la Palabra de Dios, pero eso era todo lo que necesitaban. Si Eva no hubiera escuchado a Satanás cuestionando la Palabra de Dios, jamás habría caído en la trampa, cuando éste dio el siguiente paso: negarla. [3] Proporcionó una mentira sustituta. “¡Seréis como Dios!” Adán y Eva ya habían sido creados a imagen de Dios, pero Satanás les tentó con un privilegio aún mayor: ¡ser iguales a Dios! Esta fue, por supuesto, la gran ambición de Satanás cuando aún era Lucifer, el siervo angélico de Dios. (Ezequiel 28:13-19). Satanás es un ser creado, una criatura, pero quería ser adorado y servido como el Creador. Fue esta actitud la que le llevó a rebelarse contra Dios e intentar establecer su propio reino. “Seréis como Dios” es la mentira gigantesca que ha controlado a la humanidad desde la caída del hombre.

. . . ya que cambiaron la verdad de Dios por la mentira, honrando y dando culto a las criaturas antes que al Creador, el cual es bendito por los siglos. Amén. Romanos 1:25

Satanás anhela adoración y servicio, ¡Y Jesucristo no le iba a conceder una cosa ni otra!

Otra vez le llevó el diablo a un monte muy alto, y le mostró todos los reinos del mundo y la gloria de ellos, y le dijo: Todo esto te daré, si postrado me adorares. Entonces Jesús le dijo: Vete, Satanás, porque escrito está: Al Señor tu Dios adorarás, y a él solo servirás. Mateo 4:8-10 La mentira de Satanás: “seréis como Dios”, motiva y controla buena parte de nuestra civilización actual. El hombre está intentando elevarse, aunque sea tirándose de los cordones de los zapatos. Intenta construir una utopía en este mundo, trasladándola quizá al espacio exterior. Por medio de la educación, la psiquiatría, las religiones de uno u otro tipo (la mayoría de las cuales ignoran a Jesucristo, el pecado y la salvación), por medio de un mejor entorno natural, el hombre desafía a Dios y a sí mismo. Está siguiéndole el juego a Satanás. ¿Cómo respondió Eva a la sugerencia de Satanás? Lo hizo cometiendo tres errores que la llevaron a pecar. [1] Se apartó de la Palabra de Dios. En el versículo 2, Eva omitió la expresión “de todo”. Lo que Dios había dicho, en Génesis 2:16, fue: “De todo árbol del huerto podrás comer”. Parece ser que a Eva le iba atrayendo la sugerencia de Satanás, la que decía que Dios les estaba negando ciertas cosas. Cuando comenzamos a cuestionar u olvidar la gracia de Dios, y su bondad, nos resultará mucho más sencillo desobedecer su voluntad. [2] Añadió algo a la Palabra de Dios. En el mandamiento original de Dios no encontramos la expresión “ni le tocaréis”. Puede que sí que las pronunciara, pero desde luego no están registradas en el texto. Eva no solo redujo la gracia contenida en las palabras de Dios, omitiendo el “de todo”, sino que convirtió el mandamiento en algo más insoportable añadiéndole el “ni le tocaréis”. “Y sus mandamientos no son gravosos” (1 Juan 5:3). Satanás quiere convencernos de que sí lo son, y que él tiene algo mejor que ofrecernos. [3] Cambió la Palabra de Dios. Dios no había dicho “para que no muráis”. Dijo: “porque el día que de él comieres, ciertamente morirás” (Gn. 2:17). El castigo por la desobediencia, tal y como lo presentó el enemigo, no parecía tan severo; por consiguiente, Eva podía considerar la posibilidad de desobedecer a la voluntad de Dios, obedeciendo a la de Satanás. Una vez hemos tratado de este modo la Palabra de Dios,  estamos abiertos de par en par para que el enemigo lleve a cabo su última jugarreta. Se limitó a permitir que Eva pensara en aquel árbol aparte de la Palabra de Dios. “¡Échale un buen vistazo! ¡Aprécialo como es realmente!” Era “bueno para comer… agradable a los ojos… codiciable para alcanzar la sabiduría” (Gn. 3:6). Eva tenía que tomar una decisión: ¿la Palabra de Dios o la palabra de Satanás? Rechazó la Palabra divina, creyó a Satanás y pecó. Usted y yo hemos estado padeciendo toda la vida las consecuencias de ese pecado, igual que el resto de la raza humana. Dios cumple sus propósitos para este mundo por medio de la verdad, y Satanás los suyos por medio de las mentiras. Cuando el hijo de Dios cree la verdad divina, el Espíritu de Dios puede obrar con poder; porque el Espíritu Santo es “el Espíritu de verdad” Gn. 16:13). Pero cuando una persona se cree una mentira, Satanás comienza a trabajar en esa vida, “porque es mentiroso, y padre de mentira” Gn. 8:44). La fe en la verdad divina conduce a la victoria; la fe puesta en las mentiras de Satanás nos lleva a la derrota. Sin embargo, Satanás nunca dirá a nadie: “¡Esto es mentira!” Él es la serpiente, el engañador, y siempre disfraza sus mentiras como si fueran verdades de Dios.

Porque éstos son falsos apóstoles, obreros fraudulentos, que se disfrazan como apóstoles de Cristo. y no es maravilla, porque el mismo Satanás de disfraza como ángel de luz. 2 Corintios. 11: 13-14

Satanás no se acercó a Eva manifestando su verdadera naturaleza, sino que se disfrazó usando a la serpiente. Satanás es un falsificador, un imitador. Y también existen cristianos falsificadores. peligros entre falsos hermanos… 2 Corintios  11:26

La buena semilla son los hijos del reino, y la cizaña son los hijos del malo. Mateo 13:38 Vosotros sois de vuestro padre el diablo. Juan.8:44

También existen imitaciones del evangelio.

“Mas si aun nosotros, o un ángel del cielo, os anunciare otro evangelio diferente del que os hemos anunciado, sea anatema. Gálatas 1:8

Hay falsos ministros del evangelio: . . . porque el mismo Satanás se disfraza como ángel de luz. Así que, no es extraño si también sus ministros se disfrazan como ministros de justicia. 2 Corintios. 11: 14, 15 Existe una imitación de la justicia. Porque ignorando la justicia de Dios, y procurando establecer la suya propia, no se han sujetado a la justicia de Dios. Romanos 10:3 Incluso existe una falsa “iglesia de Satanás”. Yo conozco tus obras, y tu tribulación, y tu pobreza (pero tú eres rico), y la blasfemia de los que se

El engañador dicen ser judíos [es decir, pueblo de Dios], y no lo son, sino sinagoga de Satanás. Ap. 2:9

y esta iglesia falsa tiene sus doctrinas falsificadas. Pero el Espíritu dice claramente que en los postreros tiempos algunos apostatarán de la fe, escuchando a espíritus engañadores ya doctrinas de demonios. 1 Ti. 4: 1

Todo esto acabará, por supuesto, cuando entre en escena un imitador de Cristo, el anticristo, que acaparará para Satanás la adoración y servicio de todo el mundo.

Y entonces se manifestará aquel inicuo… cuyo advenimiento es por obra de Satanás, con gran poder y señales y prodigios mentirosos, y con todo engaño de iniquidad para los que se pierden. 2 Tesalonicenses 2:8-10 y la adoraron [a la bestia, el anticristo] todos los moradores de la tierra. Ap. 13:8 El objetivo de Satanás es su mente, y su arma son las mentiras. Ahora ¿Cuál es su propósito?

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s