La guerra espiritual: El método bíblico


F. El enfoque de la revelación escrita.

La mayoría de los cristianos que han escrito sobre el asunto de la guerra espiritual a través de la historia no han tomado el punto de vista del MEM. Ellos han descrito el poder de Satanás para producir la esclavitud humana al pecado y a la mentira, pero sin demonizar el pecado. Por lo tanto, el modo clásico de guerra espiritual (evangelismo, discipulado y crecimiento personal) ha seguido la pauta de Jesús cuando se enfrentó a Satanás en el desierto. Los libros de texto de este modo de guerra espiritual han sido los Salmos y Proverbios, las maneras como Jesús trató el mal moral y la enseñanza de las epístolas del Nuevo Testamento. Los teólogos pastorales puritanos, por ejemplo, frecuentemente escribieron y con gran profundidad acerca de la guerra espiritual. Al escribir acerca de la Escritura, el diablo y la naturaleza humana, estaban alerta al mal increíble y las estrategias de engaño de Satanás. Al mismo tiempo hicieron un análisis concienzudo de la condición humana. Los puritanos no eran modernistas demitologizadores; ellos vivían en un mundo lleno de lo espiritual y estaban bien conscientes de la guerra espiritual. Ellos veían el combate, las trampas, los engaños y los esquemas de Satanás, pero no emplearon el modo ekbalístico de ministerio. Los libros que todavía se imprimen después de trescientos años incluyen “Remedios preciosos en contra de los engaños de Satanás” de Thomas Brooks, “El progreso del peregrino” y “Guerra Santa” de John Bunyan y “El Cristiano con su armadura completa” de William Gurnall. También numerosos autores cristianos modernos han escrito de la guerra espiritual siguiendo la corriente diferente al MEM. “The Screwtape letters,” “The Great Divorce” y la trilogía del espacio de C.S. Lewis articulan la persuasión y crueldad inmoral del diablo sin demonizar el pecado o proponer una solución que eche fuera a los demonios. Tales teólogos pastorales populares como Ray Stedman, Jay Adams, y John MacArthur, escribiendo de una manera más didáctica, también llaman a los cristianos a las formas robustas del modo clásico de guerra espiritual. Dos otros autores influyentes necesitan ser mencionados en conexión con el modo clásico. Los defensores del MEM a menudo asumen que cuando los fenómenos extraños de posesión ocurren, entonces el MEM es automáticamente la manera de responder. Pero John Nevius y Frederick Leahy fueron dos pensadores pioneros que trataron con los fenómenos de posesión demoníaca, especialmente en el campo misionero, sin volverse a echar fuera demonios. Nevius, un misionero presbiteriano en China en el siglo diecinueve, es considerado a menudo el fundador de la demonología práctica moderna por su libro “Posesión demoníaca y temas relacionados.” El reportó cientos de casos de posesión demoníaca entre los chinos pero usó el modo clásico para liberarlos. Leahy, un presbiteriano irlandés, escribió “Satanás echado fuera” en 1975 porque estaba preocupado por el número de libros sobre demonología que “prestaban tan poca atención a la evidencia bíblica, tendían a lo sensacional, y a menudo llegaban a conclusiones sin sustento. Los elementos principales del modo clásico (¿o bíblico?) de guerra espiritual están bien capturados en Efesios 6:10-20; confianza en el poder y la protección de Dios, aferrarse a la Palabra de Dios, obediencia específica, oración ferviente y enfocada, y la ayuda de otros creyentes. La guerra espiritual con los poderes del diablo es un asunto de consistente y repetidamente volverse de las tinieblas a la luz en medio de agresivas tinieblas. Los cristianos luchan la guerra espiritual por medio del arrepentimiento, la fe y la obediencia. Reconociendo la poderosa influencia de Satanás dentro del corazón humano, los teólogos pastorales del modo clásico no han llamado al evangelismo ekbalístico, santificación ekbalística, o protección ekbalística contra los poderes del mal.

Hay un asunto final en esta introducción del cual debemos hablar: los puntos fuertes del MEM. Los mejores ministerios de “guerra espiritual” contemporáneos tienen seis aspectos positivos. Primero, reconocen y desafían la esterilidad espiritual (el ateísmo práctico) de la época moderna secular. Todos necesitamos escuchar este mensaje, pues podemos ser seducidos con facilidad por la eficacia administrativa y tecnológica de nuestra cultura. Segundo, animan a los cristianos conservadores a volver a ver el mundo como un lugar espiritual para que la lucha por el Reino y la gloria de Cristo pueda ser más efectiva. El hecho de vivir y orar como si se vieran las realidades invisibles está en el meollo de la vida cristiana. Al recordarnos de los poderes invisibles (tanto Dios como el enemigo) desafían las perversiones comunes del modo clásico de guerra que prácticamente parecen subestimar las fuerzas de las tinieblas y las fuerzas de la luz. Tercero, desafían la noción de que los problemas personales de la gente pueden ser reducidos a factores puramente psicológicos, sociales, o circunstanciales. En vez de esto, cuando entendemos lo que realmente está mal, reconoceremos un debate espiritual acalorado por nuestras almas: ¿Qué rey regirá, Dios o el malo? En verdad, el alma humana es un campo de batalla. Los cristianos no son invulnerables a ir a la deriva, a pecar, apostatar, al error, o a la maldad. La vida cristiana no es un paseo dominical por una supercarretera con aire acondicionado y control automático de velocidad. El Pastor de nuestras almas personalmente nos dirige en un camino con topes, requiebros, baches, embotellamiento de tráfico, ventiscas, hundimientos, precipicios, deslaves, señales de tránsito equivocadas y ataques terroristas. Cuarto, muchos “guerreros espirituales” demuestran amor admirable y sacrificial. He sabido y leído de hombres y mujeres quienes dan vastas cantidades de tiempo y energía gratuitamente por compasión por las personas afligidas. Buscan ayudar a los adictos, los confundidos, los deprimidos, los iracundos. Muchos están dispuestos a “ensuciarse las manos” metiéndose en problemas reales al entretejer la consciencia de la guerra espiritual con el cuidado pastoral y el evangelismo. Este ejemplo de ministerio sacrificial me ha hecho más humilde y me ha desafiado. Quinto, ellos demuestran que la oración sí importa. Si nuestra lucha es en verdad “espiritual” entonces necesitamos lo que sólo Dios puede hacer. Fortalecerse en el Señor significa hacer oraciones dependientes, persistentes, osadas y guiadas por la Biblia. Aprecio su preocupación apasionada frecuente por la oración y la confianza en el Señor. Este compromiso profundo amonesta a las oraciones débiles y la teología débil que frecuentemente revela un adormecimiento cristiano en el campo de batalla. Sexto, usualmente creen y practican el modo clásico de guerra espiritual la mayor parte del tiempo. La oración, la consciencia de la guerra con el poder del mal tanto dentro como afuera, el amor por la Palabra, y el amor por la gente necesitada son características de cristianos con vida. Pero algunas características del resurgimiento reciente del interés por la guerra espiritual no son tan buenas. Algunos aspectos, de hecho, son un peligro manifiesto para el punto de vista que la Iglesia tiene de Dios, del pecado, del diablo, de la vida cristiana, de la oración y del ministerio. El celo sin conocimiento puede dividir y confundir al cuerpo de Cristo en vez de fortalecer a la gente en la gracia. Estos seis puntos fuertes no hacen que los ministerios contemporáneos de liberación sean únicos, pues son realmente verdades bíblicas antiguas aplicadas a la época. En su mejor punto, nos regresan refrescados a la “Guerra Santa” y “El progreso del peregrino” de John Bunyan. Pero las “nuevas verdades” y las “enseñanzas distintivas” de los ministerios modernos de liberación son más problemáticas y necesitan ser exploradas.

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s