¿Qué nos enseña la oreja de Malco?


El último artículo que escribí era una descripción del estilo de vida de los ricos y famosos pastores que deambulan por allí. En realidad me quedé pensando en todo lo que estos hermanos han logrado obtener por medio de sus enseñanzas. Luego al estar reflexionando, me encontré con este pasaje, relacionado con el criado del Sumo Sacerdote, Malco y pude encontrar en esta narración, lo que a mi criterio era la actitud de Jesús, y como el comprendía su ministerio. Aún en los úlitmo momentos de su vida , no me deja de sorprender, la actitud de Jesús y lo lejos que estamos muchos de su modelo. Veamos pues que podemos aprender de la “oreja de Malco” Dice la Escritura: Lucas 22:49 Cuando los que rodeaban a Jesús vieron lo que iba a suceder, dijeron: “Señor, ¿heriremos a espada?” Lucas 22:50 Y uno de ellos hirió al siervo del sumo sacerdote y le cortó la oreja derecha. Lucas 22:51 Pero Jesús dijo: “¡Deténganse! Basta de esto.” Y tocando la oreja al siervo, lo sanó. Juan 18:10 Entonces Simón Pedro, que tenía una espada, la sacó e hirió al siervo del sumo sacerdote, y le cortó la oreja derecha. El siervo se llamaba Malco.

Juan 18:11 Jesús le dijo a Pedro: “Mete la espada en la vaina. La copa que el Padre Me ha dado, ¿acaso no he de beberla?” En un pequeño pueblo de Georgia hay una gran pila de rocas , enclavadas en el valle con un altura 2.40 mts. Ubicada en los límites del pueblo, todo mundo la ve, pero nadie sabe que significa ese monumento. Ha estado allí por lo menos 150 años dando un testimonio silencioso, que se ha perdido a través de los años. Todo mundo ha oído hablar de las piedras (Stonehenge) en Inglaterra, otra colección de rocas, y como el monumento de Georgia, nadie sabe que significa. Las grandes Pirámidas de Egipto todas son evidencia de sociedades antiguas y sus misterios. La biblia tiene misterios como esos monumentos . Uno de ellos es encontrado en el texto que quiero que meditemos . Todos nosotros hemos escuchado la historia de Jesús en su última noche, pero quizás no nos hemos detenido a reflexionar en el siervo del Sumo Sacerdote, Malco, y en lo que le pasó esa noche. La sanidad de la oreja de Malco es un monumento al carácter y a los atributos de Dios. Pero a diferencia de los monumentos antes mencionados, este se puede entender y explicar. Veamos pues que es lo que Dios está enseñando en el milagro de la oreja de Malco.Quizás nos puede enseñar cosas acerca de cómo desarrollar nuestra misión como creyentes o como líderes cristianos. Lo primero que veo es que Jesús tenía claro SU PROPOSITO. Es decir el propósito de Jesús era un “propósito espiritual” y no en “un propósito secular”. Pedro parece ser que siempre estaba en la frecuencia equivocada cuando se trataba de entender a Jesucristo y Su misión. En Mateo 16 leemos: Desde entonces Jesucristo comenzó a declarar a Sus discípulos que debía ir a Jerusalén y sufrir muchas cosas de parte de los ancianos, de los principales sacerdotes y de los escribas, y ser muerto, y resucitar al tercer día    Tomando aparte a Jesús, Pedro Lo reprendió: “¡No lo permita Dios, Señor! Eso nunca Te acontecerá. El no podía darse el lujo de creer que Jesús debía sufrir y morir. Los otros discípulos también eran culpables de los mismo. Cuando Juan y Santiago le pidieron a Jesús la facultad de que cayera fuego del cielo a aquellos que había rechazado a Jesús, el les dijo: Ustedes no saben de que espíritu son” (Lucas 9:51-56). Pedro sabía lo que estaba en juego cuando la turba vino a aprender a Jesús. Él estaba listo para ir a la guerra, listo para matar, listo para defender a su Señor contra sus enemigos. Pero Cristo lo reprendió. Esta no era una guerra que se luchaba con las espadas y palos. Esto era una guerra espiritual. En las epístolas de Pablo, somos recordados que tenemos una batalla espiritual, en lugar de una batalla física. (2 Cor. 10:3-4 ; Ef 6:12)  Tantas veces hoy es necesario este este recordatorio . Algunos creyentes hoy, como Pedro, quieren luchar una guerra física. Luchamos con nuestros hermanos, nuestros líderes, otras denominaciones, y la sociedad. Debemos recordar que nuestra batalla es espiritual. Malco era el criado principal del Sumo sacerdote. Él era responsable de esta muchedumbre, y trabajaba para el Sumo sacerdote . Si Jesús alguna Jesús hubiera tenido un enemigo en el sentido humano,Malco lo era. El tenía todo el derecho ade ignorar la conducta impetuosa de Pedro. Pero no lo hizo. Cristo mostró solo amor y compasión a alguien que le estaba ocasionando gran daño. Debemos estar convencidos que el mundo no entiende los propósitos espirituales(1Cor. 2:14). La gente sin Cristo siempre puede cuestionar nuestro compromiso con El Señor. Pero no debemos olvidar que nuestros propósitos siempre son y han sido de corte espiritualI. LA SEGUNDA COSA QUE YO MIRO CON RELACIÓN A JESUS QUE EL TENÍA CLARO SU VOCACION. Como podemos ver en este pasaje Jesús nunca dejó una cosa a medias, siempre hizo las cosas completamente, siempre terminó lo que empezó. A través de su vida y ministerio , Jesús siempre completó todo lo que empezó. Cuando Juan el Bautista lo cuestionó sobre su bautismo , El dijo : Deja ahora , porque así conviene que cumplamos toda justicia. Entonces le dejó.(Mat. 3:15) El también les recordó a los discípulos : “Mi comida es que haga la voluntad del que me envió y que acabe su obra” (Juan 4:34) . Hubo una vez un excelente mecánico. El podía reparar los motores y arreglarlos como un profesional. A pesar de que no era su profesión , era su pasión y pasatiempo. Así que un día decidió comprar carros que estaban tirados y abandonados como chatarra, repararlos y luego venderlos, y así lograr una gran ganancia. Su único problema es que nunca los terminaba de reparar. Cuando ya tenía uno casi reparado, le gustaba otro y comenzaba otra vez en otro vehículo. Así que nunca terminó de reparar un vehículo, y su patio se convirtió enun basurero. Cuantos de nosotros vivimos nuestra vida cristiana de esta forma. Comenzamos a leer la Biblia al principio del año , pero renunciamos unas semanas después. Decidimos tener 15 minutos al día para orar, pero estamos tan ocupados que rápido lo olvidamos. Tomamos un ministerio en la iglesia , solo para renunciar cuando la cosas no van tan bien.Cuando Jesús agachó su cabeza en la cruz , sus últimas palabras fueron “consumado es”. Y debido a eso nos dejó un legado de terminar lo que comenzó. Quiero que entienda esto, Jesús pudo haberse dejado llevar por la turba, sin sanarle la oreja a Malco, pero esa no era la forma de trabajar. El tercer principio que encuentro JESÚS TENÍA CLARAS SUS CONVICCIONES. Un claro concepto de PODER Aquí tenemos al Dios todopoderoso, el puede defenderse de sus atacantes, pero no lo hace. Sin embargo sí usa su poder para sanar a su enemigo. En esta narración vemos que el poder que se nos otorga no es para nuestro propio beneficio, sino para el beneficio de la obra de Dios. Creo que es un acto de tremendo poder, el abstenerse de dañar a alguien que es inferior a uno. , aún cuando lo usemos a favor de los que nos hacen daño.Un claro concepto de JUSTICIA. Cuando Pedro, saca su espada, humanamente hablando se estaba defendiendo, pero en este momento no es el tipo de justicia la que busca. Todos los sere humanos tenemos la tendencia a defendernos y a justificar esa defensa. Pero Jesús sabía que la retribución inmediata de los actos injustos, no es el proceder de Dios. Habrá un momento, en el que Dios retribuirá a todos los que han actado injustamente, pero será en su momento y en su tiempo.Un claro concepto de AUTORIDAD Aunque una cosa es el poder, es decir la demostración fisica de la fuerza, Jesús quiere hacer ver, que el tiene autoridad, y que si el quisiera podría llamar “ doce legiones de ángeles” (Mateo 26:51-54) para que lo defendieran. No es por debilidad o por falta de recursos que toma la justicia en sus manos, sino porque está sujeto a un plan desde la eternidad. El propósito que el tiene en su mente, es superior a un simple hecho de defenderse.Un claro concepto de LA ESCRITURA “Porque entonces, como se cumplirían las Escrituras, de que es necesario que asi se hagan?” Jesús se somete a lo escrito, es por ello que aguantará todo lo que viene. El está consciente de la autoridad de la Escritura sobre su vida. El evangelio de Lucas es el único que menciona que Jesús sana la oreja de Malco. El hace este milagro y la muchedumbre se lo pierde, debido a la confusión del momento. Cuando la gente siempre pregunta si el no habría podido hacer algo para evitar su sufrimiento, la respuesta es SI, pero no lo hizo porque tenía un objetivo superior. Como cristianos necesitamos entender la lección que la Escritura nos pretende enseñar en esta narración. Habrán tiempos difíciles, habrán tiempos con problemas, sufrimientos, injusticias. Dios permite esos tiempos, pero siempre mostrará sus milagros en esos tiempos de dolor y confusión. Así es su poder. Un claro concepto de la MISERICORDIA Cuando estudia los evangelios , encontraremos que Jesús nunca le dio la espalda a una persona en necesidad. Cuando Jesús encontró sufrimiento, el lo alivió. Cuando encontró enfermedad, el la sanó. Cuando encontró muerte, el volvió a la vida. Como necesitamos apreciar esta verdad acerca de nuestro Señor Jesucristo . Un leproso vino a El (Lucas 5:12-13) y le dijo: “Señor si quieres, puedes limpiarme” Y la respuesta de Jesús, ilustra todo su ministerio: “Quiero, sé limpio.” El sanó toda clase de enfermedades, Levantó de la muerte a varios, bendijo a los niños. E hizo milagros demisericordia individualmente. Así que cuando Pedro impertinentemente cortó la oreja de Malco, Jesús obró uno de sus últimos milagros. Simplemente recogió la oreja severamente dañada y la puso nuevamente en la cabeza de Malco. Siempre me he preguntado que habrá pasado por la mente de Malco? Se habrá convertido? Una cosa curiosa, que va en contra de la moda hoy de hacer milagros, es que Malco no tiene fe, ni siquiera es convertido, y Dios obra en el de una manera milagrosa. Otra cosa que me encanta es que Dios muchas veces endereza las metidas de pata de uno en el ministerio. Así lo hizo con Pedro.” El amor de Dios es un amor individual y un amor personal! En la sanidad de la oreja de Malco Dios nos está diciendo que nos ama a cada uno de nosotros individualmente. Jesús le dio a la multitud un último destello de su gloria. A pesar que la gente iba tras él con la mentalidad que era un farsante, una mentira, Jesús les demuestra que no lo es. Sin embargo no encontramos que nadie se convierte. La clase de liderezgo o vida que Jesús despliega, es el que menos nos gusta oir hoy en América Latina. Nos encanta el de poder, de victoria, de prosperidad, el de que somos “cabeza y no cola”. Una frase que me asusta es la que aparece en Mateo 26:56 “todos los discípulos, dejándole,huyeron” Así es, este tipo de vida, pocos los resisten. La mayoría quiere irse tras otros modelos que eviten el sufrimiento. Pero si somos seguidores de Jesús, lo encontraremos a diario en nuestra vida.

About these ads

5 pensamientos en “¿Qué nos enseña la oreja de Malco?

  1. Gracias por compartir todas estas palabras que nos ayudan a comprender mas el inmenso Amor de Dios, que no solo abarca a quienes nos consideramos sus hijos sino mas bien es un Amor que quiere entrar en el corazon de todas las personas, creyentes o no creyentes. Como en este caso lo hace con Malco. Espero que el Amor de Cristo llegue a todos aquellos que obran en su contra y que sane esos corazones como lo hizo con la oreja de Malco, para que se conviertan y puedan sentir lo hermoso que es saberse hijo de Dios. Que la gloria de Dios abarque a todo el mundo en el que vivimos y que su reino cresca dia con dia.
    Que Cristo misericordioso nos llene siempre de su presencia!
    Saludos!

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s